jueves, 30 mayo, 2024
InicioEconomíaTraslado express de la devaluación a precios: en septiembre, llegaría al 90%

Traslado express de la devaluación a precios: en septiembre, llegaría al 90%

La devaluación que se dio en agosto tras las PASO y que hizo saltar 22% el dólar oficial se trasladó con mucha rapidez a los precios. Eso se vio claramente en la inflación del mes pasado, que fue de 12,4% según el INDEC, la más alta en 32 años.

Esa celeridad en el llamado «pass through» o pasaje a los precios fue tal que los efectos de la devaluación podrían ser eclipsados en apenas dos meses, según advierten los economistas.

Los cálculos de Value Deal Consultora (VDC) al respecto son contundentes: el pasaje a los precios en agosto fue instantáneo en un 45,7%. Con lo cual, si se tiene en cuenta que la inflación de septiembre va a rondar el 10%, según las previsiones privadas, la inflación habrá consumido casi el 90% de la devaluación de agosto, analizó la consultora.

Entre las condiciones buscadas, según la concepción del FMI, la devaluación permite mejorar los ingresos a través de las exportaciones, pone un límite a las importaciones y colabora en cerrar la brecha cambiaria. Al mismo tiempo, una caída en la actividad supuestamente modera la inflación. Sin embargo, estos efectos durarían poco, según el ritmo inflacionario actual.

El trabajo de VDC señala que “si bien no es novedoso que subrepticiamente se observe una devaluación brusca del peso, lo realmente inédito fue la magnitud del pase a inflación de esa devaluación”.

El informe hecho por sus directores, Pablo Besmedrisnik y Slomit Milchiker recuerda que, “de los siete saltos cambiarios en un solo mes de lo que va del siglo (en 2002, 2014, 2015, 2018 por dos, 2019 y 2023) en seis ocasiones el traslado a precios inmediato fue del 20% o menos. Solamente la devaluación de agosto superó ese porcentaje.

“La velocidad a la que se licuó vía inflación el incremento cambiario del mes pasado es más de cuatro veces más que el promedio de las últimas tres devaluaciones (10,8%)”, señalaron.

Con la devaluación, se licuó el poder adquisitivo de los trabajadores, que pidieron reabrir paritarias. Foto AFPCon la devaluación, se licuó el poder adquisitivo de los trabajadores, que pidieron reabrir paritarias. Foto AFP“Si extendiéramos el análisis incluyendo al mes siguiente a la devaluación, y suponiendo una inflación del 10% para septiembre con la continuidad del tipo de cambio sin modificaciones, la inflación habrá consumido casi el 90% de la devaluación de agosto. Un guarismo incomparable con situaciones similares en los últimos 23 años”, concluyeron los analistas.

Inflación de dos cifras hasta fin de año

En este sentido, los pronósticos de los economistas sobre la inflación para lo que resta del año no son muy optimistas. Calculan que el índice de precios mensual del último cuatrimestre del año se mantendrá en las dos cifras, dada la incertidumbre política y la posibilidad de un levantamiento del cepo cambiario que genere una nueva depreciación del peso.

Acerca de la rapidez del pasaje a precios de la devaluación, el economista Luciano Cohan escribió en las redes sociales el 18 de agosto pasado: “Mido la inflación de alta frecuencia desde 2013. Hubieron seis devaluaciones discretas: enero de 2014, diciembre de 2015, junio de 2018, septiembre de 2018 y agosto de 2019. La devaluación tardaba una o dos semanas en llegar a las góndolas. En ninguna, el pasaje a precios fue tan fuerte y rápido como en la de esta semana”,

Mido inflación d alta frecuencia desde 2013. Hubieron 6 devaluaciones discretas: ene 2014, dic 2015, jun 2018, sep 2018, ago 2019. Deva tardaba 1 o 2 semanas en llegar a las gondolas.

En ninguna el pasaje a precios fue tan fuerte y rápido como en la de esta semana.

— Luciano Cohan (@LucianoCohan) August 18, 2023 También un informe de la consultora LCG destacó que “con la inercia que venía la economía y asumiendo un pasaje a precios del 50%, la inflación irá a un rango de 20-25%, acumulado entre agosto y septiembre. En ese contexto, “en dos meses el tipo de cambio real posiblemente estará en el mismo nivel que hace unas semanas”, señaló la consultora.

Según la visión de los economistas de VDC,“la devaluación como mecanismo de corrección macroeconómica es eficiente en el margen y en casos puntuales. Pero cuando es guiada persistentemente por necesidad (o desesperación) los resultados son cada vez peores. Así como menos gente cree que bonos o dinero gratis son un activo existiendo una inflación sin control, los agentes anticipan racionalmente que la devaluación al final del día y más temprano que tarde se terminará volcando a precios, y cuanto antes ajuste su precio o remuneración, más protegido estará de pérdidas reales mayores”, consignó el informe.

«En esta ocasión la decisión de devaluar se da en un contexto de inflación en alza aun con algunos precios pisados. Mientras que la devaluación del peso en agosto de 2023 se dio con una inflación promedio del 6,7% mensual durante los tres meses previos, en los eventos devaluatorios bruscos previos en ningún caso había una inflación promedio mayor del 3% mensual. Con precios desbocados y con el dólar oficiando como una de las pocas anclas cambiarias (relativa, pero ancla al fin), una devaluación es arrojar más leña al fuego», finalizó el trabajo de VDC.

NE

Más Noticias