argentina-va-en-busca-de-apoyo-de-estados-unidos-con-una-propuesta-confusaPolítica 

Argentina va en busca de apoyo de Estados Unidos con una propuesta confusa

Hasta las 16 horas de este martes 18 en Washington, la prensa del Departamento de Estado marcaba que Anthony Blinken, emprendería este mismo día un viaje a Kiev y Berlín para abordar con sus respectivos líderes lo que llamó la “amenaza que Rusia representa para Ucrania”.

Este mismo martes, habló por teléfono con Sergey Lavrov, el ministro de Relaciones Exteriores de Vladimir Putin. Horas más tarde recibió al canciller de España, José Manuel Albares, y poco después al de Argentina, Santiago Cafiero

La ajetreada agenda global del secretario de Estado no le impidió tener palabras amables y educadas para con el argentino, que no fueron muy diferentes que las que tuvo para con Albares previamente.  “Estamos ansiosos por que Argentina asuma el papel de liderazgo en el Consejo de Derechos Humanos, donde esperamos trabajar en estrecha colaboración, y apoyamos firmemente una economía argentina vibrante, que sólo fortalecerá aún más nuestra propia asociación. y el liderazgo de Argentina en nuestro hemisferio y más allá.”, dijo Blinken. La visita, conseguida por el embajador Jorge Argüello, es buena por el mismo hecho de que ocurriera pero sus resultados, si se ven, son a largo plazo.

Pero en materia de derechos humanos, Estados Unidos y Argentina son socios a medias. Washington pidió varias veces al Gobierno que lo acompañara en el empeño de democratización de Cuba, Venezuela y Nicaragua. El kirchnerismo se mantiene en su propio universo con el tema: rechaza algunos “injerencismos” pero promueve o acepta otros. Esa postura termina siendo entre errática, cómplice e ingenua frente a las dictaduras regionales. Valen como ejemplo lo ocurrido con los tres países, al que se les ha tendido la mano. Pero Daniel Ortega, Nicolás Maduro y Miguel Díaz Canel acogieron en Managua a un prófugo de la justicia argentina, el iraní Mohsen Rezai, acusado entre otros por la voladura de la AMIA. 

Cafiero está de visita en Washington y no habrá reunión con el secretario general de la OEA, Luis Almagro, quién sí se ve con el canciller español. Curioso porque este miércoles habrá una sesión del Consejo Permanente, que promete ser movida. El rechazo del gobierno kirchnerista a Almagro lleva a la Argentina a una crisis inédita con el organismo. Esta situación se vuelve más contradictoria si se piensa que Alberto Fernández tomó el liderazgo de la presidencia pro témpore de la Comunidad de Estados de Latinoamérica  y Caribe (Celac), por lo que debería tener una posición superadora de conflictos. 

El comunicado argentino habla del apoyo de Blinken a las negociaciones argentinas con el Fondo. Efectivamente, a Estados Unidos le importa que Argentina encuentre solución a una deuda, inédita e inmensa en la historia del FMI. El Gobierno bifronte de Argentina es considerado no confiable pero amigo para Washington. Argentina es un país importante en Sudamérica, y no es del club bolivariano. ¿Por qué no ayudarla, entonces, a que encuentre solución a sus propios problemas?  

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Podría interesarte