martes, 16 julio, 2024
InicioSociedadLa figurita difícil de JxC San Juan, mano a mano: batacazo, armado...

La figurita difícil de JxC San Juan, mano a mano: batacazo, armado político y los municipales

El 14 de mayo -día de las elecciones municipales y legislativas en San Juan- hubo batacazo en un bastión histórico del peronismo. A las 23.22, este diario reflejó el triunfo del empresario minero Alfredo Castro en Sarmiento. Salió primero dentro del lema Unidos por San Juan y venció al ministro de Gobierno de la provincia -cuatro veces jefe comunal del departamento- Alberto Hensel. Se convirtió en la figurita difícil de Juntos por el Cambio. «No suelo dar entrevistas, no busco ser famoso», dijo.

Según pudo saber este medio, Castro tuvo un armado político silencioso que arrancó en un desafío entre amigos y colegas. Posteriormente, logró competitividad al tejer alianzas con su mano derecha -el bancario Daniel Battezzati-, un dirigente de extracción justicialista – primer concejal electo, José Luis Fernández- y la referente Valeria Ríos que -dato de color- es la madre de la actual reina de la Fiesta Provincial del Obrero Minero y Minería, Dana Ríos. Todo galvanizado por la figura de su padre, Don Alfredo, un hombre de alta aceptación popular, que en épocas pasadas intentó timonear el distrito.

El electo ganó Sarmiento prácticamente solo. La radiografía de los guarismos electorales lo confirma. Obtuvo 4.955 votos dentro del sublema Cambia San Juan, que respaldó Marcelo Orrego, y sumó los del resto del lema hasta llegar a los 7.251 sufragios. Enfrente estaba un peronismo fragmentado por la pulseada interna entre el intendente Mario Martín y el propio Hensel. El ministro sacó 2.685 votos y adicionó a los compañeros de San Juan por Todos. Pero no alcanzó. Sólo logró 6.893 sufragios.

La diferencia en los números extrañó a los analistas y medios de comunicación. En la previa, se instaló un clima de victoria ajustada del funcionario de Sergio Uñac luego de sumar a sus filas al principal candidato opositor, Mauro Carelli. El médico, que hasta principios del 2023 era acérrimo militante del Pro sanjuanino y se había sometido a la voluntad popular en dos ocasiones precedentes, pasó al oficialismo semanas antes de los comicios.

23jpg.webp

Naturalmente, la movida provocó zozobra en el espacio de Orrego. Pero hubo una lectura rápida de la situación. Fuentes de Juntos por el Cambio dijeron que «el único capaz de instalarse en poco tiempo era Castro porque su padre es reconocido en el departamento, tenía el financiamiento y las ganas». Así las cosas, puso en marcha el dispositivo de contactos de clubes barriales, uniones vecinales, y referentes zonales.

El hombre que asumirá el 10 de diciembre en la Municipalidad de Sarmiento dijo a este diario que la idea nació de un «desafío» con amigos y que ganarle a «las nueve listas que tenía en contra fue casi heroico». Sobre todo porque «nadie apostaba por nosotros». En ese sentido, «Orrego nos permitió la lista y eso que yo no soy afiliado a ningún partido». Es más, «todavía nos estamos dando cuenta de la victoria y estamos preparados». «Estábamos cansados de la burocracia del gobierno», comentó.

Alfredo Castro tiene 55 años, nació en la localidad de Los Berros -es «berrista», como dicen los lugareños- y es propietario de una marmolería, ubicada en el centro de la provincia, y de una reconocida firma cantera y calera. Contó que arrancará la transición con Martín el martes de la semana que viene. «Nos conocemos», afirmó, pero no entabló diálogo político. También conoce al ministro Hensel: «Hicimos trabajos en su casa con la marmolería», comentó.

En lo estrictamente municipal, Castro se diferenció de sus pares de Juntos por el Cambio en un aspecto: no planea un achique del Estado. «No, reducción no. Los empleados tienen su estabilidad, sus derechos», marcó. Aunque sí pondrá bajo la lupa los nombramientos transitorios que hizo el actual jefe comunal: «Veremos si trabajan, si no, se pueden revocar».

En cuanto a la proyección de la gestión, el calero dijo que «hay mucho para desarrollar, la gente pide trabajo y Sarmiento es rico en todo. Después de Iglesia, es el departamento con más riqueza». Acto seguido, enumeró «tenemos cales, olivos, pistachos y ahora cultivo de cannabis». Por eso, destacó que habrá gestiones junto al Gobierno de Orrego para darle vida a la Ruta 153 en Los Berros. «Los camiones tienen que pasar por Luján de Cuyo para ir a Chile, pero si pasaran por nuestra ruta se ahorraría de 11 a 13 dólares. Las cales serían más competitivas que las de Turquía», informó, «hice un estudio de mercado, creo que puede haber un mix de inversión pública y privada para la ruta». Aprovechó para tirar contra el oficialismo: «Hicieron obras, pero no son productivas».

Además, Castro apuntó que San Juan es la provincia con mayor superficie cultivada de olivos, de los cuales el 85% está en Sarmiento. «Hay seis fábricas en el departamento, exportan al mundo, son de primer nivel», dijo. Lo mismo con los vinos: «Las mejores uvas tintas del país están en el Valle de Pedernal, tenemos que explotar eso». No obstante, todo indica que la gran apuesta productiva del electo será el cannabis.

«Hay tres proyectos privados que están frenados por la legislación actual. Los tres invierten mucho dinero. Son un lujo», indicó. En ese sentido, buscará estimular la mano de obra local en el rubro, principalmente femenina, que es demandada para el cuidado de las plantas. «Una sola fábrica generaría unos 200 empleos y exportaría el aceite medicinal», estimó, y puso de ejemplo a La Rioja, que lanzó «Federal», un aceite realizado 100% en la vecina provincia.

El electo, como dijo, no es afiliado militante, pero sí maneja la verticalidad política que le legó su padre y la verticalidad inherente al ámbito privado. Ergo, respalda la candidatura a la presidencia de la Nación de Patricia Bullrich y pide el voto por Emilio Achem y Nancy Picón. Como parte del empresariado local, cayó en algunos lugares comunes, que son cuestionamientos de vieja data del sector. Son dos: «El ajuste lo tiene que hacer el Estado nacional» y «hay que cambiar las leyes laborales porque nadie quiere tomar gente». Sin embargo, está convencido que, pese a que la situación económica «no se va resolver de un día para el otro», sí se permitió algo de optimismo. Usó la frase más conocida de Eduardo Duhalde: «Estamos condenados al éxito».

Más Noticias