viernes, 12 abril, 2024
InicioTecnoLa inteligencia artificial y la tecnología aporta valor agregado a la salud,...

La inteligencia artificial y la tecnología aporta valor agregado a la salud, pero también presenta riesgos y desafíos

En la pospandemia, quedó más que en evidencia cómo la tecnología y la Inteligencia Artificial resultaron herramientas clave para la salud, desde la telemedicina, el diagnóstico temprano y la mejora en los tratamientos. ¿Pero todo es bueno y a favor? Si bien los avances tecnológicos ofrecen un sinfín de posibilidades, la Organización Mundial de la Salud (OMS), advierte también presentan desafíos y riesgos que no se pueden ignorar.

La respuesta general a esta pregunta es que sí. La incorporación de tecnología en el sector de la salud experimentó un enorme crecimiento desde antes del 2020.

La farmacología avanza, también la robótica, la realidad aumentada y la telemedicina, que descubrió la pandemia y que tanto ayudó en distintas situaciones. Y claro, la incorporación de Inteligencia Artificial.

Esos meses de aislamiento – no solo en Argentina, sino en todo el mundo – contribuyeron a afianzar el uso de la tecnología por parte de los profesionales de la salud, pero también en volverlo algo cotidiano y muy a favor hasta para los pacientes.

¿Qué necesidad de hacer terapia gastando tiempo, dinero y energía en los viajes a los consultorios si se puede hacer en el living de casa? ¿Para qué ver al clínico o al cardiólogo antes de hacer un chequeo preciso y pormenorizado en un centro de diagnóstico? En esto la telemedicina fue un sí absoluto en la pospandemia.

«Pero hoy también existen enormes avances tecnológicos que nos permiten mejorar los diagnósticos y los niveles de atención a los pacientes, y que optimizan la labor de los médicos, haciendo que su tiempo de trabajo tenga que ver con lo que mejor saben hacer, siendo toda esta tecnología de equipamientos para la salud, una herramienta que no pueden dejar que ver como algo muy a favor», explica Tomás Piqueras, CEO de Centro de Servicios Hospitalarios, que ya se encuentra cerrando el proceso de una herramienta importante de diagnóstico con Inteligencia Artificial.

La pandemia de COVID-19 puso de relieve la importancia de la tecnología

La pandemia de COVID-19 puso de relieve la importancia de la tecnología y se convirtió en herramienta cotidiana

«Es que el desarrollo de nuevas técnicas y procesos también mejora la detección de las enfermedades conocidas, así como de las desconocidas que surgen alrededor del mundo. Existen cientos de procedimientos, en cada uno de los cuales se utilizan equipos diseñados y perfeccionados en el tiempo para obtener diagnósticos más precisos. Y la velocidad para tenerlos en la mano de un médico puede hacer una gran diferencia«, agrega Piqueras a iProfesional.

La revolución tecnológica en el sector salud

Uno de los cambios más significativos fue la irrupción de la telemedicina. Consultas virtuales, monitoreo remoto de pacientes y seguimiento de tratamientos son solo algunos ejemplos de cómo la tecnología acortó las distancias y facilitó el acceso a la atención médica, especialmente en zonas rurales o para personas con movilidad reducida.

También que los sistemas de información médica y los registros electrónicos de salud llegaron para facilitar la recopilación, almacenamiento e intercambio de información de pacientes de manera eficiente y organizada.

Por dar un ejemplo, la Fundación Favaloro, con sede en Buenos Aires, digitalizó las historias clínicas de sus pacientes, permitiendo un seguimiento más eficiente y una atención personalizada a distancia.

Con una buena gestión de esa información, se mejoran los resultados, el diagnóstico y se reducen los costos para las empresas de salud y, por consiguiente, para los pacientes. 

También los avances tecnológicos impactaron en la posibilidad de un diagnóstico temprano y tratamiento. «Las imágenes de alta resolución, los ecógrafos de última tecnología, que se usan cada vez más y también dependen de tener un buen médico que los sepa usar y sacar su mejor provecho, permiten una detección temprana y precisa de condiciones médicas como los cánceres femeninos», cuenta Piqueras.

La tecnología también ha revolucionado el diagnóstico y tratamiento de enfermedades

La tecnología también está revolucionando las formas de llegar a un diagnóstico y el tratamiento de enfermedades

Las pruebas de laboratorio automatizadas también aceleraron y mejoraron los procesos de diagnóstico, mientras que la cirugía robótica permitió realizar procedimientos complejos, más precisos y menos invasivos.

