domingo, 26 mayo, 2024
InicioSociedadGanaba España, remontó Brasil, el árbitro inventó dos penales, blooper de un...

Ganaba España, remontó Brasil, el árbitro inventó dos penales, blooper de un arquero y Endrick marcó en el Bernabéu, su futura casa

Era uno de los partidos más prometedores de la cartelera de amistosos, con dos seleccionados que despiertan expectativas y algunos juveniles que ya piden paso entre los mayores que se hicieron un lugar de consideración en el ámbito internacional. España y Brasil pusieron lo suficiente para animar un partido entretenido, jugado con libre albedrío, sin la presión ni el cálculo derivados de una disputa por los puntos o en una instancia eliminatoria.

La cita, que ya podía ser atractiva y cambiante por el poderío de ambos seleccionados, tuvo a un protagonista extra para hacerla más imprevisible y trepidante: el árbitro portugués Antonio Nobre, que cobró dos penales inexistentes para España y en el cuarto minuto adicionado, cuando Brasil bullía de furia por las sanciones que lo habían perjudicado, acertó esta vez con un penal por un agarrón de Dani Carvajal desde el piso. Lucas Paquetá puso el 3-3 en un Santiago Bernabéu en el que nadie se aburrió.

Rodri, autor de los penales para España, presiona a Gomes sobre un lateralPIERRE-PHILIPPE MARCOU – AFP

Si hubo mayoría de hinchas de Real Madrid, estos ya tuvieron una primera impresión en vivo de lo que pueden esperar de Endrick, el delantero de 17 años que se incorporará cuando cumpla los 18, en una transferencia por 45 millones de euros para Palmeiras. A tres días de haber convertido el gol del triunfo en Wembley ante Inglaterra, Endrick ingresó otra vez desde el banco y no tardó en causar impacto. Dentro del área tomó un mal despeje de Laporte y con un zurdazo puso el 2-2. El fornido juvenil, de anchas caderas y piernas macizas, corrió en el festejo por todo un lateral del Bernabéu para abrazarse con alguien que estaba en la platea.

El sábado, Endrick se había convertido en el cuarto futbolista entre los de menor edad en marcar para Brasil. Se ubicó detrás de Pelé, Edu y Ronaldo. Ya tuvo su bautismo goleador en el Bernabéu, antes de ponerse la camiseta de Real Madrid. Endrick se vio beneficiado de otro grueso error de Nobre, que solo lo amonestó cuando su patada desde atrás sin pelota a Cucurrella merecía la expulsión.

Un adolescente de 16 años, ya dueño de un par de récords de precocidad en el seleccionado de España, engañó a un árbitro joven, sin mucho recorrido internacional. Lamine Yamal, una de las últimas perlas de la Masía, simuló un foul, se tiró dentro del área cuando João Gomes le cruzó la pierna sin llegar a impactarlo. Nobre, de 35 años y escasos antecedentes de relieve, cayó en la trampa, sancionó penal, ante la incredulidad de los brasileños. No sería la única sorpresa.

Lo más destacado de España 3 – Brasil 3

No se había cumplido el primer cuarto de hora y España ya era superior, tenía la iniciativa y obligaba a Brasil a replegarse. Estaba en situación de ponerse en ventaja por otra vía que no fuera un penal inexistente. Rodri marcó el 1-0 con un remate por el centro del arco.

España, con los titulares que habían descansado en la derrota ante Colombia, impuso su control y circulación de la pelota. Brasil quedaba minimizado, dedicado a achicar espacios en campo propio. Una formación española con un aire fresco, un solo jugador por encima de los 30 años (Morata, de 31) y la chispa juvenil por las bandas, con Yamal y Nico Williams (21). Ambos muy atrevidos para encarar, gambetear y enganchar, con un gusto por la pelota y afán de lucimiento que muchas veces los lleva a hacer una de más.

Un duelo especial se dio en el sector derecho de la defensa de España: Carvajal contra Vinicius, compañeros en Real Madrid. El lateral español le marcó rápidamente territorio con un par de foules leves para evitar que el delantero prendiera el turbo.

El zurdazo de Endrick será el 2-2 de BrasilTHOMAS COEX – AFP

La producción de España se acercaba bastante a lo ideal: imponía condiciones futbolísticas e impedía que Brasil lo inquietara. En el medio, Paquetá no podía armar juego, y Bruno Guimaraes y Gomes tenían demasiado trabajo con Rodri y Ruiz.

España estaba desenvuelta e inspirada. Lo reflejó Dani Olmo, un media-punta un tanto infravalorado en el concierto internacional, dueño de una muy buena capacidad técnica y bastante familiarizado con el gol. Aunó todo eso en el caño a Beraldo dentro del área, el recorte ante Guimaraes y la definición para el golazo y el 2-0.

Todo era de España, que lo vio tan sencillo que incurrió en un regalo para meter en partido a Brasil. El arquero Unai Simón, que ya tuvo un fallo con los pies ante Croacia en la última Eurocopa, se confió en una salida; primero jugó con Rodri y cuando quiso pasarle la pelota a Le Normand no hizo más que entregársela a Rodrygo, que descontó con una emboquillada. España se lamentaría de esa concesión.

Dani Olmo sale festejando su golazo, el más bonito de los seis en el 3-3THOMAS COEX – AFP

El segundo tiempo aumento en agitación. La entrada de Endrick le sumó potencia y agresividad a Brasil. España seguía siendo mejor con la pelota, pero poco resolutivo en la definición. Recibió otra ayuda del árbitro, que imaginó otro penal en una caída de Carvajal en un cuerpo a cuerpo con Beraldo. Nuevamente convirtió Rodri. Tercer gol del muy buen mediocampista de Manchester City en 49 partidos con España. Sus tres tantos fueron ante rivales calificados; el otro lo marcó contra Alemania.

El partido se calentó y las discusiones se multiplicaron por los desaciertos de Nobre, que revolucionó un amistoso que ya tenía bastante vuelo con los dos seleccionados.

Conocé The Trust Project

Más Noticias