miércoles, 21 febrero, 2024
InicioSociedadEl regreso de «Lichi» Monserrat, del ostracismo político a la carrera por...

El regreso de «Lichi» Monserrat, del ostracismo político a la carrera por un cargo judicial

Quizá muchos recuerdan a Nélida Monserrat, o «Lichi», como la diputada de cabellera rubia que fue una de las caras más visibles en el proceso que terminó con el Gobierno de Alfredo Avelín. La bloquista que había sido electa legisladora en 1999 con el batacazo de la Alianza en San Juan, y en 2002, en el rol de presidenta de la Sala Acusadora de la Legislatura local, daría los argumentos principales que darían lugar a la suspensión y la posterior destitución del cruzadista. Fue un remezón político para la joven, quien al terminar su mandato en 2003, decidió pasar al ostracismo, lejos de los comités del PB. Ahora resurgió su nombre entre los ternados para uno de los 14 cargos vacantes del primer megaconcurso del año en el Poder Judicial de San Juan.

image.png

Nélida Monserrat fue una de las protagonistas en el proceso de destitución de Alfredo Avelín. Incluso estuvo en el momento en que Wbaldino Acosta se hizo cargo de la Gobernación, como muestra la tapa de Diario de Cuyo de la época, con ella de testigo, vestida de blanco (abajo, izquierda).

Nélida Monserrat fue una de las protagonistas en el proceso de destitución de Alfredo Avelín. Incluso estuvo en el momento en que Wbaldino Acosta se hizo cargo de la Gobernación, como muestra la tapa de Diario de Cuyo de la época, con ella de testigo, vestida de blanco (abajo, izquierda).

¿Qué pasó en todos estos años? La ex dirigente del bloquismo de Santa Lucía navegó por las aguas comerciales, con dos cafés. Uno, atendido por ella misma, en el Patio Alvear, que dejó de manejar para irse al centro, con un negocio similar, ubicado frente a los tribunales sanjuaninos.

A la par, como es abogada de profesión, desde muy joven ingresó a la Defensoría del Pueblo de San Juan, donde estuvo de licencia mientras fue diputada provincial y luego retomó ese trabajo, en el que ahora ejerce como jefa de asesores.

Con 56 años bien llevados y el pelo más oscuro, ahora intenta iniciar una nueva etapa de su vida que nada tiene que ver con esperar jubilarse en el interesante puesto que ostenta ahora. «Yo dije que realizar actividad política nunca más. Lo del juicio (político contra Avelín) lo hice con convencimiento y amor, fui feliz siendo diputada, pero sentía que tenía que privilegiar a mi familia. Ahora que mis hijos están grandes, empecé a presentarse en concursos judiciales», cuenta a Tiempo de San Juan. Uno de sus hijos es médico militar en Buenos Aires y otra está terminando la licenciatura en Administración de Empresas.

Asegura que su paso por la Legislatura marcó su vida. «Fue una etapa muy dura. Lo que pasa es que en la vorágine tenés la valentía para afrontar todo eso, me acuerdo que decían que era la diputada con más ovarios», recuerda. Con alrededor de 36 años, era una de las legisladoras más jóvenes de esa Cámara y los medios de comunicación locales y nacionales acudían a ella para que analizara lo que estaba pasando en San Juan. En declaraciones a La Nación, en agosto de 2002 cuando el entonces gobernador quedó suspendido, declaró que Avelín «no ajustó, no ordenó y nos puso a la gente en contra del Poder Legislativo y del Poder Judicial».

image.png

Nélida Monserrat hoy, cumpliendo funciones en la Defensoría del Pueblo.

Nélida Monserrat hoy, cumpliendo funciones en la Defensoría del Pueblo.

Ahora reflexiona: «con el Partido Bloquista lo que dije lo cumplí a rajatabla. No participé nunca más de nada, ni siquiera en cargos políticos. Decidí priorizar otras cosas. Fue duro y un cambio muy fuerte para mí».

Asegura que «cuando tenés tanto para dar hay que hacer. Ahora tengo todo el tiempo para mí, fuerza, juventud, ganas de aprender. Tengo diplomaturas, hice hasta un curso de coaching. De ninguna manera quiero jubilarme a los 60».

En su meta del volver al ruedo, el año pasado concursó para ser jueza de Familia pero no salió ternada. Distinto le fue este año cuando salió en la terna para ocupar un cargo de defensora oficial, es decir que fue preseleccionada por el Consejo de la Magistratura y pasó a la siguiente etapa que es ser entrevistada dentro de la Cámara de Diputados, donde se definirá qué nombres irán a votación en el recinto, para ser finalmente designados.

«Es el sueño de la mayoría de los abogados terminar con una carrera judicial. Esta vez me han ternado y ahora resta esperar que por la divina providencia resulte elegida. Me presenté y ha sido una sorpresa enorme, estoy en estado de shock total esperando ver qué pasa», se ilusiona con el cargo judicial. «Es el sueño de la mayoría de los abogados terminar con una carrera judicial. Esta vez me han ternado y ahora resta esperar que por la divina providencia resulte elegida. Me presenté y ha sido una sorpresa enorme, estoy en estado de shock total esperando ver qué pasa», se ilusiona con el cargo judicial.

Dice que no conoce a los otros dos abogados que forman parte de la terna. En caso de que la elijan, deberá renunciar al puesto que tiene en la Defensoría del Pueblo, oficina que a esta altura considera su segundo hogar. Sin embargo, quiere relanzarse y coronar su carrera en tribunales. Pronto sabrá si lo logró.

Más Noticias