Coronavirus: La cuarentena se cobrará al menos 720.000 puestos de trabajo este año


Puestos de trabajo en riesgo Crédito: Ignacio Sánchez

La parálisis en la economía tiene un impacto real sobre el empleo, a pesar de las medidas del Gobierno para suavizar sus consecuencias, como las líneas de crédito a tasas favorables (a las que no acceden todas las empresas) o el

Programa de Asistencia de Emergencia al Trabajo y la Producción (ATP)

(que también tiene limitaciones), entre otras. La situación sanitaria profundiza un sector con muchas dificultades en los últimos dos años, con perdida de puestos de trabajo por la crisis económica y la inflación y un empleo privado formal que no crece desde 2012, No es difícil entonces inferir cuánto castiga el cese de actividades a las posiciones que brindan las debilitadas empresas de la Argentina, y también a quienes trabajan por su propia cuenta, tanto en el sector formal como en el informal..

Un nuevo estudio de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) en el país, al que accedió La Nacion, estima que

más de 720.000 personas perderán sus empleos en la Argentina como consecuencia de la crisis provocada por la pandemia y la cuarentena, tanto en el sector formal como en el informal.

Este cálculo representa un promedio para todo el año. Toma una base de 11,5 millones de personas ocupadas en promedio en 2019 de la Encuesta Permanente de Hogares del Indec, que calcula los números en base a una población acotada de 28 millones de personas de 31 aglomerados urbanos.

Los anteriores son números conservadores si se los compara con los de la UCA. Para esa casa de estudios, ya se perdieron 860.000 puestos de trabajo desde el comienzo de la cuarentena hasta el 12 de mayo, aunque estima que algunos de esos lugares podrían recuperarse una vez que termine la cuarentena.

Para la UCA, en cambio, ya se perdieron 860.000 puestos de trabajo sobre una base de 18 millones de ocupados, desde el comienzo de la cuarentena hasta el 12 de mayo, aunque estima que algunos de esos puestos pueden recuperarse una vez que termine la cuarentena.

“Las políticas de aislamiento como respuesta a la crisis que fueron tomadas por el gobierno argentino y por otras naciones con las que mantiene vínculos comerciales, tuvieron como consecuencia el actual freno de gran parte de actividades profesionales”, afirma uno de los informes técnicos, elaborado por Christoph Ernst -especialista en empleo y desarrollo productivo- y Elva López Mourelo -especialista en mercados de trabajo inclusivos-, ambos funcionarios de la OIT Argentina. Para los autores, el paro de la mayoría de las actividades productivas ya causó una caída del crecimiento económico que se acentuará con la prolongación de la cuarentena y que afecta negativamente al mercado de trabajo.

En el Boletín Anual de la Seguridad Social de la Afip, los datos muestran que

en febrero de este año había 541.365 empleadores, pero que en abril esta cifra cayó a 526.364, es decir, 14.993 empleadores menos solo durante el primer mes de la cuarentena. En su comparación interanual, había 549.989 empleadores en 2019, 23.625 menos que en abril de este año

. Es una caída de un 4,2%.

“Al igual que en todo el mundo, la crisis provocada por la pandemia de la Covid-19 tendrá un fuerte impacto en el mercado de trabajo de Argentina. La cantidad y la calidad de los empleos se encuentran amenazadas, con

consecuencias más significativas para los trabajadores que están en una situación de mayor vulnerabilidad

. Sobre la base de la información disponible (principalmente de fuentes privadas), se establecieron hipótesis sobre la caída en el valor agregado de los sectores más afectados por la crisis, de manera tal que el efecto conjunto lleve a una contracción del PBI del 6,5 por ciento”, informaron desde la OIT Argentina. De acuerdo con este ejercicio, el empleo se contraerá un 6,3 por ciento en 2020 como resultado del impacto de la Covid-19. Así, se registrarán al menos 720,732 personas menos en situación de empleo”.

Para la OIT, los sectores más afectados, tanto en términos del PIB como del empleo, son la construcción, restaurantes y hoteles, así como el comercio minorista y mayorista.

