jueves, 18 abril, 2024
InicioTecnoQué es Neuralink y para qué sirve

Qué es Neuralink y para qué sirve

Neuralink es una compañía de chips cerebrales de Elon Musk, el empresario que está detrás de los autos Tesla, los cohetes SpaceX, la adquisición de Twitter y los planes para colonizar Marte.

¿Para qué sirve Neuralink? A corto plazo, es para ayudar a personas con parálisis. Lanzada en 2016, la compañía reveló en 2019 que había creado «hilos» flexibles que se pueden implantar en un cerebro , junto con un robot similar a una máquina de coser para realizar la implantación.

La idea de Neuralink es que estos hilos lean señales del cerebro de un paciente paralizado y transmitan esos datos a un teléfono móvil o una computadora, permitiéndole al paciente controlarlo solo con sus pensamientos, sin necesidad de tocar, escribir o deslizar el dedo.

En 2023, Neuralink anunció que había obtenido la aprobación de la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA, sigla en inglés) para realizar su primer ensayo clínico en humanos.

Neuralink comenzó a reclutar voluntarios paralizados para estudiar si el implante les permite controlar dispositivos externos. Elon Musk dijo el 30 de enero de 2024 que Neuralink implantó un dispositivo en su primer sujeto humano en el ensayo.

Promocionó el dispositivo, denominado Telepathy (telepatía, en inglés), escribiendo en su plataforma social X: «Imagínese si (el físico inglés fallecido) Stephen Hawking pudiera comunicarse más rápido que un mecanógrafo o un subastador. Ese es el objetivo».

Neuralink probó sus desarrollos en primates.

Neuralink probó sus desarrollos en primates

Simbiosos con la inteligencia artificial

Si la tecnología de Neuralink funciona en humanos, podría mejorar la calidad de vida de millones de personas. Aproximadamente 5,4 millones de personas viven con parálisis sólo en los Estados Unidos.

Pero ayudar a las personas paralizadas no es el objetivo final de Elon Musk. Esto es sólo un paso en el camino hacia la consecución de una ambición a largo plazo mucho más descabellada.

Esa ambición, en palabras del propio Elon Musk , es «lograr una simbiosis con la inteligencia artificial». Su objetivo es desarrollar una tecnología que ayude a los humanos a «fusionarse con la IA» para que no nos «quedemos atrás» a medida que la IA se vuelve más sofisticada.

Esta visión fantástica no es el tipo de cosas para las que la FDA da luz verde a los ensayos en humanos. ¿Pero trabajar para ayudar a las personas con parálisis? Eso puede tener una recepción más cálida. Y así fue.

Esta tecnología de Neuralink conlleva riesgos asombrosos no solo para los cuerpos de los pacientes. También existen riesgos éticos para la sociedad en general que van más allá de Neuralink.

Varias empresas desarrollan tecnología que se conecta al cerebro humano, que puede decodificar lo que sucede en nuestras mentes y tiene el potencial de erosionar la privacidad mental y potenciar la vigilancia autoritaria.

Elon Musk ha sugerido que una fusión perfecta con las máquinas podría permitirnos hacer de todo.

Elon Musk ha sugerido que una fusión perfecta con las máquinas podría permitirnos hacer de todo

Por qué Elon Musk quiere fusionar el cerebro humano con la IA

Neuralink es una respuesta a un gran temor: que la IA se apodere del mundo. Este es un temor cada vez más extendido entre los líderes de la IA, a quienes les preocupa que podamos crear máquinas que sean más inteligentes que los humanos y que tengan la capacidad de engañarnos y, en última instancia, arrebatarnos el control.

En marzo de 2023, muchos de ellos, incluido Elon Musk, firmaron una carta abierta pidiendo una pausa de seis meses en el desarrollo de sistemas de inteligencia artificial más potentes que el GPT-4 de OpenAI.

La carta advertía que «los sistemas de IA con inteligencia humana competitiva pueden plantear riesgos profundos para la sociedad y la humanidad» y continuaba preguntando:

«¿Deberíamos desarrollar mentes no humanas que eventualmente podrían superarnos en número, ser más astutas, quedar obsoletas y reemplazarnos? ¿Deberíamos arriesgarnos a perder el control de nuestra civilización?»

Aunque Elon Musk no es el único que advierte sobre el «riesgo para la civilización» que plantean los sistemas de inteligencia artificial, en lo que se diferencia de los demás es en su plan para protegerse del riesgo. El plan es básicamente: si no puedes vencerlos, únete a ellos.

Elon Musk prevé un mundo en el que los sistemas de inteligencia artificial que pueden comunicar información a un billón de bits por segundo menospreciarán metafóricamente a los humanos, que sólo pueden comunicarse a 39 bits por segundo. Para los sistemas de IA, pareceríamos inútiles. A menos, tal vez, que nos volvamos como ellos.

Otras empresas prueban métodos alternativos al de Neuralink.

Otras empresas prueban métodos alternativos al de Neuralink

El foco de Neuralink en el ancho de banda cerebral

Una gran parte de eso, en opinión de Elon Musk, es poder pensar y comunicarse a la velocidad de la IA. «Se trata principalmente del ancho de banda, la velocidad de la conexión entre el cerebro y la versión digital de uno mismo, en particular el rendimiento», dijo en 2017.

«Alguna interfaz de alto ancho de banda con el cerebro será algo que ayude a lograr una simbiosis entre el ser humano y el inteligencia artificial y tal vez resuelva el problema de control y el problema de utilidad», agregó.

