domingo, 26 mayo, 2024
InicioEspectáculosUn cuento perfecto: la serie española que le da una vuelta de...

Un cuento perfecto: la serie española que le da una vuelta de tuerca a la fórmula de niña rica y chico pobre

Disponible en Netflix, a lo largo de cinco episodios cuenta la clásica historia de amor, con dos yapas: una en el guión y la otra en los paisajes griegos.

Ya la conocemos de memoria, como si la hubiéramos aprendido en la escuela para que quedara en el archivo mental para siempre: chica rica conoce a chico pobre, se enamoran a primera vista y comen perdices, a pesar de la diferencia de clases. Pero Un cuento perfecto es eso -sostenido por un buen guión- más dos yapas jugosas: una, en el modo de relatar, la otra en los bellos paisajes griegos.

Porque, sí, la serie de Netflix es española pero está casi íntegramente rodada en Grecia. En las callecitas pintorescas de sus pueblos, en las playas paradisíacas de aguas tirando al turquesa… Hasta allí fueron Margot y David, los personajes centrales de esta ficción basada en la novela homónima de Elisabet Benavent (la misma autora que inspiró el guión de Valeria), con intención de reflexionar, reinventarse y recuperar a sus respectivos ex.

Pero, lejos de la reconquista buscada, el destino y sus propios deseos les jugaron una linda pasada.

Álvaro Mel y Anna Castillo se lucen en la composición de sus personajes, con más sutileza que exageración.

Álvaro Mel y Anna Castillo se lucen en la composición de sus personajes, con más sutileza que exageración.

A través de cinco episodios ágiles y relativamente cortos (casi todos van de las 30 a los 40 minutos, salvo el quinto que llega a los 53), los protagonistas pactan un viaje de ayuda mutua, para que él pueda volver con Idoia, la novia que lo destrata, y ella con Filippo, un muchacho al que hace unos días dejó plantado en el altar.

Más allá de que Margot Ortega Ortiz de Zárate (Anna Castillo) sea miembro de una familia muy adinerada, dueña de una cadena de hoteles cinco estrellas, y de que David (Álvaro Mel) tenga que dormir en el sofá de unos amigos porque no le alcanza para mucho más, el amor, como ya sabemos -y en este caso se intuye de entrada-, siempre es más fuerte.

La diferencia del clásico esquema telenovelero infalible se da aquí por el acuerdo de partes que hicieron sin saber mucho el uno del otro. Se saben de clases diferentes, pero no se regalan muchos datos. Se entregan al plan de ayuda primero, y luego al placer, entre otros sustantivos.

Sin necesidad de recurrir a la exageración para matizar ambos mundos, en Margot se percibe el agobio que genera su madre (Ana Belén, de poco lucimiento), con sus mandatos, sus pretensiones y su falta de empatía. Y en los arrabales de David hay aroma a amistad (tanto en la que casa que comparte con una pareja amiga, como en la florería y en el bar en los que trabaja), a cosa relajada.

David tiene un don para el armado de ramos de flores y ella tiene un alto cargo en el imperio hotelero de su familia.

David tiene un don para el armado de ramos de flores y ella tiene un alto cargo en el imperio hotelero de su familia.

El mundo de Margarita se completa con sus hermanas, Patricia (Russian Red) y Candela (Ingrid García Jonsson), que parecen más obedientes, pero finalmente también terminan rompiendo cordón con su madre.

A diferencia de lo que sucede con Valeria, otros de los éxitos de Netflix, en Un cuento perfecto no hay necesidad de exagerar los perfiles de los personajes que diseñó Benavent para sus novelas. La sutileza viaja de las páginas a la pantalla, y se instala también las composiciones que hicieron Álvaro Mel y Anna Castillo, ganadora de un premio Goya por su trabajo en El olivo, e integrante de la gran serie española Arde Madrid.

Valdrá la pena llegar a la última escena para confirmar si realmente se trata de un cuento perfecto, como dice el título, con final feliz. O con dos finales. O con final incierto. Como sea, el viaje hacia el cierre bien vale el tiempo invertido, con interesantes escalas en arenas griegas. Y en el sentir, más que en el deber.

Ficha

Calificación: Buena

Comedia romántica Protagonistas: Anna Castillo y Álvaro Mel Guión: Marina Pérez Dirección: Chloe Wallace Emisión: cinco episodios en Netflix. 

Más Noticias

Creer en los contadores de historias nacionales

En una cartelera teatral porteña con importantes títulos...

Euro hoy: a cuánto cotiza este domingo 26 de mayo

El euro cotiza este domingo 26 de mayo...

La accidentada largada del Gran Premio de Mónaco de Fórmula 1

De principio a fin: Charles Leclerc (Ferrari) se dio...