jueves, 30 mayo, 2024
InicioPolíticaElisa Carrió y un mensaje a la interna: «El PRO se dividió...

Elisa Carrió y un mensaje a la interna: «El PRO se dividió entre sectores de centro y de extrema derecha»

Elisa Carrió observa con melancolía su casa de Exaltación de la Cruz, que le llevó años construir pero ahora va a dejar para mudarse a Capital. La líder de la Coalición Cívica dice que ya no la puede mantener. Carrió está preocupada por la crisis económica, por el clima de violencia y por lo que asegura empezó a ver desde hace un tiempo. El corrimiento hacia una «extrema derecha» de sectores como el de Milei y el que dentro del PRO, según su mirada, comanda Patricia Bullrich y el ex presidente Mauricio Macri. La ex diputada sostiene que ese camino puede terminar en crisis social y represión.

Pese a todo, evita criticar a la rival de Horacio Rodríguez Larreta en la interna de Juntos. «La respeto, no voy a hablar mal de ella nunca», sostiene.

– ¿Por qué apoya a Horacio Rodríguez Larreta y no a Patricia Bullrich?

– Trabajamos con sus equipos todo el año pasado y yo recorrí con (Diego) Santilli siempre y la gran batalla es por la provincia de Buenos Aires. El único candidato de la oposición que le puede ganar a Kicillof es Santilli. Cualquier otro que saque votos en octubre hace ganar a Kicillof. Y eso no garantiza la gobernabilidad en la Argentina. 

– ¿Le preocupa el nivel de confrontación que alcanzó la interna de Juntos por el Cambio?

No. Si hay alguien que no es confrontativo es Larreta y la verdad que no me ocupo mucho de las declaraciones. Pero hay un debate de ideas, porque el PRO está dividido entre sectores de centro y de corrimiento a una extrema derecha. Y cuando se hace la Coalición de Juntos por el Cambio en 2015, que nos permite derrotar al kirchnerismo, se hace sobre la base de no salirnos del centro, el lugar de convergencia. Y en la actual crisis del país y lo que va a vivir hasta el año que viene -por la recesión, la inflación, el salto de devaluatorio que puede haber- no te podés ir de una banquina a otra.

– ¿La sociedad está enojada?

– Yo encuentro muchas voces en el seno de la sociedad que quieren represión, una represión muy fuerte que incluye incluso la posibilidad de muertos, hay bronca, ansiedad, y es legítima. Pero cuidado que si vos te vas a los dos extremos y los dos extremos juegan, uno tomando calles y el otro reprimiendo lo que puede haber… No quiero ponerle nombre, pero yo ya no solo lo veo, lo siento. Todos somos grandes y tenemos conciencia. Y si algunos la perdieron es su problema. No son verdades las consignas. Lo que es verdad es que vamos a salir paso a paso, y que recién en julio del año que viene, podremos estabilizar, creciendo. Por eso los proyectos nuestros son productivos. Pero si en un contexto de crisis brutal, que es la que viene a fin de año, cualquiera sea el gobierno, vos querés ajustar a una sociedad, sobre todo a las clases medias podés tener una crisis de legitimidad muy fuerte. Yo estoy pensando que en momentos de crisis la barca tiene que sostenerse. Y para sostenerse tiene que tener consistencia, por eso nuestras listas tienen parlamentarios experimentados que van a ser clave.

¿Y si gana la fórmula de Sergio Massa?

– Es una persona que acusé de corrupción, de vínculos con el narcotráfico. Y si gana sería repetir la historia argentina. De nuevo el familismo, de nuevo un hombre y una locura por el poder. Folie à deux significa locura de a dos, acá es la locura de poder.

– ¿Y quiénes son los dos?

– Massa y Malena. Es el corsi e ricorsi de Néstor y Cristina.

– Al final Cristina no fue candidata, ¿cumplió su palabra?

– Y porque sabe que va a tener detención domiciliaria. Cumplió 70. Al saber que ella va a ser condenada, obvio, porque cometió tantos delitos, la condena es segura, eligió la detención domiciliaria.

Elisa Carrió en su casa de Exaltación de la Cruz en la entrevista con Clarín. Fotos Juano Tesone.

Elisa Carrió en su casa de Exaltación de la Cruz en la entrevista con Clarín. Fotos Juano Tesone.

-¿Por qué termina avalando a Massa que la quería meter presa?

– Porque el peronismo te saca el liderazgo. El peronismo cuando vos perdés poder te saca el liderazgo.

-¿Es el ocaso de Cristina Kirchner entonces?

– Sí, ella terminó. El tema es que para disimular le entregó el poder a su enemigo. Pero está disimulando que perdió el poder. Con lo cual el año que viene, si retiene la provincia de Buenos Aires, en realidad va a ser opositora a Massa. Y Massa, por el otro lado, está respaldado por los de siempre, por los que respaldaron a Duhalde. Son los mismos personajes del golpe del 2001.

Sergio Massa y Malena Galmarini son como Néstor y Cristina Kirchner».

