jueves, 30 mayo, 2024
InicioDeportesMundial femenino: Argentina arriesgó en un buen debut y en el final...

Mundial femenino: Argentina arriesgó en un buen debut y en el final se quedó con las manos vacías ante Italia

El DT Germán Portanova se la jugó con los cambios en el cierre del partido, pero fue la Azzurra la que encontró el 1-0 que le dio el triunfo por el grupo G. El jueves, ante Sudáfrica, el segundo encuentro.

El que no arriesga, no gana. El DT Germán Portanova se la jugó con un cambio ofensivo para el tramo final del debut en el Mundial femenino de Australia y Nueva Zelanda 2023, lo mismo hizo la entrenadora rival Milena Bertolini. Y en ese movimiento táctico fue Italia el que encontró un agónico gol para dejar con las manos vacías y la esperanza golpeada a una Selección Argentina que buscaba su primera victoria en una cita mundialista.

Foto: Saeed KHAN / AFP.

Foto: Saeed KHAN / AFP.

Fue 1-0 gracias al cabezazo de Cristiana Girelli, a los 87, cinco minutos después de haber ingresado al campo de juego. La delantera de la Juventus es la más experimentada del plantel (33 años) de la ‘Azzurra’ y, paradójicamente, ingresó por la más joven, Giulia Dragoni (16), prodigio de la Masía del Barcelona de España.

Fue mucho premio para Italia, número 16 del ranking FIFA, que si bien había sufrido la anulación -correctamente- de dos goles en el primer tiempo y había levantado su nivel en el segundo, se sintió incómodo ante el planteo de la Argentina y no consiguió un dominio abrumador en el estadio Eden Park.

La jugada previa del tanto surgió por la banda derecha de Argentina, donde ya no estaba Romina Núñez, una de las de mayor despliegue y que había dejado la cancha para el ingreso de la misionera Yamila Rodríguez, con más vocación ofensiva. Por ahí se filtró la lateral Lisa Boattin, que lanzó el centro al punto penal para que Girelli le gane en el salto a Eliana Stábile. Eran cuatro italianas dentro del área contra tres argentinas. Pecado mortal.

«Es un Mundial, se define por un detalle», se lamentó Estefanía Banini, la mendocina que con sus gambetas levantó a las casi 31.000 personas que presenciaron el debut de la Selección Argentina en su cuarto Mundial.

En un encuentro tan parejo, con mucha imprecisión y pocas opciones de peligro también, es difícil hablar de merecimientos. Pero la Argentina supo cómo complicar a Italia, principalmente desde la pelota parada y la pegada de la zurda Stábile.

Ese centro venenoso, con rosca y cerrado al segundo palo en el inicio del complemento que rechazó con lo justo la arquera Francesca Durante fue de lo más peligroso de la Albiceleste, que se fue quedando sin nafta.

El tándem del mediocampo entre Lore Benítez y Falfán perdió la posesión de la pelota, y eso hizo crecer a Italia. ¿Tardaron en aparecer los cambios? Con el diario del lunes es posible responder afirmativamente, pero también está claro que el rendimiento general pedía un recambio físico por el gran desgaste que se había realizado en los primeros 60 minutos.

«Si nos tocaba perder, ésta era la mejor manera. Me voy tranquilo con mis jugadoras porque lo dejaron todo. En el fútbol se gana y se pierde. La cabeza es muy importante para lo que sigue. Vinimos a jugar un Mundial, no solo un partido. Debemos dar vuelta la página», resumió Portanova, en la conferencia de prensa posterior.

La desesperación llegó después del gol de Italia, con la inclusión de Dalila Ippolito, una de las joyas juveniles de la Albiceleste y que es futbolista de Juventus, y Paulina Gramaglia. El tiro libre de Flor Bonsegundo, un bombazo que salió al centro del arco, fue el último intento de la Selección Argentina, que se lamentó por una nueva intervención de Francesca Durante.

Fue el décimo partido de la Selección Argentina en un Mundial, con dos empates (ambos en 2019) y ocho derrotas. La próxima cita será el jueves (a las 21:00, hora argentina) ante el campeón africano, Sudáfrica, que hizo transpirar a Suecia -uno de los mejores seleccionados del mundo- hasta el minuto 90. 

Más Noticias