humedad,-basura-en-los-pasillos-y-riesgo-de-derrumbe:-una-recorrida-por-el-abandono-del-hospital-de-quilmesSociedad 

Humedad, basura en los pasillos y riesgo de derrumbe: una recorrida por el abandono del hospital de Quilmes

El centro de salud cobró visibilidad por los reclamos de su personal luego de que la intendenta Mayra Mendoza se realizara una intervención en el Hospital Austral de Pilar. Una recorrida especial de TN por el lugar.

Los pasillos del hospital de Quilmes muestran el abandono desde hace años. (Foto: TN.com.ar)

Una simple recorrida por el hospital provincial de Quilmes, Isidoro Iriarte, basta para ver el deterioro que tienen que soportar los trabajadores y las personas que se atienden allí. Grietas y humedad en las paredes, falta de insumos y desmoronamientos son algunos de los daños que TN pudo constatar después de las denuncias que hicieron los propios trabajadores.

// La provincia de Buenos Aires abrió la inscripción para vacunar a chicos de entre 13 y 17 años con comorbilidades

La carta abierta del personal sanitario, con un sinfín de quejas y pedidos urgentes, se difundió luego de que la jefa comunal Mayra Mendoza fuera intervenida en el Hospital Austral de Pilar, donde le extirparon un adenoma pleomorfo. En el documento dirigido al municipio, médicos y enfermeros del Iriarte piden condiciones para trabajar: denuncian que solo funcionan tres de los cinco quirófanos, que hay tomógrafos rotos y que faltan insumos y medicación. Además, cuentan que escasea el agua caliente, que en el pabellón de internación hay conexiones eléctricas de riesgo y que los baños no funcionan o están clausurados, entre otras necesidades y demandas.

Los pasillos del hospital, en muy mal estado. Foto: captura de TV

Lo que demandan y exponen se constata cuando se transitan los pasillos del hospital, pero el impacto es mayor: residuos patogénicos mezclados con basura, comida para pacientes en ambientes contaminados y olores nauseabundos. Postales del deterioro que se observan en cada una de las áreas donde se reciben y se atienden pacientes de distintas edades y patologías.

Los techos están parcialmente caídos. Foto: Captura de TV

En el sector de “aislamiento respiratorio”, donde hay personas que sufren enfermedades respiratorias infectocontagiosas, las puertas no cierran porque no tienen picaportes y los protocolos en los que las autoridades ponen tanto énfasis se transforman en una misión imposible. En la sala de enfermería el baño se derrumbó hace unos meses, luego de que el techo cediera por las filtraciones de agua. En pediatría, mientras los chicos se atienden en las salas, un médico advierte que no hay mosquiteros ni protección en los ventanales de un sector que queda en el segundo piso del mobiliario y que constituye un riesgo para los menores que allí se atienden.

Pero no es todo: hay pacientes que son internados durante meses y que por la falta de agua no tienen acceso a una higienización diaria: “Hervimos el agua y los bañamos con tarritos”, cuentan las enfermeras que reclaman por la falta de insumos y por las condiciones en que se encuentran las salas donde desempeñan habitualmente sus funciones.

Las puertas de las salas en donde se internan los pacientes con riesgos respiratorios no tienen picaporte. Foto: captura de TV

“Cuando llueve, la lluvia se filtra y cae sobre el laboratorio. Hoy tenemos suerte de que no hay agua en los pisos”, revela Sebastián Galiñanes, bioquímico que trabaja allí hace más de 10 años. La sala de espera donde se realizan los análisis expone las señales del deterioro, las promesas incumplidas, las cobras inconclusas. El laboratorio se conecta con la cocina a través de un pasillo oscuro, casi de película de terror. Allí se observan las precarias conexiones eléctricas del hospital y la exposición a la humedad de la fuente que abastece de energía a los pabellones principales.

Un paciente en silla de ruedas se dirige al ascensor, asistido por un enfermero. Antes de subir, se topan con una mancha de líquido amarillo en el piso y la esquivan. Uno de los médicos cuenta que es orina. Pero la escena no termina allí: la puerta del ascensor se traba y el enfermero pide ayuda para poder abrirla y subir al paciente, que desciende por el elevador a oscuras.

El hospital Indarte de Quilmes está en condiciones de abandono. Foto: Captura de TV

Las condiciones en las que trabaja el personal de salud, en las que comen y duermen muchos médicos y enfermeros que hacen largos turnos o guardias en el hospital son indignas. Los camilleros tienen en su área un baño inutilizable y filtraciones permanentes de agua entre las grietas de los paredones de cemento. Pasan días y noches en el expabellón de traumatología, donde a raíz de años de obras inconclusas y de abandono, temen que la estructura se desmorone. Desde ese ecosistema parten las camillas donde se traslada a los pacientes. Los propios empleados de esa área, sorprendidos por la llegada del equipo periodístico, no quisieron mostrar sus caras frente a las cámaras por miedo a represalias, pero revelaron que es habitual ver ratas e insectos.

El mismo hospital, otro hospital

En el municipio conducido por Mayra Mendoza dijeron a TN.com.ar que al ser un hospital provincial no correspondía dar explicaciones, mientras que la administración de Axel Kicillof, ante la consulta de este medio, eligió el silencio: “No vamos a decir nada”, plantearon.

Sin embargo, después de la consulta, el gobierno de la Provincia difundió un spot en el que destaca la reconstrucción del Iriarte durante la pandemia, con imágenes muy distintas a las que se observan cuando se transitan sus pasillos. Se pone énfasis en la incorporación de equipamiento para “ampliar la capacidad del sistema”, según el viceministro de Salud Nicolás Kreplak, quien además señala que “se terminaron todas las obras iniciadas”.

// Julián Weich fue trasladado a terapia intensiva porque se agravó su cuadro de coronavirus: “Tuvo una evolución tórpida”

Lo cierto es que, como resalta la Provincia en el último año y medio se sumaron 10 camas de terapia intensiva y 20 respiradores a la guardia o al “shock room” del centro de salud. “No es lo mismo que en una Unidad de Terapia Intensiva, en el sentido que no hay atención del recurso humano las 24 horas. Se requiere de recurso humano adicional para la guardia, que no estuvo siempre disponible”, cuenta un bioquímico que trabaja hace años en el Iriarte. Además, se montó un hospital modular para pacientes covid de mediana complejidad en las instalaciones del nosocomio.

Los graves problemas edilicios son producto de un abandono de años. Sin embargo, el hospital sigue funcionando en esas condiciones, en plena pandemia. Los médicos y los pacientes conviven con la contaminación y con los riesgos que conlleva la falta de obras, mientras el gobierno provincial responde con algo más sencillo, económico y efectivo: un video que habla de la “reconstrucción” del sistema sanitario a raíz de la incorporación de camas y respiradores, mientras los servicios más básicos siguen escaseando.

Podría interesarte