– Siempre se dijo que Larreta es amigo de Massa

– Tiene una amistad personal, porque eran amigas las esposas.

– ¿Y eso cómo le cae a usted?

– La verdad es que nadie se mete con mis amigos. Otra cosa son sociedades. Y en este caso, las vinculaciones reales y profundas son con (Cristian) Ritondo. Y si no, pregunten en las investigaciones del juzgado federal de San Isidro. 

– ¿Le preocupa el factor Javier Milei?

– A mí me preocupa que la bronca se transforme en un voto. Me preocupa que esta sociedad diga «que los maten a todos». Me preocupa lo que siente y piensa. Porque violencia más violencia es guerra. 

La última conversación con Macri fue el año pasado. Fue sincera, como siempre, y me pareció que ya no tenía sentido».

¿Y si Milei no gana pero forma un bloque grande en el Congreso?

– No creo. Pareciera ser que hay mucho negocio en términos de bancas en ese espacio. Si lo que declaró el ex candidato suyo, (Carlos) Eguía es así, esos votos se venden. Muchos oportunistas hacen eso: se pliegan, llegan al Congreso y después se venden. Se le escapan los diputados.

– Con el nivel de tensión actual, ¿se van a poder poner de acuerdo después de las PASO, gane quien gane?

– Las ideas plurales son bárbaras y tiene que haber voluntad de acordar. No se puede confundir eso con agresión. Si vos decís «ventajista», hablás de lo personal. Yo la respeto y quiero en lo personal a Patricia Bullrich, pero quiero hablar de políticas, no de ella.

– Pero ella sí habló de usted esta semana. Dijo que tiene «memoria selectiva» y que fue «relegada de la política».

– Me parece bien, yo me retiré a los 62 años. Si estoy ahora acá es por conciencia personal y creencias. Si fuera oportunista me quedo en casa y veo el espectáculo. No voy a hablar mal de ella nunca, tenemos caracteres diferentes y posiciones distintas pero la quiero. Aunque ahora tengo la preocupación por una deriva que no se pueda parar. Yo me asumo como vieja, como perdedora, todo. Pero tengo voz y experiencia y derecho a hablar. Distinto es el caso de Macri donde fue una sociedad política amistosa.

– Dijo que ya no lo quiere tanto

– Nunca fuimos amigos. El no viene a mi cumpleaños, yo no voy a los de él. Hay una amistad política que disminuyó.

– Dijo que juega para que pierda Juntos.

– Puede ser una variable, sí. La experiencia de los ex presidentes es que no quieren que gane alguien de su propio partido.

-¿Hace mucho no habla con Macri?

Desde el año pasado. Tuvimos una conversación sincera, como siempre, y me pareció que ya no tenía sentido. No significa que no reconozca su liderazgo en una parte del PRO.

– ¿Cree que gana Larreta o Bullrich?

– Tengo más cierto lo que va pasar en el país en los próximos seis meses que esta elección. Y vamos a vivir el año más difícil de nuestra historia.

– ¿Más que 2001?

– Sí, y tenemos q tener menos bronca y más razón y templanza.

Parlasur y la crisis en Jujuy

¿Por qué terminó bajando su candidatura presidencial a último momento para ser legisladora del Parlasur?

Yo ya tenía mi candidato a vicepresidente, que era Alfonso Prat-Gay, íbamos a hacer una campaña testigo porque ni siquiera teníamos el dinero para hacer las boletas. Yo no me financio con empresarios. Pero como se habían bajado todos los otros candidatos y yo más de dos o tres puntos no iba a sacar con este sistema, pensé que era bueno que se decidiera entre dos. Entonces nadie dice «Carrió le sacó a fulano». Y a mí ir al Parlasur, un lugar de menor competencia, me dio paz.

¿Está devaluado el Parlasur?

Sí. Es un muerto que hay que resucitar. Pero puede tener un rol importante si se avanza en políticas regionales agropecuarias, de mercado, de defensa de tráfico de armas. Hay temas acuciantes. Yo soy tan conocida en Uruguay y Paraguay como acá. Es una actividad que puede tener sentido.

¿Qué postura van a tener con los legisladores venezolanos de Nicolás Maduro que tienen que asumir?

No, nosotros estamos por la suspensión. La cláusula interamericana de tratados y acuerdos dice que los únicos que pueden integrar este tipo de instituciones son estados que respeten la República, la democracia y los derechos humanos. No es una opinión política, es un mandato constitucional.

¿Y con Fabián «Pepín» Rodriguez Simón que está prófugo de la Justicia?

No sé, eso tiene un tema judicial, se resolverá ahí. Si ahora se renuevan todas las bancas ya está.

– El oficialismo judicializó ahora esa reforma constitucional y señala que hubo «represión salvaje» en Jujuy

– Que lo judicialicen, pero el derecho a la circulación es tan importante porque incluye la libertad física. Yo creo en la manifestación, fui la primera que estuve en un piquete en el interior, y no estoy con el principio del orden represivo. Pero hay que compatibilizar el derecho a la manifestación con el derecho a circular. Y esto tiene que estar garantizado, regulado.

Más Noticias