De acuerdo con la organización internacional, los sectores más afectados, tanto en términos de PBI como del empleo, son la construcción, restaurantes y hoteles, así como el comercio minorista y mayorista. Los grupos más afectados por la crisis son las mujeres, los jóvenes, los trabajadores informales -y en particular quienes se ocupan en actividades que no pueden realizarse de manera remota, como las trabajadoras domésticas-, los trabajadores independientes, monotributistas y de plataformas -con modalidades de empleo que no ofrecen protección completa y acceso limitado a programas de protección social no contributivos- y quienes llevan a cabo tareas de cuidado en los hogares.

Según los cálculos de Agustín Salvia, director de Investigación del Observatorio de la Deuda Social Argentina (ODSA), la cuarentena ya se cobró en puestos laborales totales, asalariados y no asalariados, sean formales o informales, entre 800.000 y 900.000 puestos, la mayor parte de ellos informales

. “Puestos formales es posible que no superen 150 mil perdidos”, estima Salvia. Sin embargo aclara que ”

sin duda el impacto en los formales vendrá después de la cuarentena

“.

Entre autónomos y empleadores formales, según la UCA, se perdieron 120.000 puestos de trabajo; los asalariados formales disminuyeron en 150.000 posiciones; los asalariados informales llegaron a 180.000 menos; los cuentapropistas no profesionales informales perdieron 160.000 puestos y la mayor caída se dio en los puestos más vulnerables, los trabajos eventuales, de supervivencia y changas, que sufrieron 250.000 bajas.

Según Salvia, la situación es heterogénea porque algunos empleadores no pagan el sueldo o parte de la masa salarial pero no despiden, y también parte de los trabajos perdidos pueden llegar a recuperarse después de la cuarentena. Son estimaciones de pérdida de puestos o empleos para el segundo trimestre de 2020 a partir de datos de los primeros 45 días del trimestre, hasta el 10-12 de mayo.

Hay suspensiones récord en abril a niveles sin precedentes. Se calcula de que solo en el sector privado hay un 25% de trabajadores suspendidos.

Juan Luis Bour

Juan Luis Bour, economista senior de FIEL, agrega que, además,”hay suspensiones récord en abril a niveles sin precedentes. Se calcula de que solo en el sector privado hay un 25% de trabajadores suspendidos”.

El Conurbano

Sin dudas es el Conurbano Bonaerense es la localidad que está más afectada por esta crisis mayúscula. Según el Índice de Progreso Social de Cippec, los 24 municipios concentran a una cuarta parte de la población de la Argentina en menos del 1 por ciento de su territorio. Allí viven uno de cada 4 argentinos. Habitan 10.894.664 personas y el 64% de la población de la provincia de Buenos Aires.

Los datos de la última encuesta de la UCA llamada EDSA Covid-19, realizada en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), a cargo del investigador Eduardo Donza, muestran que el 8,2% de los ocupados, sobre un total de 6.711.999 en el área y 18 millones a nivel país, ya perdió su empleo o no puede realizar su actividad por cuenta propia. Son 550.000 personas. De ellas, 140.000 son empleadas domésticas. El 39,3%, se trata de 2.637.815 personas, está suspendido o debió dejar de trabajar. El 4,2% tiene licencia por ser parte del grupo de riesgo, el 22% está trabajando menos horas y sólo el 26,4% sigue trabajando como siempre o más horas.

Sin embargo, los datos son aún peores si se toma únicamente el área metropolitana. Los trabajadores del Conurbano Bonaerense (hay un total de 5.160.000) presentan una situación más adversa que los de CABA; el 9,8% perdió el empleo o se quedó sin trabajo. Se trata de 505.680 personas y el 41,6% está suspendido o debió dejar de trabajar.

Mapa laboral en crisis

¿Qué revela el mapa del empleo en la Argentina? Al igual que la pobreza, problemas estructurales. Había unos 4 millones de trabajadores asalariados no registrados en 2019, según datos del Ministerio de Trabajo, pero según los cálculos de Juan Luis Bour,

el empleo informal llega a 7.700.000 personas si se toman los datos de la Generación del Ingreso del Indec (incluyen cuentapropistas informales, trabajadores familiares sin salario y ocupados en planes de empleo), que cuentan los puestos de trabajo.

