miércoles, 28 febrero, 2024
InicioDeportesMundial de rugby 2023: una finalísima de tricampeones para la historia y...

Mundial de rugby 2023: una finalísima de tricampeones para la historia y la revancha para Los Pumas que van por el bronce con Inglaterra

Cada uno juega por los suyo. El Mundial de rugby de Francia 2023 no tuvo la final esperada por los anfitriones, pero entregará la mejor posible: Nueva Zelanda la jugará por quinta vez y Sudáfrica defenderá el título conseguido en Japón 2019. Son las dos selecciones con más títulos, tres cada una, y desde la semana que viene una será la más ganadora.

Un día antes del gran partido Los Pumas tendrán su revancha ante Inglaterra, que en el comienzo del certamen, un mes y medio atrás, se impusieron en Marsella cambiando los planes del equipo argentino, que desde entonces comenzó a jugar “finales”. La Rosa, que ganó el Grupo D y con un juego mezquino casi pierde con Fiji en cuartos de final, no pudo ante Sudáfrica.

Inglaterra controló el partido 78 minutos y durante ese tiempo el marcador le aseguraba la final. Pero a dos minutos del cierre, y tras quebrar el cerrojo que La Rosa proponía y hacer un try y conversión, los Springboks consiguieron un penal desde la mitad de la cancha que fue derecho a los palos.

Con ese ánimo los ingleses llegarán al partido del viernes, un juego que no les interesa, para enfrentar a Los Pumas, que sí ven en el tercer puesto la oportunidad de colgarse la medalla por segunda vez, más allá del sabor a revancha que supone el partido. El equipo argentino tiene de antemano una motivación superior que puede capitalizar en el juego.

Handre Pollard enfrenta a Sam Cane en el Rugby Championship del año pasado. Foto EFEHandre Pollard enfrenta a Sam Cane en el Rugby Championship del año pasado. Foto EFELa gran final ya anticipa un dato: el campeón será del Hemisferio Sur y las potencias del Norte que habían comenzado el Mundial con marcada supremacía se desdibujaron. Tras quedar Inglaterra como único representate, solamente puede aspirar a un tercer puesto.

Nada de todo esto se palpa en la calle. El Mundial perdió su alma y su imagen se refleja solo en las pantallas. París será el epicentro de la definición del certamen que repartió en 40 partidos en nueve ciudades francesas y hoy no se palpa en las calles. Los partidos en el Stade de France, parecen un acontecimiento súbito en medio de la cotidianeidad parisina.

Si a los franceses no les atrae la emocionante final, el estadio lucirá incompleto. Será difícil que entre hinchas sudafricanos y neocelandeses sumen 78 mil espectadores. Todavía quedan galeses que, envalentonados por el ritmo de la fase inicial, compraron tickets hasta las finales. Ellos ya saben para quien alentar el viernes.

Los Pumas llegan más motivados que Inglaterra al partido por e bronce. Foto: Emmanuel FernándezLos Pumas llegan más motivados que Inglaterra al partido por e bronce. Foto: Emmanuel FernándezSi es por público propio, habrá que esperar una multitud de ingleses que por una cuestión de cercanía es más factible su arribo, van y vuelven para los partidos. Eso sí, habrá que ver como manejan el dolor de jugar por el tercer puesto en lugar del primero.

Más allá de la gente, la final será prometedora. Si los All Blacks logran la intensidad que sacó de la cancha -y de la final- a la Argentina, no tendrán demasiados problemas en alzar la Webb Ellis nuevamente. Sudáfrica deberá hacer mucho más que lo que hizo ante Inglaterra.

“No estuvimos en nuestro mejor nivel, especialmente en el primer tiempo. Sabíamos que teníamos mucho más para dar, pero hay que darle mérito a Inglaterra. Creo que nos pusieron bajo presión en las áreas correctas. La lucha que mostramos, nunca nos rendimos, eso es lo que representamos como equipo y como nación”, admitió y ponderó el apertura Handré Pollard, autor del penal de la victoria.