Si avanzamos media docena de años, podremos ver que Elon Musk todavía está obsesionado con esta noción de ancho de banda: la velocidad a la que las computadoras pueden leer información de tu cerebro. De hecho, es la idea que impulsa a Neuralink.

El dispositivo de Neuralink es un implante cerebral, equipado con 1.024 electrodos, que puede captar señales de una gran cantidad de neuronas. Cuantos más electrodos tenga, más neuronas podrá escuchar y más datos obtendrá. Además, cuanto más se acerque a esas neuronas, mayor será la calidad de sus datos.

El dispositivo de Neuralink se acerca mucho a las neuronas. El procedimiento de la empresa para implantarlo requiere perforar un agujero en el cráneo y penetrar el cerebro.

Pero hay maneras menos extremas de hacerlo. Otras empresas lo están demostrando. Veamos lo que están haciendo y por qué Elon Musk siente la necesidad de hacer algo diferente. Neuralink no es la única empresa que explora interfaces cerebro-computadora (BCI, sigla en inglés) para restaurar las capacidades físicas de las personas.

«>

Qué es Neuralink y para qué sirve

La competencia de Neuralink

Otras empresas como Synchron, Blackrock Neurotech , Paradromics y Precision Neuroscience también están trabajando en este espacio. También lo hace el Ejército estadounidense.

En los últimos años, muchas de las investigaciones que han aparecido en los titulares se han centrado en implantes cerebrales que traducirían los pensamientos de las personas paralizadas en habla.

Meta, la empresa del millonario Mark Zuckerberg, por ejemplo, trabaja en BCI que podrían captar pensamientos directamente de las neuronas y traducirlos en palabras en tiempo real.

A largo plazo, la compañía dice que su objetivo es brindarles a todos la capacidad de controlar teclados, gafas de realidad aumentada y más, usando solo sus pensamientos.

Los éxitos anteriores en el campo de BCI no se centraron en el habla, sino en el movimiento. En 2006, Matthew Nagle, un hombre con parálisis de la médula espinal, recibió un implante cerebral que le permitía controlar el cursor de una computadora. Nagle jugó al Pong usando sólo su mente.

El implante cerebral de Nagle, desarrollado por el consorcio de investigación BrainGate, contenía una matriz «Utah», un grupo de 100 electrodos puntiagudos que se incrustan quirúrgicamente en el cerebro.

Elon Musk apuesta lograr con Neuralink una simbiosis con la inteligencia artificial.

Elon Musk apuesta lograr con Neuralink una simbiosis con la inteligencia artificial

Métodos alternativos a Neuralink

Eso es sólo alrededor de una décima parte de los electrodos del dispositivo de Neuralink. Pero aun así permitía a una persona paralizada mover un cursor, consultar el correo electrónico, ajustar el volumen o el canal de un televisor y controlar una extremidad robótica. Desde entonces, otras personas con parálisis han logrado hazañas similares con la tecnología BCI.

Si bien las primeras tecnologías, como la matriz de Utah, sobresalían torpemente del cráneo, las BCI más nuevas son invisibles para el observador externo una vez implantadas, y algunas son mucho menos invasivas.

El BCI de Synchron, por ejemplo, se basa en la tecnología de «stent» que existe desde la década de 1980. Un stent es un armazón metálico que se puede introducir en un vaso sanguíneo; se puede dejar allí de forma segura durante décadas, y así se ha hecho en muchos pacientes cardíacos, manteniendo sus arterias abiertas.

Synchron utiliza un catéter para enviar un stent a un vaso sanguíneo en la corteza motora del cerebro. Una vez allí, el stent se despliega como una flor y los sensores que contiene captan señales de las neuronas. Esto ya ha permitido que varias personas paralizadas envíen tweets y mensajes de texto con sus pensamientos.

El propio Elon Musk ha dicho que las BCI no necesariamente requerirían una cirugía cerebral abierta, en un revelador video de cinco minutos en la Code Conference de Recode en 2016.

«Se podría pasar por las venas y arterias, porque eso proporciona un camino completo a todas las neuronas«, dijo. «Se podría insertar algo básicamente en la yugular y.…» Después de que el público se riera nerviosamente, añadió: «No implica cortarte el cráneo ni nada por el estilo».

Elon Musk es uno de los millonarios más famosos del orbe.

Elon Musk es uno de los millonarios más famosos del orbe

La obsesión de Elon Musk

En 2019, Neuralink rechazó esta opción y optó por el robot quirúrgico más invasivo que implanta hilos directamente en el cerebro. ¿Por qué? Si el abordaje intravascular puede restablecer funciones clave en pacientes paralizados y también evita algunos de los riesgos de seguridad que conlleva cruzar la barrera hematoencefálica, como la inflamación y la acumulación de tejido cicatricial en el cerebro, ¿por qué optar por algo más invasivo de lo necesario?

La razón principal fue la obsesión de la compañía por maximizar el ancho de banda. El objetivo de Neuralink es buscar más electrodos y más ancho de banda para que esta interfaz pueda hacer mucho más que otras tecnologías.

Después de todo, Elon Musk ha sugerido que una fusión perfecta con las máquinas podría permitirnos hacer de todo, desde mejorar nuestra memoria hasta cargar nuestras mentes y vivir para siempre , elementos básicos de las fantasías transhumanistas de Silicon Valley.

Lo que quizás ayude a dar sentido a la doble misión de la empresa: «crear una interfaz cerebral generalizada para restaurar la autonomía de aquellos con necesidades médicas no cubiertas hoy y desbloquear el potencial humano mañana».

Más Noticias