jueves, 30 mayo, 2024
InicioSociedadLa OTAN refuerza lazos con Kiev con un nueva plataforma de cooperación...

La OTAN refuerza lazos con Kiev con un nueva plataforma de cooperación política y militar

La cumbre de líderes de la OTAN que se celebra este 11 y 12 de julio en Vilnius (Lituania) supondrá un antes y un después para Ucrania. El encuentro contará con la presencia del presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, aunque queda por confirmar todavía por motivos de seguridad si estará en la capital lituana de forma presencial o participará por videoconferencia. En todo caso, la cita, según ha explicado el secretario general aliado, Jens Stoltenberg, servirá para acercar todavía más al país a la organización trasatlántica con la creación de un Consejo OTAN-Ucrania, un programa multianual de asistencia y la promesa política de que Ucrania se convertirá en miembro de la Alianza Atlántica.

«En la cumbre vamos a fortalecer aún más a Ucrania y estableceremos una visión para su futuro», ha explicado el político noruego detallando los tres elementos con los que aspiran a acercar a Kiev a la OTAN. «En primer lugar, acordaremos un programa plurianual de ayuda para garantizar la plena interoperatividad entre las fuerzas armadas ucranianas y la OTAN. En segundo lugar, mejoraremos nuestros vínculos políticos, mediante la creación del Consejo OTAN-Ucrania. Y, en tercero, espero que los líderes aliados reafirmen que Ucrania se convertirá en miembro de la OTAN y se unan en la forma de acercar a Ucrania a su objetivo», ha precisado confirmando también que Zelenski estará en la reunión inaugural de la nueva plataforma de consultas y cooperación en la que se sentarán los 31 países aliados -y Suecia cuando su una al club- y Ucrania «como iguales».

¿Para que servirá este nuevo foro? «Si se sienten amenazados de alguna manera y ven la necesidad de consultas urgentes, entonces pueden invocar este mecanismo de consulta de crisis entre dos aliados de Ucrania como miembros del Consejo», ha precisado Stoltenberg sobre la función del Consejo que también abrirá la puerta a la creación de subcomités para abordar tareas específicas, como la interoperabilidad. «La idea es establecer un organismo en el que hagamos cosas juntos, decidamos cosas juntos, consultemos juntos sobre cuestiones que importan para nuestra seguridad y reforcemos la cooperación y los lazos. Esto acercará a Ucrania a la OTAN», ha añadido.

Adhesión de Ucrania

Aunque los países aliados todavía negocian el lenguaje del comunicado final, Stoltenberg confía en encontrar la fórmula para renovar el compromiso de adhesión y en lanzar un mensaje claro, que recuerde que los aliados también están de acuerdo ya en muchos principios importantes en lo que se refiere a Ucrania y a la adhesión. «Estamos de acuerdo en que las puertas de la OTAN están abiertas. Estamos de acuerdo en que Ucrania se convertirá en miembro, lo cual es un mensaje importante. Y también estamos de acuerdo en que corresponde a los aliados de la OTAN y a Ucrania decidir cuándo es el momento adecuado», ha dicho en su comparecencia.

Una muestra del compromiso político con Kiev es el envío «sin precedentes» de munición de todo tipo que Stoltenberg ha celebrado aunque ha eludido pronunciarse sobre el suministro de bombas de racimo a Ucrania. El noruego ha reconocido que la Alianza Atlántica no tiene una posición sobre este tema aunque algunos países aliados –desde Alemania hasta España– han firmado la convención sobre Municiones de Racimo. No es el caso de Estados Unidos que estudia la posibilidad de proporcionar este tipo de armamento. «Corresponde a los aliados de forma individual decidir sobre la entrega de esta asistencia militar a Ucrania. Corresponde a los gobiernos decidir, no a la Alianza», ha indicado interrogado sobre esta posibilidad. Sí ha apuntando que quien utiliza este tipo de munición en «una guerra brutal» es Rusia. La diferencia sería que Moscú lo utiliza en una guerra de agresión mientras que Ucrania las usaría para defenderse.

Planes regionales y más gasto

Stoltenberg también ha confirmado que la cumbre de la OTAN dará «pasos importantes» para reforzar los planes de disuasión y defensa con la adopción de tres nuevos planes de defensa regional para contrarrestar las dos principales amenazas a las que se enfrentan los países aliados: Rusia y el terrorismo. El primero pondrá el foco en el norte, en el Atlántico y el Ártico europeo, el segundo, con la mirada puesta en el centro, se focalizará en la región del báltico y Europa mientras que el tercero estará destinado al sur, el Mediterráneo y el mar Negro. Para todo esto, la OTAN adaptará sus mecanismos de mano y y creará una nueva estructura con el objetivo de mantener en alerta a 300.000 soldados, respaldado por aire y mar.

De la cita también se espera salga un acuerdo sobre el nuevo Plan de Acción de Producción de Defensa para agregar la demanda, impulsar la capacidad y aumentar la interoperatividad. España, que bloqueó el plan hace unas semanas, se da a priori satisfecha con el lenguaje del acuerdo, según han confirmado fuentes de la OTAN. Y el compromiso de que dedicar un 2% del PIB a gasto en defensa será un suelo y no un techo. En este ámbito, Stoltenberg se ha mostrado satisfecho con los últimos datos de gasto que confirman que este año los países aliados destinarán un 8,3% al gasto militar. “Se trata del mayor aumento en décadas y el noveno año consecutivo de aumento de nuestro gasto en defensa. Los aliados europeos y Canadá habrán invertido más de 450 000 millones de dólares adicionales desde que acordamos nuestro compromiso de inversión en defensa en 2014. Entonces, solo tres Aliados gastaban el 2 % del PIB en defensa. Este año, 11 aliados alcanzarán o superarán el objetivo”, ha explicado sobre los datos provisionales publicados este viernes.

Es el caso de Polonia (3,9%), Estados Unidos (3,4%), Grecia (3,01%), Estonia (2,7%), Lituania (2,5%), Finlandia (2,4%), Rumaniía (2,4%), Hungría (2,4%), Letonia (2,2%), Reino Unido (2,07%) y Eslovaquia (2,03%). España, en cambio, seguirá un año más a la cola de los países aliados con un gasto miitar del 1,26%, por delante solo de Bélgica y Luxemburgo. España, que alcanzará el objetivo del 2% en 2029, celebra que la cumbre pondrá en valor no solo el objetivo del 2% sino el dinero invertido en equipos militares e I+D así como la contribuciones a operaciones, dos ámbitos en los que cumple con creces al estar presente en operaciones en Irak, en Turquía, Letonia y Estonia. Además, España destina un 29% a capacidades militares, por encima del 20% de objetivo fijado en la cumbre de Gales de 2014. 

La cita de Lituania también permitirá a los líderes aliados reunirse con sus socios de Australia, Nueva Zelanda, Japón y Corea del Sur y Stoltenberg confía en que culmine con un acuerdo con el presidente turco Tayyip Erdogan para incorporar a Suecia. El jueves Stoltenberg se mostró confiado en las posibilidades de terminar de solventar los últimos obstáculos el lunes. De dar su visto bueno la asamblea turca, cuyo receso estival arranca el 15 de julio y no volverá a reunirse hasta octubre, tendría la última palabra. Según fuentes diplomáticas, Hungría también ha dado señales de que estaría en disposición de ratificar la adhesión de Suecia antes que Turquía.

Más Noticias