miércoles, 24 abril, 2024
InicioSociedadLa trama de encubrimiento en la muerte de Débora Pérez Volpin: el...

La trama de encubrimiento en la muerte de Débora Pérez Volpin: el director de la clínica se negó a declarar

El exdirector médico de la clínica La Trinidad, Roberto Martingano, se negó a declarar en el inicio del segundo juicio, que investiga el encubrimiento de la muerte de Débora Pérez Volpin.

En la primera audiencia ante el Tribunal Oral Criminal 26, el principal acusado omitió dar explicaciones. Sí lo hizo la instrumentadora Miriam Frías, imputada por falso testimonio.

Leé también: Muerte de Débora Pérez Volpin: comienza el juicio por encubrimiento y falso testimonio

Muerte de Débora Pérez Volpin: la acusación de encubrimiento al director de la clínica

Martingano fue imputado por haber entregado a la Justicia una máquina procesadora del endoscopio con los números de serie “limados”, lo cual no permite conocer la autenticidad de esa máquina ni constatar si fue cambiada luego de la muerte de la periodista. Además se lo acusa de haber sustraído información a la Justicia en cuanto a si la paciente fue conectada al electrocardiograma al momento del estudio.

La sospecha es que, ante el requerimiento de la Justicia, se cambió la máquina para evitar que la verdadera sea peritada.

Durante la audiencia, los jueces leyeron el interrogatorio que se le hizo a Martingano en enero de 2020. Entonces negó haber encubierto el crimen y afirmó que la máquina procesadora de endoscopio fue la que se utilizó en el procedimiento en el que murió la periodista.

La familia de Pérez Volpin cree que se cambió el equipo y remarcan que, por el contrario, fue entregado uno que llevaba “más de dos años” sin ser utilizado.

“Ese equipo no funciona, no fue ingresado legalmente al país ni tiene autorización de la ANMAT (Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica)”, indicó a TN Diego Pirota, abogado de la querella. E insistió: ”Todos los peritos en el juicio anterior determinaron que esa procesadora no funciona y hacía dos años no se encendía”.

La muerte de Débora Pérez Volpin: el director de La Trinidad se negó a declarar en el inicio del segundo juicio.

La muerte de Débora Pérez Volpin: el director de La Trinidad se negó a declarar en el inicio del segundo juicio.

La defensa del director de la clínica: “No hay una sola prueba de que la procesadora haya sido cambiada”

“Pensamos que (Matingano) iba a querer dar una explicación. Tiene que hacerlo por el encubrimiento de esa muerte. Las pericias determinaron que mintió”, reclamó Pirota, y afirmó: “Débora murió por mala praxis. Estaba sana, no tenía ningún problema”.

Vadim Mischanchuk, defensor de Martingano, afirmó que “no hay una sola prueba que acredite que la procesadora fue cambiada”.

A su vez, negó que se hayan ocultado partes de un informe del monitoreo de los signos vitales que se hizo de Débora Pérez Volpin durante la endoscopia. En el expediente consta sólo se entregó desde la página 37 a la 55, cuando la totalidad del documento tenía 60 páginas.

“Es falso. Esas impresiones fueron entregadas voluntariamente. Y quien indicó que se hicieran fue el subdirector médico, no Martingano”, dijo.

La declaración de la instrumentadora: “No mentí ni oculté información”

Miriam Frías, acusada de falso testimonio, afirmó durante la primera audiencia del segundo juicio: “Ni mentí ni oculte información, recordé lo que recordé”. Además, mencionó que aquel 6 de febrero del 2018 “el quirófano fue un caos”.

“Hace cinco años que no miro televisión. Me volvieron loca con esa presión, no podía vivir más. Borré todo de mi mente en un proceso de protegerme”, se justificó ante la consulta de por qué no recordó detalles de actividad en el quirófano.

“Declaré lo que recordé, no tengo más nada para decir”, insistió Frías, que enfrenta una pena de hasta cuatro años de prisión por el falso testimonio.

Leé también: Caso Débora Pérez Volpin: el exdirector médico de la clínica y la instrumentadora quirúrgica pidieron frenar el inicio del juicio oral por falso testimonio

El juicio continuará el miércoles con la declaración de los primeros testigos, un total de más de 70 que propusieron las partes.

En el primer juicio, el juez Alejandro Anzóategui condenó al endoscopista Diego Bialolinkier a una pena de tres años de prisión en suspenso y seis años y medio de inhabilitación por homicidio culposo, debido a que se comprobó que manipuló incorrectamente la caña del endoscopio y eso perforó el esófago de la paciente. En tanto, fue absuelta la anestesista Nélida Puente.

Más Noticias