arranca-la-pulseada-entre-fabricantes-y-supermercados-por-el-congelamientoEconomía 

Arranca la pulseada entre fabricantes y supermercados por el congelamiento

En medio del cimbronazo por el congelamiento por 90 días, supermercados y fabricantes negocian cómo se reparten los costos de retrotraer los precios al 1° de octubre de los 1.432 productos que figuran en la resolución que impuso el secretario de Comercio, Roberto Feletti. Las cadenas prevén discusiones arduas y constantes con sus proveedores, ya que muchos compraron mercadería a valores muy por arriba de los que deben aparecer en góndola. También se espera el relanzamiento de “nuevos” artículos (presentaciones, peso y cantidad) para zafar de los controles.

Ambas cuestiones están en la mesa de las empresas de consumo masivo, en un contexto muy confuso. “Todavía no sabemos cómo se van implementar (el congelamiento), porque no hay diálogo. En la lista hay productos discontinuados desde hace años y que en teoría debemos abastecer“, se lamentan en la industria. Por lo pronto, trabajan contrarreloj para adecuar los precios que fijó Feletti para esta versión de “Precios Cuidados duplicado”, según su propia definición. Tiene lógica porque el programa anterior incluía 670 artículos, que eran ajustados trimestralmente.

Por lo pronto, supermercados, autoservicios, almacenes y negocios barriales están obligados o cumplir una resolución que estará vigente hasta el 7 de enero. En muchos casos, eso implica vender por debajo del costo. “¿Cómo se resuelve la diferencia? No está claro, porque nadie -no los comercios ni los productores- quieren perder ese margen de rentabilidad. Pero no todos tienen el mismo poder de negociación. No es lo mismo una cadena de alcance nacional que una chica regional”, explicó una fuente del sector.

Con cierta resignación, la industria espera mayores definiciones por parte de Feletti, sobre todo con las propuestas que enviaron las alimenticias para firmar el acuerdo. Algunos creen que todavía hay un margen razonable para adecuar las góndolas al nuevo régimen, “probablemente el lunes o martes de la semana próxima”. Sin embargo, ya trabajan sobre el tema por temor a una eventual inspección. Igual, “el esquema de congelamiento recae más en la industria que en los comercios“.

Las negociaciones son particularmente complejas por varios motivos porque en muchos casos contemplan acuerdos comerciales de diversa índole. “Por ejemplo, las bonificaciones por cantidad o por publicidad compartida, son bastante habituales”, sostuvo un fabricante. Hay otro aspecto crucial para la implementación. En teoría, la resolución exige que la totalidad de la canasta de precios congelados tiene que estar en todos los puntos de venta. Por lo cual un almacén, por caso, debe abastecerse de muchos productos y marcas que habitualmente no trabaja.

Un empresario cree que la resolución de Feletti es por demás inoportuna por la recesión: “La realidad -explicó a Clarín– es que el congelamiento llega en un momento muy complicado para el consumo. Hay muchos productos que si no bajás el precio, directamente no lo vendés”.

El panorama varía según la envergadura de la empresa y el porcentaje de mercado que ocupa. Algunos ya prevén un aluvión de lanzamientos de artículos para eludir los precios fijos, algo que ya ocurrió en diversas ocasiones y más recientemente, el año pasado. “El congelamiento de precios se impuso en marzo por 3 meses y se fue renovando. De octubre a febrero se lanzaron más de 1.000 productos, con distinto gramaje, colores o presentaciones, para subir los precios”, ilustran en el sector.

Así es como aparecieron casos como un paquete de galletitas que contenía una menos que lo habitual y que se vendió 20% mas cara. Un endulzante pasó de tener 30 a 25 gramos y costaba 30% más. También proliferaron artículos de perfumería con “nuevos” dibujos, colores y estéticas. Y en la categoría lácteos, se recuerdan relanzamiento masivos de yogures. “¿Si puede volver a ocurrir? Seguro, si la gimnasia está“, coinciden en el sector.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Podría interesarte