miércoles, 28 febrero, 2024
InicioPolíticaLa Justicia avanza en la apertura de los nueve teléfonos que tenía...

La Justicia avanza en la apertura de los nueve teléfonos que tenía el camporista Conu Rodríguez y las trece computadoras allanadas

El juez Marcelo Martínez De Giorgi, a cargo de la investigación de espionaje ilegal que involucra a dirigentes kirchneristas y ex agentes de inteligencia, ordenará la apertura del celular personal del camporista Fabián «Conu» Rodríguez y otros dispositivos hallados en su casa junto a trece computadoras.

La decisión del juez llega pocos días después de que el «Conu» Rodríguez, señalado como quien se comunicaba con el espía inorgánico, Ariel Zanchetta, se presentara en Comodoro Py para entregar su teléfono y ponerse a disposición de la Justicia.

El actual funcionario de la AFIP entregó su celular personal junto al patrón de desbloqueo y también su pasaporte. Tiene una inhibición para salir del país. El juez había rechazado el pedido de detención del fiscal Gerardo Pollicita quien estaba proocupado porque durante cinco días no había rastros del funcionario K.

Rodríguez estuvo pocos minutos en Comodoro Py – acompañado junto a sus asesores letrados Hernán Folgueiro y Joao Nieto- y sin ser indagado se retiró. Como contó Clarín el juez Martínez De Giorgi lo indagará cuando se avance con el análisis de la información que contienen los dispositivos electrónicos.

En función de la información obtenida el magistrado aguardará una imputación más específica y también “más amplía si hay más elementos en su contra y hechos por los que deba responder “, explicó una fuente judicial a Clarín.

La entrega del teléfono para ser peritado y del pasaporte se plasmó en un acta en la que se dejó constancia que Rodríguez «desea aportar para la causa su teléfono celular marca Samsung Galaxy S2 Note», también proporcionó la contraseña y se puso a disposición «del Tribunal para aportar las claves de acceso a aquellas aplicaciones o plataformas a las que no se pueda acceder».

El sargento retirado de la Policía Federal, Ariel Zanchetta, procesado en la causa de espionaje.El sargento retirado de la Policía Federal, Ariel Zanchetta, procesado en la causa de espionaje.Rodríguez explicó, según el acta, que, «por ejemplo, WhatsApp tiene verificación de dos pasos cada 15 días», código que también aportó y aclaró que no tiene Facebook ni Instagram en la actualidad.

Ante el juzgado remarcó que cuando fueron a allanar su domicilio el lunes 6 de noviembre, él no se encontraba porque «tenía un turno médico» y por eso no entregó el dispositivo aunque sí se secuestraron otros doce teléfonos y once computadoras que serán sometidas a pericias.

En relación a ello, en el acta dejó asentado que algunos dispositivos son de su familia y que, una vez que tenga acceso al acta del allanamiento, su defensa «realizará una presentación pidiendo la devolución de los elementos que corresponda».

Frente a todos estos elementos y para avanzar en el expediente, el juez Martínez De Giorgi ordenará la copia forense de los nueve celulares, una tarea a cargo del área especializada de Gendarmería Nacional y la respectiva copia de las once computadores portátiles también secuestradas en su domicilio.

Hay que recordar que en el dictamen del fiscal Pollicita se consignó que se secuestraron a Rodríguez once notebook, dos Macbook, dos tablet, veinte pendrives, nueve celulares, dos discos externos y un dispositivo GPS, pero no su teléfono celular.

El juzgado entiende que el peritaje de estos equipos es de suma importancia para la pesquisa y «poder encuadrar la responsabilidad de Rodríguez» en el entramado de espionaje ilegal que se investiga.

La imputación

Al pedir su indagatoria y detención, la fiscalía recordó que se investiga «una red de espionaje más amplia» que la que hacía inteligencia ilegal sobre jueces que investigaron a la vicepresidenta Cristina Kirchner. Se trata de una red, dijo, cuya actividad habría tenido como “objetivos” a cientos de personas: políticos, magistrados, funcionarios públicos, periodistas, empresarios, artistas, dirigentes sociales, deportivos y sindicales, entre otros».

Dicha organización -expresó el fiscal- «habría realizado cuanto menos «tareas ilegales de inteligencia, la recopilación, almacenamiento, sistematización y análisis de información, la filmación subrepticia de los objetivos y el acceso indebido a bases de datos de acceso restringido de organismos públicos y a correspondencia privada»

En esa estructura Fabián “Conu” Rodríguez se encuentra imputado por las operaciones que le pidió a Ariel Zanchetta (el ex policía y ex espía) contra la ministra de Desarrollo Social, Victoria Tolosa Paz, y los intendentes de Lanús y Hurlingham, municipios en los que gobernaba el PRO, con Néstor Grindetti, y el peronismo más cercano al albertismo, con «Juanchi» Zabaleta.

Por eso Pollicita entendió que era indispensable para la pesquisa contar con el teléfono celular que el viernes pasado fue a entregar a Comodoro Py el funcionario de la AFIP.

A criterio del Ministerio Público Fiscal, en función de las operaciones contra Tolosa Paz, Grindetti y Zabaleta, el juez podría indagar al camporista, sin descartar la necesidad de concluir con el análisis del contenido de los dispositivos electrónicos secuestrados.

El rol de «Conu» Rodríguez

La justicia determinó que Zanchetta cobró pautas publicitarias como “periodista” en oficinas de la AFIP que maneja el “Conu” Rodríguez, después del pedido de información para usar en contra de Tolosa Paz que incluía exponer que vivía en un lujoso country.

Sin perder de vista que La Cámpora está enfrentada con el albertismo, Conu Rodríguez fue quien le informó al ex policía acusado de espionaje ilegal cómo lo “dio de alta en la AFIP” como proveedor, según se observa en las capturas de pantalla de los menajes de Telegram del policía detenido en esta causa.

Desde la AFIP le hizo pagos por unos dos millones de pesos, tal como reveló Clarín. El juez espera saber cuánto dinero, en concepto de pauta publicitaria, se le dio a Zanchetta desde la gobernación de Axel Kicillof, donde antes trabajaba el Conu.

Como Subsecretario de Coordinación de Medios en el ámbito del Ministerio de Comunicación Pública de la Provincia y luego como subdirector General de Servicios al Contribuyente (AFIP), Rodríguez le hizo pagos en concepto de “publicidad” por unos 4 millones de pesos al policía retirado y espía inorgánico Ariel Zanchetta.

El financiamiento de las tareas de inteligencia de Zanchetta fue clave para que el fiscal Pollicita pidiera la detención e indagatoria del funcionario camporista. Todo sin contar los pagos que Zanchetta recibía de los sitios Agencia Nova y RealPolitik por las operaciones que le pedía Rodríguez, explicaron las fuentes.

En su requerimiento, Pollicita reprodujo varios de los intercambios de chats entre ambos y sostuvo que Zanchetta “reportaba” a Rodríguez, quien le seleccionó un “blanco” a la ministra de Desarrollo Social, Victoria Tolosa Paz y tras ello, “le envió el resultado de la actividad de inteligencia ilegal a través de un “parte”, así como también publicó en el portal digital Enclave lo que aquel le pidió en relación al “objetivo”. Esa nota que publicó Zanchetta en su sitio “Enclave.ar”, luego fue reproducida por medios K.

Más Noticias