miércoles, 19 junio, 2024
InicioDeportesLisandro Martínez y una felicidad eterna: «Me levanto y me duermo pensando...

Lisandro Martínez y una felicidad eterna: «Me levanto y me duermo pensando que soy campeón del mundo»

Lisandro Martínez es presente y futuro de la Selección Argentina, pero también ya es historia. A sus 25 años, el defensor del Manchester United, club donde es muy querido por sus fanáticos, se colgó la estrella más importante de todas. Y esa sensación de haber sido participe necesario, disputó cinco de los siete encuentros, para lograr la tercera estrella lo sigue acompañando: “Me levanto y me duermo pensando que soy campeón del mundo”.

El camino inició con turbulencia, dado que la impensada derrota por 2 a 1 frente a Arabia Saudita no estaba en los planes de nadie, pero a veces dar un paso para atrás significa dar dos para adelante. “Después de Arabia Saudita tuvimos una charla hermosa, se redoblaron los esfuerzos y el enfoque. Conectamos a tierra y empezamos”, expresó.

Y aunque con el diario del lunes fue un tropezón necesario, por aquellos días era una situación que tenía alarmado a un país entero. Por supuesto, los futbolistas no estaban exentos del miedo y el partido ante México, el cual se logró ganar por 2 a 0 con goles de Lionel Messi y Enzo Fernández, era de vital importancia.

“Te imaginabas el peor escenario. Habíamos perdido el primer partido y ya tocaba un partido durísimo con México”, comenzó explicando. Aunque luego remarcó que sentía mucha confianza: “A mí me encanta la presión, me gusta jugar los partidos bravos. Me agranda que lleguen esos partidos, los quiero jugar. Sentía que teníamos que entrar a la cancha y matar. Teníamos que ganar ese partido y sentía que lo íbamos a ganar”.

Es muy común que lo futbolistas apelen a psicólogos para poder afrontar situaciones de mucha presión y para poder tener una mayor preparación de lo que les toca vivir en el día a día de sus carreras y de sus vidas. El Licha contó como prepara los partidos y la importancia de hacer terapia. “Trabajo con mi psicologa, que es con la trato de desconectar todo. Tener un psicólogo, hacer terapia es fundamental. Lo que mostrás en la cancha es lo que, más o menos, sos en tu vida personal”.

Además, comentó que una manera de prepararse para los partidos es imaginar situaciones de juego para poder sentirse más preparado y poder resolver de una manera más eficaz: “Visualizo antes y durante los partidos”.

También reflexionó acerca del logro que se consiguió en Qatar 2022, que más allá de lo significante que fue por ser el titulado más deseado por cualquier futbolista, sirvió para poder espantar los estigmas de los anteriores equipos que tuvieron la victoria esquiva y siempre quedaron a la puerta de la gloria. “Nosotros, creo yo, llegamos a la Selección con la carga de todo lo que habían sufrido Leo, Ota, Fide y el Kun y decir ‘estoy hay que cambiarlo, no puede ser que nos pase’”, analizó.

Los motivos de la tercera estrella

Siempre se dice que los grandes equipos empiezan a construirse desde el vestuario. Los lazos, la confianza, la buena onda y la amistad generan que a la hora de salir a la cancha los jugadores tengan una mayor unidad y Martínez hizo hincapié en esto: “Somos una familia, con un amor puro, real”.

A la hora de mencionar el espíritu y los motivos de porque la Selección pudo llegar al objetivo remarcó: “Fuimos campeones del mundo porque sabíamos lo que queríamos, sabíamos muy claro el objetivo. Tuvimos la humildad de aceptar la derrota, tuvimos mucho respeto, aunque se vieron cosas que las sacaron de contexto. Siempre respetamos al rival”.

Y finalizó: “Tuvimos esa mentalidad, esa hambre, ese barrio en el mundial. Sacamos a nuestro niño a jugar, nos divertimos. Teníamos una energía que no era normal. Los rivales terminaban a acalambrados y nosotros queríamos seguir jugando”

Julián Álvarez y el momento en que se sintió campeón

Si hay un futbolista que sepa lo que es ser ganador es Julián Álvarez y lo más impactante de esa premisa es que solamente tiene 23 años. A su corta edad ya ha logrado: una Copa del Mundo, una Copa Libertadores, una Copa América, una Champions League, Premier League, entre los títulos más destacados. “Con 22 años viví un montón de cosas en poco tiempo”, señaló.

Su mentalidad es su principal arma de guerra y desde chico tuvo en claro sus objetivos: “Desde chico, mi sueño era ser jugador de fútbol, pero siempre imaginé jugar en Europa, en la Selección y ese tipo de cosas. Nunca se me paso por la cabeza que no lo iba a lograr, siempre estaba esa meta”.

Si algo lo destaca dentro del campo de juego es la calidad y la facilidad para hacer goles, pero también el esfuerzo y la intensidad que pone en cada uno de los partidos. Todos los jugadores dejaron todo y más para cumplir su sueño y el sueño de un país entero, pero la Araña comentó que al ver a Messi esforzándose con todo lo que tenia fue una motivación extra. “Si lo ves a Leo corriendo, que se pelea, vas a dejar la vida”.

Y remarcó el amor por la Selección que posee Nicolás Otamendi, Ángel Di María y Messi, quienes son los referentes del equipo, que tienen cientos de batallas en sus espaldas y que nunca dejaron de esforzarse por cumplir su máximo anhelo: conseguir campeonatos con la camiseta albiceleste. “Ellos vivieron momentos difíciles, son un ejemplo para todos”.

Más Noticias