miércoles, 24 abril, 2024
InicioSociedadDebo quedarme o debo irme: el futuro incierto de TikTok en los...

Debo quedarme o debo irme: el futuro incierto de TikTok en los Estados Unidos

No hay que hacer mucho esfuerzo para oír las quejas de los influencers. El 13 de marzo, la Cámara de Representantes de Estados Unidos aprobó un proyecto de ley que prohíbe a las tiendas de aplicaciones y a los proveedores de Internet distribuir “aplicaciones controladas por adversarios extranjeros”. El objetivo es claro: TikTok, la exitosa aplicación de videos cortos a la que están pegados 170 millones de estadounidenses durante un promedio de 56 minutos al día.

La posición de TikTok en Estados Unidos ha sido precaria durante mucho tiempo. Aunque la empresa tiene su sede en Los Ángeles y Singapur, es una filial de ByteDance, una de las compañías favoritas de la tecnología china. Eso ha alimentado temores bipartidistas de que el gobierno chino pueda usarlo para espiar a ciudadanos estadounidenses o moldear la opinión pública. TikTok ha negado que el gobierno chino ejerza alguna influencia sobre la red social y ha tratado de calmar las preocupaciones reclutando a Oracle para “encerrar” los datos de los usuarios estadounidenses en servidores locales e inspeccionar su código fuente. Además, explica que los inversores estadounidenses, como Carlyle y General Atlantic, se encuentran entre los mayores accionistas de ByteDance.

Si se convierte en ley, el proyecto de ley obligaría a ByteDance a vender las operaciones estadounidenses de TikTok en un plazo de seis meses o, en su defecto, a cerrar la red social. La presión para este tipo de medidas ha aumentado desde que el CEO de TikTok, Shou Zi Chew, tuvo que presentarse ante el Congreso norteamericano hace un par de semanas. Sin embargo, la empresa fue tomada por sorpresa por la velocidad con la que han actuado los políticos típicamente adormecidos de Estados Unidos.

La propuesta para vender o cerrar TikTok ganó impulso en parte como consecuencia de la inquietud por el manejo de la información errónea y el contenido antisemita por parte de la aplicación tras el ataque de Hamas a Israel en octubre.

Los esfuerzos de TikTok por detener el proyecto de ley fracasaron espectacularmente. El 6 de marzo envió una notificación animando a los usuarios a presionar al Congreso contra la legislación. Esto parece haber resultado contraproducente: algunos legisladores indecisos fueron persuadidos de que TikTok efectivamente tiene influencia sobre los votantes. Al final, 352 congresistas respaldaron el proyecto de ley y sólo 65 se opusieron.

Pero antes de que el presidente Joe Biden pueda promulgar la ley, primero el proyecto debe ser aprobado por el Senado. Dada el respaldo que tiene de los dos grandes partidos, se podría pensar que se trata de una formalidad. Sin embargo, no parece tan claro cómo puede terminar todo. Donald Trump, quien como presidente casi obligó a TikTok a venderse en 2020, ha cambiado de opinión. El 8 de marzo se quejó de que prohibir TikTok beneficiaría a Meta, el gigante de las redes sociales, propietario de Facebook e Instagram, que exilió a Trump de sus plataformas después de que sus partidarios irrumpieran en el Congreso en enero de 2021. Es posible que su intervención en este debate no se explique únicamente por un espíritu republicano. Una semana antes, Trump se reunió con Jeff Yass, un multimillonario dueño de fondos de cobertura y posible donante cuya firma de inversión, Susquehanna, posee una participación en ByteDance.

Los republicanos en el Senado pueden seguir el ejemplo de Trump; después de todo, acaba de sellar la nominación de su partido para las elecciones presidenciales de noviembre.

Debate judicial

Si el proyecto de ley se convierte en ley, es probable que enfrente un desafío en los tribunales, probablemente por motivos de libertad de expresión. Aún así, existe una posibilidad razonable de que TikTok tenga que cerrar sus puertas en Estados Unidos. Hace un año, el gobierno chino dijo que se opondría a una venta. Horas antes de la votación en la Cámara de Representantes, denunció a Estados Unidos por “recurrir a medidas hegemónicas cuando no se podía tener éxito en una competencia leal”.

Se estima que ByteDance, que supuestamente generó US$110.000 millonesde ingresos el año pasado, obtiene alrededor del 80% de esos fondosen China, donde opera la aplicación hermana de TikTok, Douyin, y Toutiao, un agregador de noticias. Aunque sus inversores presionarían para permitir una venta, el gobierno de China podría mostrarse intransigente, condenando al negocio estadounidense al fracaso.

Si los anunciantes se vieran obligados a desviar su gasto de TikTok, las empresas de redes sociales locales de Estados Unidos recibirían una ganancia inesperada. No todos se beneficiarán por igual. Según Kepios, una firma de investigación, el 82% de los tiktokers globales usan Facebook, el 80% navega por Instagram y el 78% mira YouTube, que es propiedad de la empresa matriz de Google, Alphabet. Sólo el 53% utiliza X, el foro de debate antes conocido como Twitter, y apenas el 35% está en Snapchat, una aplicación de mensajería.

