miércoles, 21 febrero, 2024
InicioTecnologíaNació en La Plata, se fue a Francia por el rugby y...

Nació en La Plata, se fue a Francia por el rugby y ahora lidera un innovador plan para descontaminar el agua

Alan D’Alfonso Peral inventó el Geneseas, un barquito robótico que usa inteligencia artificial y energía solar para limpiar residuos que flotan. “Como no había soluciones, decidí crear una”, dice.

Uriel Bederman

07 de octubre 2023, 05:49hs

Alan fue durante muchos años jugador en el Club Universitario de La Plata; también es amante de la navegación. (Foto: Cortesía)

Alan fue durante muchos años jugador en el Club Universitario de La Plata; también es amante de la navegación. (Foto: Cortesía)

El idioma español de Alan D’Alfonso Peral, un argentino de 40 años que creó una innovadora solución para descontaminar el agua, exhibe las señas de quienes vivieron mucho tiempo en Francia. Con casi 15 años en ese país europeo, el emprendedor se muestra orgulloso de sus orígenes bonaerenses y de sus años como jugador de rugby en el Club Universitario de La Plata. “Mantengo los valores del deporte en todos mis proyectos”, dice en diálogo con TN Tecno.

Nos acercamos a él para conocer los detalles de su invención, Geneseas, un singular barquito robótico que funciona con inteligencia artificial y energía solar con un propósito de base: limpiar los residuos e hidrocarburos que flotan en mares, puertos, lagunas y fuentes. También procura generar conciencia. D’Alfonso Peral es un deportista de raza: además de su pasión por el rugby, es amante de la navegación. “Tristemente, he observado el aumento de la contaminación del agua durante mis viajes en velero”, dice.

Video PlaceholderAsí funciona el dispositivo creado por Alan D’Alfonso Peral. (Video: Fundación Recyclamer)

Su experiencia coincide con una serie de estudios que muestran una realidad alarmante. Según la ONG Pew Charitable Trusts, se calcula que cada año ingresan a los océanos casi 13 millones de toneladas métricas de plástico —el equivalente a un camión de basura que tira sus desechos en el mar cada minuto—, amenazando la vida marina y contaminando las costas. Más: se estima que cerca del 10% de la producción total de plástico termina en el fondo marino.

– ¿Cómo fue el recorrido que derivó en la idea para crear ese pequeño barco amigo del medio ambiente?

– Llegué a Europa por el rugby: fui profesional en la tercera división francesa. Esa actividad me permitía navegar y bucear durante casi todo el verano. He navegado más de 8.000 millas en el Atlántico y en el Mediterráneo. Una vez, en las islas de Frioul, cerca de Marsella, estábamos buceando con un amigo y encontramos más desechos que lo usual. Había demasiados. Fue entonces cuando decidimos crear una la fundación Recyclamer para sensibilizar y educar a las generaciones futuras sobre la contaminación del agua.

Leé también: Innovación: un estudiante creó un polvo de origen vegetal para convertir el aceite en un producto compostable

Geneseas llegó después. Luego de visitar más de 50 puertos en España y Francia, tomé conciencia de la necesidad de un sistema que recolecte los desechos antes de que se hundan, para evitar el impacto ambiental. Quería comprar uno para la Fundación y, como no existía, decidí fabricar uno en el salón de mi casa. En ese momento, pudimos tener terminado un prototipo.

– ¿Cómo pasaron a la instancia de producción?

– Después de presentarlo, lo lindo fue que el capitán de un puerto quería comprarme el sistema, ya que no había nada en el mercado y es realmente una necesidad. Entonces, decidí hablar con otros capitanes para realizar un producto adaptado. Claro, tanto analicé la situación que terminó siendo una patente. Pedí un crédito y creé la empresa. Quería terminar mi idea, y cuando tuve otro prototipo, hice una ronda de negocios. Coticé la compañía y vendí el 15%. Eso me permitió desarrollar la aplicación web, para pilotear el robot a distancia, y financiar el desarrollo de la inteligencia artificial del robot.

Más Noticias