La finalísima

Sudáfrica llegó a la final como segundo de su grupo y luego eliminó a Francia en cuartos de final y a Inglaterra en semis, en ambas ocasiones por un punto de diferencia. El entrenador principal Jaques Nienaber, no espera otra cosa para la final.

«Es una final, así que va a ser ajustada. Ellos están en excelente forma, como se vio en sus últimos partidos. No se van a conseguir 30-35 puntos, va a ser un partido competitivo”, admitió el entrenador.

Sudáfrica fue de menor a mayor en el Mundial y llega a la final tras una victoria épica frente a Inglaterra. Foto: EFESudáfrica fue de menor a mayor en el Mundial y llega a la final tras una victoria épica frente a Inglaterra. Foto: EFEPara Nueva Zelanda este es un Mundial con hitos de todo tipo. Comenzaron perdiendo por primera vez en la historia en una fase inicial, cuando en el partido inaugural cayeron ante Francia. El wing Will Jordan podría convertirse en el tryman mundialista si logra apoyar por novena vez en Francia 2023. Con los tres ante Inglaterra alcanzó a Jonah Lomu, Bryan Habana y Julian Savea.

En el último partido entre los ahora finalistas, Sudáfrica se impuso en Twickenham por el Rugby Championship. Sin embargo el dato no parece ser significativo para Jordan, ni la posibilidad de quebrar el récord.

“No se ha reflexionado demasiado sobre ese partido, especialmente en los últimos dos meses. Ciertamente, los Boks son grandes rivales nuestros y tienen grandes fortalezas. Trabajaremos y veremos cómo vamos a vencerlos. En cuando a si voy a lograr el noveno try, realmente no lo pienso porque lo que importa es la tarea colectiva”, indicó el tryman del momento.

Will Jordan anota frente a Argentina. Este sábado va por el récord.Will Jordan anota frente a Argentina. Este sábado va por el récord.

Para subir al podio

Si el sábado le daban a elegir entre jugar el partido por el tercer puesto o volverse a casa, el plantel de Inglaterra hubiese preferido subir las valijas al avión. Sin embargo, el entrenador principal Steve Borthwick trabaja en la motivación para que sus dirigidos terminen el Mundial con una victoria, aunque no sea en la final.

“Este es un grupo realmente talentoso, desde los experimentados hasta los no tan experimentados. Están muy decepcionados, pero reflexionaremos sobre eso, encontraremos lo que tenemos que mejorar y seremos un mejor equipo el próximo viernes”, anticipó Borthwick.

El entrenador intentará que el partido sea concebido con carácter y sin la pesadumbre de la derrota ante los All Blacks. Considera un partido para reparar el orgullo herido.

“Comenzaré a pensar en eso los próximos días, pero lo esperaremos con ansias. Queríamos estar en la final el sábado, pero ahora nos toca Argentina el viernes y nos vamos a preparar de la mejor manera. Será una semana en la que daremos un paso adelante nuevamente”, pronosticó.

Por el lado de la Argentina, el duelo ya pasó. La contundente derrota ante los All Blacks cumplió sus 24 horas y ese es el tiempo que la conducción del grupo, tanto los entrenadores como los referentes, adoptaron para dejar atrás las alegrías o las decepciones. La meta del tercer puesto no es un consuelo, sino un objetivo reconfigurado en el mismo vestuario tras el partido de semifinales.

“Que queda un partido más, que una final más. Queremos irnos de este mundial ganando y vamos a hacer todo para que así sea. No tiramos la toalla, no la tiramos en todo el partido ante los All Blacks y no la vamos a tirar ahora. Vamos a preparar el partido por el tercer y cuarto puesto como si fuera la final que queríamos jugar porque queremos irnos cada uno a sus casas con un triunfo”, distinguió el tercera línea Marcos Kremer.

Las cartas ya están en la mesa y cada uno jugará lo que le toque. La final se aseguró un partidazo con historia y el partido para definir el último escalón del podio tiene un partido atractivo por el resultado inmediato de este mismo Mundial y la pica deportiva que existe y que de este lado se resume con el insistente “el que no salta es un inglés”.

Más Noticias