martes, 23 abril, 2024
InicioEconomíaAerolíneas: mientras el Gobierno insiste en privatizarla, exigen al personal presencialidad plena

Aerolíneas: mientras el Gobierno insiste en privatizarla, exigen al personal presencialidad plena

Aerolíneas Argentinas comunicó a sus empleados que deberán cumplir sus tareas de manera presencial «en coincidencia con lo dispuesto para los ámbitos de la administración nacional». La decisión de la línea aérea estatal que preside Fabián Lombardo fue comunicada de manera interna (ver imagen) y comienza a regir el 3 de abril.

Lombardo, el nuevo presidente de Aerolíneas, está llevando adelante una serie de medidas que apuntan a diferenciarse de la gestión anterior de La Cámpora, durante la cual fue el director comercial.

Desde que asumió en diciembre, Lombardo suprimió algunas gerencias, abrió un plan de retiros voluntarios para el personal de tierra (8.000, sobre un total de casi 12.000 empleados) y bajó significativamente la vara de aumentos salariales, a pesar de lo cual su propuesta fue vetada desde el ministerio de Economía.

Este fin de semana se supo, tal como reveló Clarín, que el Gobierno igual insistirá en vender Aerolíneas a inversores privados. De hecho, en la carpeta que el Jefe de Gabinete, Nicolás Posse, distribuyó entre los gobernadores durante la reunión del viernes en la Casa Rosada, Aerolíneas e Intercargo, son dos de las cinco empresas estatales a privatizar.

En los hechos, la privatización de Aerolíneas figura en el DNU 70 que Javier Milei publicó en sus primeros días de gobierno y cuyo tratamiento sigue en el Congreso. En esos días de diciembre todavía se hablaba de una figura mixta que el propio Milei había mencionado en campaña: consistía en entregar las acciones en forma de Participación Público Privada (PPP) a los trabajadores de la compañía.

Tras el desplazamiento del ministro de Infraestructura, Guillermo Ferraro, a quien Lombardo reportó inicialmente, Aerolíneas pasó a la órbita del Posse y también del ministro Luis Caputo, quien ordenó abortar una negociación paritaria que Lombardo había acordado con algunos de los los gremios aeronáuticos, a condición de que levantaran el paro del 28 de febrero. La medida de fuerza se concretó y hubo un correlato este viernes, con asambleas sorpresivas del personal de Intercargo.

Esta semana, el Gobierno podrá en funciones a un nuevo presidente para esta empresa estatal, que en lo formal no tiene vinculación con Aerolíneas pero que desde la reestatización de 2008 se vienen moviendo de manera coordinada. Intercargo se encarga del servicio de rampas (traslado de pasajeros y maletas del aeropuerto al avión, entre otras prestaciones) de prácticamente todas las líneas aéreas que operan en el país con excepción de Aerolíneas. Cualquier aerolínea extranjera que comienza a operar en Ezeiza tiene que contratar los servicios de Intercargo.

El nuevo titular de Intercargo será Gregorio Borda, un ex gerente de Relaciones Laborales de Aerolíneas quien también proviene de la gestión anterior (fue designado en noviembre de 2020) y antes se había desempeñado en Avianca Argentina y la ANAC.

La comunicación interna de Aerolíneas donde se informa que todos los empleados deberán trabajar con presencialidad plena.La comunicación interna de Aerolíneas donde se informa que todos los empleados deberán trabajar con presencialidad plena.

Además, en medio de una serie de movimientos que buscan mostrar austeridad o al menos una reducción del gasto público, esta semana el Gobierno habilitará un nuevo organismo público, que había sido suprimido durante el gobierno de Cristina Kirchner: la subsecretaría de Transporte Aéreo (ex-Transporte Aerocomercial), a cargo de Hernán Adrián Gómez.

Se trata de un experto en derecho aerocomercial, quien tuvo a su cargo precisamente la extensa supresión o modificación de unos 200 artículos de las leyes aerocomerciales para establecer una política de «cielos abiertos».

El último funcionario que había ocupado ese cargo fue Ricardo Cirielli, quien entonces y hoy sigue siendo el secretario general de la Asociación del Personal Técnico Aeronáutico (APTA). Cirielli había sido uno de los pocos gremialistas que apoyó la incipiente precandidatura presidencial de Néstor Kirchner, quien en 2003 lo designó subsecretario de Transporte Aerocomercial. Pero el vínculo se desgastó tras las denuncias de Cirielli contra su entonces superior, Ricardo Jaime, y en enero de 2008 fue echado del gobierno de Cristina Kirchner mediante el trámite del cierre del organismo.

Más Noticias