ataque-a-clarin-con-bombas-molotov:-envian-al-fbi-la-huella-digital-encontrada-en-una-botellaSociedad 

Ataque a Clarín con bombas molotov: envían al FBI la huella digital encontrada en una botella

La investigación por el ataque al edificio de Clarín comienza a tener dimensión internacional. Al menos en lo que respecta a la parte pericial. El juez a cargo del caso le pedirá al FBI de Estados Unidos que analice la huella digital encontrada en una de las bombas molotov arrojada por los encapuchados que no llegó a explotar.

Es que la huella levantada de esa botella, la primera que tiraron los atacantes, no aparece en los registros patronímicos de nuestro país. Ni en el Registro Nacional de las Personas (Renaper), ni en el de personas con antecedentes penales, según dijeron a Clarín fuentes de la investigación.

Esa situación hizo sospechar a los investigadores de que el dueño de esa marca podría ser una persona de nacionalidad extranjera y sin DNI argentino. Por ese motivo, los investigadores pidieron cotejar la huella digital con la base de datos de la Dirección Nacional de Migraciones, pero la búsqueda tampoco arrojó resultados positivos.

Siguiendo la “pista extranjera”, el juez Federal N° 9, Luis Rodríguez, envió la muestra al FBI de Estados Unidos y a las autoridades de Chile, país que cuenta con un registro patronímico extenso.

El primer análisis de la pista lo habían hecho investigadores de la Policía Federal Argentina (PFA), a cargo de las pericias. La huella fue encontrada en la primera de las bombas incendiarias lanzada por el grupo de atacantes sobre la calle Piedras, que no llegó a explotar.

La investigación

El grupo que atacó el edificio de Clarín con bombas incendiarias el lunes por la noche estaba integrado por nueve personas: seis hombres y tres mujeres. Los investigadores tienen los rostros individualizados de cada uno, sobre todo de una pareja, con aptitud para poder determinar quiénes son.

Además, por el recorrido que hicieron, creen que se trata de un grupo de anarquistas que suele moverse por la zona de Constitución y Barracas. Para ello, ya fueron relevadas más de 400 cámaras de seguridad.

La Unidad de Investigación Antiterrorista de la PFA amplió el “anillo de búsqueda”, ya sea en cuanto a las bases de datos para identificar a los sospechosos como así también respecto del registro de cámaras aportadas por el Cuerpo de Investigaciones Judiciales y que permitieron ver los movimientos previos y posteriores al hecho.

El foco de los investigadores está puesto en que los atacantes huyeron hacia el sur, en tres o cuatro motos. Por eso buscan el detalle fino en el Anillo Digital del Puente Pueyrredón, aunque creen que algunos se quedaron por Constitución.

MG

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Podría interesarte