La Inteligencia Artificial en salud y sus peros

La inteligencia artificial puede aportar sin dudas un valor agregado al sistema de salud, analizando grandes volúmenes de datos para tener diagnósticos más precisos, detectar enfermedades en forma temprana, tomar mejores decisiones y optimizando los recursos.

«La realidad hoy es que la IA podría permitir que los pacientes tuvieran un mayor control de su propia atención de salud y comprendieran mejor la evolución de sus necesidades. Teniendo mayor velocidad y precisión de los diagnósticos y la detección de enfermedades. También, facilitar la atención clínica; reforzar la investigación en el ámbito de la salud y el desarrollo de medicamentos, y apoyar diversas intervenciones de salud pública, como la vigilancia de la morbilidad, la respuesta a los brotes y la gestión de los sistemas de salud», explica Alfredo Ludueña Martínez, Ingeniero Biomédico de CSH.

Sin embargo, la OMS advierte que si bine la IA ofrece grandes expectativas, también puede utilizarse indebidamente y causar daño.

La privacidad de los datos, la seguridad de la información, los sesgos codificados en los algoritmos, la pérdida de puestos de trabajo y la brecha tecnológica, son algunos de los aspectos que, según la organización, requieren atención urgente.

«Así, por ejemplo – dicen desde la OMS – si bien la inversión de los sectores público y privado en el desarrollo y despliegue de la IA es fundamental, el uso no regulado de la IA podría subordinar los derechos e intereses de los pacientes y las comunidades a los poderosos intereses comerciales de las empresas tecnológicas o a los intereses de los gobiernos en materia de vigilancia y control social».

Si bien la tecnología y la IA revolucionan la salud, su uso responsable es crucial

Si bien la tecnología y la IA revolucionan la salud, su uso responsable es crucial, según advierte la Organización Mundial de la Salud

Con el fin de limitar los riesgos y potenciar las oportunidades que conlleva la utilización de la IA en el ámbito de la salud, la OMS propone seis principios:

  1. Preservar la autonomía del ser humano: En el contexto de la atención de salud, ello significa que los seres humanos deberían seguir siendo dueños de los sistemas de atención de salud y las decisiones médicas; se debería preservar la privacidad y la confidencialidad, y los pacientes deben dar su consentimiento informado y válido por medio de marcos jurídicos adecuados para la protección de datos.
  2. Promover el bienestar y la seguridad de las personas y el interés público:Los diseñadores de tecnologías de IA deberían cumplir los requisitos normativos en materia de seguridad, precisión y eficacia para indicaciones o usos bien definidos. Se deben instaurar medidas de control de la calidad en la práctica y de mejora de la calidad en la utilización de la IA.
  3. Garantizar la transparencia, la claridad y la inteligibilidad:La transparencia exige que se publique o documente información suficiente antes de la concepción o el despliegue de una tecnología de IA. Esa información debe ser fácilmente accesible y facilitar consultas y debates provechosos sobre la concepción de la tecnología y sobre el uso que se debería hacer o no de esta.
  4. Promover la responsabilidad y la rendición de cuentas: Las tecnologías de IA permiten realizar tareas específicas; ahora bien, incumbe a las partes interesadas velar para que estas sean utilizadas en condiciones apropiadas y por personas debidamente formadas. Se deberían instaurar mecanismos eficaces para que las personas y los grupos que se vean perjudicados por decisiones basadas en algoritmos puedan cuestionarlas y obtener reparación.
  5. Garantizar la inclusividad y la equidad: La inclusividad requiere que la IA aplicada a la salud sea concebida de manera que aliente la utilización y el acceso equitativos en la mayor medida de lo posible, con independencia de la edad, el sexo, el género, el ingreso, la raza, el origen étnico, la orientación sexual, la capacidad u otras características amparadas por los códigos de derechos humanos.
  6. Promover una IA con capacidad de respuesta y sostenible: Los diseñadores, desarrolladores y usuarios deberían evaluar de forma continua y transparente las aplicaciones de la IA en situación real a fin de determinar si esta responde de manera adecuada y apropiada a las expectativas y las necesidades. Los sistemas de IA también se deberían concebir de modo que se reduzcan al mínimo sus efectos medioambientales y se aumente la eficiencia energética. Los gobiernos y las empresas deberían anticipar las perturbaciones ocasionadas en el lugar de trabajo, en particular la formación que se deberá impartir a los agentes de salud para que se familiaricen con el uso de los sistemas de IA, y las posibles pérdidas de empleos debidas a la utilización de sistemas automatizados.

Si bien la tecnología y la Inteligencia artificial revolucionan la salud, su uso responsable es crucial. La telemedicina, la gestión de datos y el diagnóstico temprano son avances innegables

Más Noticias