Si los estadounidenses redirigen los aproximadamente tres billones de minutos de atención que dedicaron a TikTok en 2023 a otras aplicaciones que ya tienen en sus teléfonos, Meta y Alphabet, el dúo dominante en publicidad online, serán los ganadores.

TikTok tiene pegados a 170 millones de estadounidenses durante un promedio de 56 minutos al día

A pesar de su rencor contra Meta, Trump puede tener razón cuando se queja de que la empresa será la mayor beneficiaria. Muchos influencers de TikTok ya vuelven a publicar su contenido en la aplicación Meta. Después de que India prohibiera TikTok (y docenas de otras aplicaciones chinas) en 2020 tras una escaramuza en su frontera con China, Instagram surgió en el país. En 2019 fue la sexta aplicación más descargada en la India. En 2021 estaba en lo más alto de las listas.

Meta no tendrá tanta suerte si los inversores de ByteDance logran persuadir al gobierno de China para que permita una desinversión. Sin duda, a la empresa estadounidense se le prohibiría adquirir TikTok por motivos antimonopolio, al igual que Alphabet.

La lista de otros posibles pretendientes está limitada por el precio de TikTok, que podría alcanzar las 12 cifras si ByteDance, temiendo medidas represivas en otros lugares, lanza las operaciones de TikTok en otros países.

Amazon puede estar interesado, dado el creciente enfoque de TikTok en incorporar compras en su aplicación (aunque también enfrentaría el rechazo de los antimonopolios). Apple y Netflix, que desaparecieron cuando TikTok estaba a la venta en 2020, podrían reconsiderarlo, dada la desaceleración del crecimiento en las ventas de iPhone y las suscripciones de su servicio de streaming, respectivamente.

En aquel entonces, Oracle se asoció con Walmart, la mayor cadena de supermercados del mundo, para comprar participaciones minoritarias en TikTok. Pero ese acuerdo fracasó después de que Trump dejara el cargo. Tras la adquisición de Cerner, una empresa de registros médicos, por US$28.000 millones s en 2022, Oracle probablemente ahora esté demasiado endeudada para presentar una oferta.

Microsoft, otro gigante tecnológico estadounidense, podría intervenir. Su propia oferta de hace cuatro años para adquirir el negocio de TikTok en Estados Unidos, Australia, Canadá y Nueva Zelanda terminó después de que ByteDance se negara a darle el control total de los datos y el código fuente de la aplicación. Pero la compañía ha codiciado durante mucho tiempo una mayor presencia en la vida de los consumidores, lo que podría traerla de regreso a TikTok, si ByteDance flexibilizara sus términos.

También se han sugerido otras combinaciones. Bobby Kotick, exjefe de Activision Blizzard, un estudio de videojuegos adquirido por Microsoft el año pasado, habría propuesto la idea de una oferta por TikTok a varios socios, incluido Sam Altman de OpenAI, fabricante de ChatGPT.

El proyecto para obligar a vender TikTok despertó las quejas de los usuarios de la red socialKENT NISHIMURA – NYTNS

El tamaño sí importa

Sin embargo, a medida que la carrera por la inteligencia artificial se intensifica, parece dudoso que China quiera entregar los datos o el algoritmo inteligente de TikTok a algún interés estadounidense. Una alternativa sería vender TikTok como un negocio independiente en lugar de fusionarlo con uno existente. Esto esquivaría las preocupaciones antimonopolio. Pero el tamaño del acuerdo podría volver a ser un problema. La mayor cantidad jamás recaudada en una oferta pública inicial fue para una participación de US$26.000 millones en la petrolera estatal Saudi Aramco en 2019. La compra apalancada más grande de la historia fue la de TXU, una empresa de servicios públicos, por US$45.000 millones en 2007. El valor de TikTok superaría incluso eso, aunque ayuda que los inversores estadounidenses de ByteDance puedan cambiar sus participaciones por acciones de la nueva empresa.

Suponiendo que pueda desenredarse de Bytedance, una nueva TikTok independiente necesitaría contratar muchos técnicos para reemplazar a los de Beijing. Aun así, una separación podría dar sus frutos. Mark Shmulik, del corredor Bernstein, considera que la empresa se volvió menos agresiva de lo que podría haber sido en la expansión de su negocio, ya que buscó mantener un perfil bajo. Podría hacer más para vincular sus servidores con los de los anunciantes (de manera de poder rastrear mejor la eficacia de sus gastos, como lo ha hecho Meta) y acelerar el lanzamiento de TikTok Shop, su plataforma de comercio electrónico.

En menos de una década, TikTok, vinculada estrechamente con China, ha logrado revolucionar el negocio de las redes sociales en Estados Unidos y más allá. Una empresa sin ataduras seguiría siendo disruptivo, si se le permite existir.

Conocé The Trust Project

Más Noticias