miércoles, 29 mayo, 2024
InicioDeportesUn hombre clave de los Springboks es investigado por World Rugby tras...

Un hombre clave de los Springboks es investigado por World Rugby tras ser acusado de insultos racistas por un jugador de Inglaterra

World Rugby investigará las acusaciones del jugador inglés Tom Curry, quien aseguró que fue objeto de supuestos comentarios discriminatorios del sudafricano Mbongeni Mbonambi durante la semifinal del Mundial de rugby de Francia 2023.

El organismo rector del deporte indicó el lunes que inició una investigación formal sobre las acusaciones —que de ser probadas— amenazan la participación de Mbonambi en la final del domingo ante Nueva Zelanda.

“World Rugby toma con extrema seriedad todas las acusaciones de comportamiento discriminatorio y no hará más comentarios hasta la conclusión del proceso”, indicó el organismo.

Mediante un escueto comunicado World Rugby confirma estar «revisando formalmente la acusación hecha por Tom Curry, jugador de Inglaterra, en relación con el uso de lenguaje discriminatorio» en el partido del último sábado.

Curry le hizo saber al árbitro Ben O’Keeffe sobre lo sucedido en la primera mitad del encuentro que los Springboks ganaron por 16-15 el sábado en el Stade de France de Saint Denis, en las afueras de París.

Aunque el supuesto comentario no se escuchó en el micrófono del árbitro, la subsiguiente conversación de Curry con O’Keeffe si se oye con claridad.

Curry le pregunta al juez qué debe hacer después de que le dijeron un comentario racista.“Nada, por favor”, responde O’Keeffe. Y agrega: “Estoy en eso”.

Tom Curry, el acusador. Foto: REUTERS/Peter CziborraTom Curry, el acusador. Foto: REUTERS/Peter CziborraLos Springboks reconocieron el domingo que son «conscientes de la acusación que se toman muy en serio” y que “revisarán toda la evidencia disponible”.

“Hablaremos con Bongi si encontramos que la acusación tiene sustancia”, agregó SA Rugby a través de un comunicado oficial.

Al preguntarle tras el encuentro si Mbonambi le había dicho algo que no debía, Curry sentenció tajante: “Sí”. Aunque declinó decir qué fue lo que le dijo. Según trascendió, habría utilizado una expresión ofensiva con el color de piel blanca.

Mbonambi es un hombre clave en la estructura de los Springboks. No sólo es influyente en el juego, sino que también tiene peso como referente del plantel. Tanto es así que el sábado pasado suplió como capitán a Siya Kolisi después de que fuera reemplazado en la segunda mitad del encuentro contra Inglaterra.

Miércoles, el día clave

El fallo con la posible sanción debería darse el miércoles ya que al día siguiente ambas selecciones deberán dar a conocer sus alineaciones titulares y el banco de suplentes para el partido del sábado.

El choque tiene una expectativa muy grande, ya que quien se imponga será la selección con más títulos mundiales, ya que tanto Nueva Zelanda como Sudáfrica son tricampeones.

«Cuando éramos niños, crecimos escuchando en la radio sobre las batallas entre los All Blacks y Sudáfrica. Ha sido parte de nuestra historia del rugby y cada vez que nos enfrentamos siempre es una batalla especial y no creo que esta sea diferente», le puso clima épico el entrenador asistente de Sudáfrica, Deon Davids.

Del otro lado la expectativa es similar. El entrenador de la defensa de los All Blacks, Scott McLeod, consideró para la final, aspectos recogidos de su partido ante Los Pumas y el de su último rival ante Inglaterra, también por semifinales.

«Sudáfrica nunca está fuera de la batalla. Vienen de un país donde están curtidos y saben cómo mantenerse en la lucha. También lo demostraron en la última Copa del Mundo. Argentina fue extremadamente física y tuvimos que esforzarnos para superarlos: los Springboks serán similares. Aplican mucha presión y se acercan muy rápidamente. No podemos quedarnos esperando», recomendó McLeod.

Un árbitro inglés para la final

El inglés Wayne Barnes fue designado como el árbitro de la final del sábado. Se trata del referí con más partidos internacionales, 110, desde su debut en el test match entre Fiji y Samoa de junio de 2006.

Se convertirá en el segundo inglés en arbitrar una definición mundialista, luego de Ed Morrison, quien estuvo a cargo cuando también Nueva Zelanda y Sudáfrica se enfrentaron en la final de 1995.

Barnes tendrá a sus compatriotas Karl Dickson y Matthew Carley como árbitros asistentes y a Tom Foley en el puesto de TMO. El partido para la final de bronce entre Argentina e Inglaterra del día anterior tendrá al australiano Nic Berry como principal y será acompañado por los asistentes Nika Amashukeli (Georgia) y Andrew Brace (Irlanda) y Ben Whitehouse (Gales) como TMO.

Más Noticias