miércoles, 24 abril, 2024
InicioEconomíaMientras negocia para desactivar el paro del miércoles, Aerolíneas anula los programas...

Mientras negocia para desactivar el paro del miércoles, Aerolíneas anula los programas de millaje para funcionarios públicos

Mientras buscan una salida negociada para desactivar el paro de 24 horas para este miércoles, la conducción de Aerolíneas Argentinas canceló los programas de millaje de los funcionarios públicos que viajan con pasajes comprados por el Estado.

La empresa que ahora encabeza Fabián Lombardo, quien proviene de la administración anterior, decidió que desde este viernes ningún funcionario que viaje con un pasaje pagado por un organismo público acumulará millas para consumir en viajes personales.

Lo habitual, hasta ahora, era que los pasajes comprados por organismos oficiales acumulaban millas no para quien los compraba, el organismo estatal, sino para los pasajeros.

En el caso de Aerolíneas, según datos de la empresa estatal, durante 2023 se acreditaron cerca de 80 millones de millas a particulares que viajaron con pasajes comprados por los tres poderes del Estado, entes descentralizados y empresas públicas.

Ese volumen de millas a su vez fue utilizado para canjearlas por más de 10.000 tickets de uso personal solamente durante 2023. De ese número, cerca de 1.000 tickets fueron emitidos en clase ejecutiva.

Medidos a valor de mercado, según datos internos de Aerolíneas, esos tickets representaron un costo $ 2.364 millones de pesos, contra un dólar oficial que osciló entre $185 y $462 entre el 1º de enero y el 10 de diciembre.

«Esa acreditación de millas resultaba en la creación de un pasivo en dólares para Aerolíneas Argentinas, que se origina en un pago proveniente del Estado, y que le genera una deuda en dólares al propio Estado», explicaron fuentes de la compañía.

La decisión de anular los programas de millaje va en la línea de achicar gastos del Estado que baja desde la Casa Rosada. Pero los argumentos esgrimidos desde Aerolíneas son al menos llamativos, ya que censuran una práctica que esa misma conducción venía llevando adelante hasta el momento.

«El foco de Aerolíneas Argentinas está puesto en aumentar la productividad y eficiencia en el uso de su flota y de sus recursos técnicos y humanos», señalaron las fuentes de la empresa.

El actual presidente de Aerolíneas, Fabián Lombardo, en los últimos cuatro años se había desempeñado como director comercial de la línea aérea, cuando nuevamente fue manejada por la agrupación La Cámpora y su titular fue Pablo Ceriani.

Desde su designación en su nuevo cargo, en diciembre, Lombardo reportó al ex ministro de Infraestructura, Guillermo Ferraro, quien antes de su intempestiva renuncia se había atribuido la remoción de seis gerencias de Aerolíneas como parte de su tarea de reducción de costos de la empresa estatal.

Ferraro fue removido de su cargo de ministro fines de enero y lo formalizó a principios de febrero. Hasta el momento no tiene reemplazante.

En ese limbo se mueven ahora las áreas que dependen de Infraestructura, incluida Aerolíneas que al menos por el momento se maneja con una autonomía casi total: no tiene ministro a quien reportar y tampoco está recibiendo fondos del Estado.

Según el sitio Presupuesto Abierto, de los 75.000 millones de pesos que Aerolíneas tiene asignados como subsidios (fueron renovados de manera automática, sin inflación, del Presupuesto 2023) hasta el momento no solicitó al Tesoro ninguna partida.

«Seguimos financiándonos con la caja de 350 millones de dólares que nos quedó de las venta anticipada de pasajes durante los meses previos a la temporada alta», dijeron las fuentes de la empresa. «En enero transportamos 1,3 millones de pasajeros, lo cual representó una suba de 12% contra igual período del año anterior. Para febrero vamos a redondear poco más de 10 millones de pasajeros, con una suba interanual de 4%».

Esa política de mayor austeridad fue trasladada a la negociación paritaria con los gremios aeronáuticos, que lanzaron para este miércoles su primera medida de fuerza durante la era Milei.

Los tres gremios más afines al gobierno K, la Asociación de Personal Aeronáutico (personal de aeropuerto), la Asociación de Pilotos y la Unión de Personal Superior, dispusieron un paro de 24 horas desde las cero del miércoles.

Desde APLA, el gremio de los pilotos, explicaron que para el período paritario que se inició en octubre del año pasado tuvieron un incremento de 8,3% en octubre y habrá un segundo incremento en los salarios de febrero de 16%. «Eso da para marzo, que es cuando se cobra febrero, un aumento acumulado de 25,6% contra una inflación para ese mismo periodo de 112,6%«, dijeron las fuentes de APLA.

Desde Aerolíneas no pidieron la intervención del Ministerio de Capital Humano, donde ahora funciona el ex ministerio de Trabajo, para dictar la conciliación obligatoria en el conflicto. Dijeron que siguen negociando directamente con los gremios que encabezan Edgardo Llano (APA), Pablo Biró (APLA) y Rubén Fernández (UPSA).

«La negociación con los gremios aeronáuticos está abierta. Aerolíneas continúa apostando por el diálogo y priorizará la menor afectación posible para sus pasajeros», dijeron en la compañía.

Más Noticias