También

Fiel calcula en más de 4 millones la cantidad de trabajadores del sector público

, ya que hay provincias y municipios que no informan fehacientemente los números (los datos oficiales dan cuenta de poco más de 3 millones). Un clásico de la Argentina: números que se contraponen, que se ocultan, que se cambian o simplemente que no se informan.

Haciendo un cálculo “extremadamente conservador”, según palabras de Bour, entre abril y mayo se perdieron por lo menos 500.000 puestos de trabajo entre formales e informales.

“En abril hay unos 100000 trabajadores registrados menos, ahora lo que probablemente suceda es que sean mucho más por la gran cantidad de empleo informal que existe en la Argentina. Además, hay que calcular cuántos perdieron su puesto en el mes de mayo. En pérdida de puestos de trabajo hay que contabilizar por lo menos el doble en el sector informal, donde no existen las restricciones para despedir y el impacto de la cuarentena fue peor”. Mes a mes, los números son peores.

Para el cálculo sobre el trabajo formal, se basa en el Boletín de la Seguridad Social de la Afip. Allí están los datos hasta abril, inclusive, que marcan 7.789.348 trabajadores formales (puestos de trabajo) en todos los sectores. En marzo había 7.880.585, es decir que se perdieron en abril 91.237 puestos en su comparación intermensual.

El declive del empleo ya viene desde 2019, ya que en abril de ese año había 254.244 trabajadores más que en el mismo mes de este año, pero la cuarentena aceleró las bajas formales, a pesar de la prohibición de despedir, y también las informales.

Al respecto, el abogado laboralista Juan Carlos Cerutti, explica que “el Servicio de Conciliación Laboral Obligatoria (Seclo) ha habilitado la confección de acuerdos espontáneos vía on line, con ciertos requisitos de seguridad. Lo cierto es que hoy están dando turnos para noviembre, ya que se han agotado la totalidad de turnos que habían que eran aproximadamente 3000 por mes. Se supone que son acuerdos en que las partes están asesoradas y llegaron a un monto de desvinculación común. Si no se da una respuesta a esta requisitoria, se van a generar muchos juicios innecesarios”, advierte.

Desde el Ministerio de Trabajo informan que desde la pandemia hubo 9781 expedientes ingresados y 105 proyectos de resolución homologados. También, en el período de cuarentena, 255 Procedimientos Preventivos de Crisis.

Lorenzo Gravina, economista de Ecolatina estima sobre la base de 19 millones de ocupados que la pandemia se llevará un total de 2.500.000 puestos, dada la altísima informalidad que existe en la Argentina. “Con 10 millones de cuentapropistas, trabajadores en negro etc es un mercado flexible, sin gremios que representen ni ni regulaciones. En este segmento es donde mas puestos de trabajo se pierden, por eso el Ingreso Familiar de Emergencia es tan importante”, dice. “El empleo informal en general es personal, y es el que se reemplaza en épocas de crisis”, agrega. Calcula también que se tardará mucho tiempo en recuperar todos los puestos de trabajo.

A todo esto, hay que recordar que en tiempos normales, hay que crear 200.000 puestos de trabajo cada año para incluir a los que se incorporan al mercado laboral, solo para que no suba el desempleo.

Menos aportes

Otro fenómeno que se nota cuando se analizan los números de la Afip, es la baja de los aportes que se da a partir de abril de este año. En abril, los cotizantes fueron 4.530.532, mientras que en marzo fueron 5.608.244 y en febrero, 5.639.181. Es decir que a partir de la pandemia muchos empleadores dejaron de pagar los aportes a la seguridad social, registrándose 1.108.649 menos cotizantes dependientes que en febrero, cuando todavía no estaba vigente la cuarentena.

En América Latina y el Caribe, la pandemia causa la pérdida de 5,7% de las horas de trabajo en el segundo trimestre de este año, lo que equivale a 14 millones de trabajadores a tiempo completo, afirma la OIT. Mientras que a escala global la pérdida alcanzará a 305 millones de personas.

“Hoy más que nunca es necesario apostar al diálogo social tripartito para construir una mejor normalidad con trabajo decente”, afirmó, como cierre, Pedro Furtado de Oliveira, director de la OIT en Argentina.

ADEMÁS

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Articulos relacionados

Leave a Comment