colon-–-lanus,-por-el-torneo-2021:-el-granate-le-dio-un-duro-golpe-al-ultimo-campeon:-4-1Espectáculos 

Colón – Lanús, por el Torneo 2021: el Granate le dio un duro golpe al último campeón: 4-1

SANTA FE.- Lanús no habrá pensado que le podía arruinar la fiesta a Colón, menos de esta manera, con una goleada 4 a 1. Y menos aún con un resultado que hacía muchas fechas que el sabalero no sufría en su estadio (el último cotejo que perdió de local fue en enero de este año, frente a Talleres). Pero aunque no tenga una directa relación con el resultado y el 1-4 puede ser exagerado, nadie puede discutir que Lanús fue un claro ganador.

El período complementario debe servirle de lección al rojinegro para buscar las razones del resultado. Lo que tenía que hacer, aunque lo intentó, lo hizo mal. Y dio demasiadas ventajas que por el resultado podría decirse que Lanús le hizo volver a poner los pies sobre la tierra.

Colón se privó del festejo en su estadio de la primera estrella obtenida el 4 de junio. Pero no solo Lanús fue el culpable; el propio Colón colaboró para semejante diferencia. Es que el sabalero no supo entender lo que debía atender del adversario. Y Lanús le ganó porque jugó, porque no se desordenó y porque fue contundente. Colón, en cambio, es cierto que arriesgo, pero despilfarró por lo menos tres situaciones claras, dos de ellas cuando recién ganaba por 1 a 0.

No hay que distraerse en el local. Lanús demostró que tiene fortalezas individuales pero mucho más colectivas. Asumió el marcador adverso pero no se desesperó. Siguió haciendo lo que sabe hacer, buscando espacios para aprovecharlos donde el rival se incomoda. Y cubrió esos espacios y cuando recuperó el balón fue claro para asumir el rol de atacante.

Despué de un inicio intrascendente, Colón comenzó a gravitar, porque prevalecieron los laterales y porque sin delanteros de áreas definidos, obligaron a Lanús a reunirse cerca de Lucas Acosta. El local tuvo momentos para ordenarse y cuando lo consiguió mostró decisión ofensiva. Aprovechó los laterales para reducir espacios y con un Farías incisivo, se fue acercado al área adversaria. Lanús buscó responder pero sus intentos fueron tibios. No obstante, cuando logró espacios, se adelantó y pudo contragolpear. Por entonces, Colón mostraba que atacando era una cosa y defendiendo otra.

Sin embargo, después de algunos intentos válidos, llegó la mano de Burdisso en el área y el tiro de los doce pasos le permitió a Farías abrir el marcado. Parecía que las cosas se acomodaban a lo que ambos hacían en el terreno.

Pero Lanús reaccionó. Se acercaron los del medio, Malcorra mostró que tiene una mirada positiva para acompañar en la salida de su equipo y Sand y López fueron comprendiendo que todos los espacios debían aprovecharse.

Como se retrasó, Lanús le otorgó espacios al local, y Colón no los desaprovechó. El sabalero estuvo cerca de aumentar, con un cabezaso de Bianchi en el poste derecho, y otras acciones que desperdició.

Después de la igualdad, el granate, que obtuvo Angel Gónzales, Lanús pareció haber alcanzado el objetivo. Desaceleró. Ocurrió, en cambio, que Colón no entendió la propuestas.

El complemento fue casi todo de Lanús. Pepa Sand demostró su vigencia, no solo en los goles sino en el arranque de cada ataque de su equipo. Su vigencia fue determinante. Ocurrió que Colón nunca se dio cuenta que eso estaba sucediendo.

Al sabalero, Lanús lo “reubicó”. Es responsabilidad de Colón asumir la abultada derrota de local. Y no dormirse en los lauleres.

Conocé The Trust Project

Podría interesarte