los-cuatro-campeones-de-tigre-que-el-domingo-van-por-el-dejavu-frente-a-bocaDeportes 

Los cuatro campeones de Tigre que el domingo van por el Dejavú frente a Boca

​Desde el 2 de junio de 2019, cuando se consagró por primera vez en su historia campeón de una competencia en la división mayor de AFA, ya pasaron 1080 días. Y de aquella conquista ante Boca en Córdoba, solo quedan cuatro jugadores. Los únicos del plantel que saben lo que es dar una vuelta olímpica con la camiseta del Matador y nada menos que ante Boca: Sebastián Prediger, Gonzalo Marinelli, Lucas Menossi y Martín Galmarini. Los cuatro quieren su Dejavú el próximo domingo. 

Desde aquella fecha, Tigre disputó 89 encuentros, 62 en la Primera Nacional, 16 en Primera División, 6 de Libertadores, 4 de Copa Argentina y 1 del Trofeo de Campeones. Uno de los cuatro estuvo en casi todos los partidos: Prediger, con 83. Otro se fue y volvió: Menossi, tras su paso por San Lorenzo. Uno tuvo que resignar la titularidad un tiempo: Marinelli en el ascenso. Y el otro siempre está aunque no juegue mucho: Galmarini.

“Ojalá podamos darle otra alegría a la gente”, remarcó el Perro Prediger tras la clasificación a la final. Y agregó: “Es impresionante. De esto se van a acordar toda la vida. No sé qué decir. Boca es un rival muy duro pero nosotros también queremos la gloria. Me tocó vivirlo en 2019, pero ahora va a ser todavía mucho más”.

Sebastián Prediger, con sus hijos, en Córdoba, tras vencer en la final a Boca en 2019. Foto: Fernando de la Orden.

Prediger es el alma del equipo. Capitán y patrón del medio. Hubo un momento de incertidumbre tras la falta de Florentín. Los gestos de dolor del volante eran elocuentes. No se sabía si podría continuar jugando el segundo tiempo. Y lo hizo, al mismo nivel que en la primera etapa. Estuvo siempre desde el descenso y el posterior festejo en la Copa de la Superliga. De los 889 partidos que jugó Tigre desde entonces, el Perro jugó 83; además de marcar tres goles.

El entrerriano de Crespo, que tiene 35 años y su contrato vence en junio próximo, llegó al club en 2018. Antes había jugado en otros 10 clubes: Colón, Millonarios, Porto, Boca, Cruzeiro, Baniyas, Estudiantes, Belgrano, Newell’s y San Martín de Tucumán. A pesar de tanto recorrido, sólo fue campeón con Tigre, de la Copa de la Superliga y de la Primera Nacional, además de ascender con el santo tucumano.

“En la final pasada, la gente reventó Córdoba. Así que no tengo dudas que esta vez también estará lleno el estadio”, afirmó Gonzalo Marinelli tras el pase a la final. El arquero también fue titular hace casi tres años en Córdoba. Se quedó en el club para intentar la vuelta y en febrero de 2021 se fracturó la tibia derecha en un partido ante Alvarado de Mar del Plata por la Copa Argentina. Resignó la titularidad ante Felipe Zenobio y Manuel Roffo, pero volvió y en la foto del ascenso, ante Barracas Central, estaba él. En total, 59 encuentros de los 89 que jugó Tigre tras el festejo en Córdoba.

Gonzalo Marinelli impuso su presencia en estadio Kempes ante Boca en 2019. Foto: Fernando de la Orden.

Lucas Menossi no se quedó en el club tras el descenso y el título. Tigre se lo vendió a San Lorenzo en 2.700.000 dólares y el jugador firmó un contrato hasta junio de 2023. Sin embargo, tras una temporada, sin lugar en el equipo de Dabove y una deuda del Ciclón con el Matador, el jugador regresó a Tigre en marzo de 2021, a préstamo hasta diciembre.

En enero de 2022 debía volver a San Lorenzo, pero como el club también mantenía una deuda con él, quedó libre. Entonces, firmó un año más con Tigre, hasta diciembre de 2022. Desde el regreso, Menossi jugó 56 partidos y en este torneo solo fue titular en 2 de los 11 encuentros que disputó. En cambio, en 2019, fue titular en los 8 de los 9 partidos que jugó.

Lucas Menossi, en los festejos ya en Victoria, en 2019. Foto: Rolando Andrade Stracuzzi.

El cuarto hombre es el jugador con más presencias en la historia: 391 y el único con jugar un partido con más de 40 años. Martín Galmarini es un símbolo del Matador, fue campeón de la Copa de la Superliga, participó en dos ascensos y en tres subcampeones, entre ellos el de la Sudamericana 2012. Apenas jugó en dos partidos de los 9 que le permitió a Tigre coronarse campeón en 2019. Ese día, en el Kempes de Córdoba, estuvo en el banco de suplentes. Desde entonces, solo jugó 27 encuentros, 3 en la actual Copa. Sin dudas, tendrá un lugar reservado el domingo entre los 23 que firmarán la planilla oficial. ¿Será la despedida?

Lo cierto es que los cuatro buscarán cerrar un círculo perfecto en menos de tres años: título, ascenso y un nuevo título. Sería inolvidable.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Podría interesarte