las-esperanzas-insatisfechas-de-la-era-gaudio-le-dejan-lugar-a-guillermo-coria-y-el-renacimiento-de-la-ilusionDeportes 

Las esperanzas insatisfechas de la Era Gaudio le dejan lugar a Guillermo Coria y el renacimiento de la ilusión

Era un secreto a voces y el propio protagonista terminó por confirmarlo inmediatamente consumada la sufrida -no en los números finales pero sí en el desarrollo de dos de los cinco puntos- victoria sobre Bielorrusia del fin de semana en el Buenos Aires. Gastón Gaudio ya no es más el capitán del equipo de Copa Davis y su sucesor será Guillermo Coria (nada menos).

En el balance de los resultados, atrás quedaron una insípida victoria ante Colombia en San Juan, un paso con eliminación lógica frente al local España en las Finales de 2019 y una derrota que impidió la participación de la lucha por el título en 2021 (la pandemia postergó la definición de la Davis el año pasado) y que se gestó como visitante contra los propios colombianos con las excusas de la altitud de Bogotá y las ausencias por lesión de Diego Schwartzman y Guido Pella.

Gastón Gaudio en su última serie de Copa Davis. Foto EFE/Sergio Llamera

Gaudio llegó a la capitanía en 2018 después que Agustín Calleri ganara la elección por la presidencia de la Asociación Argentina de Tenis al oficialismo. Fue una decisión lógica desde un costado político porque Daniel Orsanic, su antecesor en el cargo y quien había llevado a Argentina a su primera conquista de la Davis, era el candidato de la lista que llevó al frente a José Luis Clerc.

El punto es que con la figura de Gaudio muchos imaginaron que lloverían los auspiciantes para engordar los flacos números de la tesorería de la AAT. La crisis económica del país potenciada por la pandemia fueron determinantes para que esos dólares en abundancia no llegaran jamás.

Guillermo Coria y Agustín Calleri, presidente de la AAT. Foto Delfo Rodríguez

Ahora será el turno de Coria. Fue su hermano, Federico, quien tras debutar el domingo en la Davis hizo el anuncio oficial. Y agregó: “Lo imagino estudiando mucho porque era un jugador muy táctico”. Seguramente el rival de Gaudio en la final de aquel inolvidable Roland Garros de 2004 le pondrá su impronta a un cargo que anhelaba desde hacía rato. Será con un estilo diferente al de quien, desde el domingo, ya tiene otros temas de los que ocuparse. Aunque, en el medio, haya una pelota más grande que la de tenis.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Podría interesarte