lanzan-una-app-para-pagar-en-cuotas-sin-tarjeta-de-credito-en-argentinaTecnología 

Lanzan una app para pagar en cuotas sin tarjeta de crédito en Argentina

Una de las últimas tendencias en transacciones minoristas es el llamado Compra ahora, paga después o buy now, pay later (BNPL) que ahora también comienza a funcionar en el país de la mano de una fintech cordobesa.

Esta opción que se ajusta a las expectativas online de los millennial se vio impulsada a nivel mundial por las limitaciones que impuso la pandemia.

Así, los consumidores pueden adquirir bienes o servicios en Internet, pero en lugar de efectuar un desembolso inmediato, se reparte la compra en cuotas fijas mensuales y el comercio recibe todo el dinero en el acto.

La forma en que funciona este modelo no es solo un método de financiación para jóvenes sino una forma de pago más accesible.


El sistema se integra dentro de la página de venta del negocio o los individuos puede aprovecharlo a través del uso de un código QR.

El sistema se integra dentro de la página de venta del negocio o los individuos puede aprovecharlo a través del uso de un código QR.

Esta modalidad está presente en distintos puntos del mundo de la mano de un gran número de fintech (como las norteamericanas Affirm, PayPal, la germana Sezzle o la sueca Klarna) que se focalizan específicamente en el mercado de financiamiento BNPL.

A nivel local, en Argentina aparece la fintech cordobesa Wibond que trae este innovador sistema al mercado local que permite dividir el total de la compra en cuotas o pagar el total dentro de 30 días.

“Wibond es un medio de pago digital que permite a los usuarios comprar en cuotas sin usar tarjetas de crédito ni estar adherido a un banco. Es una solución que requiere de mucha tecnología y conocimiento; pero nuestro objetivo está claro, tomamos algo muy complejo y lo simplificamos para que tanto comercios como consumidores puedan tener acceso a esta herramienta”, explica Marco Novaira Business Developer de Wibond.


El nuevo sistema Compra ahora, paga después que revoluciona el comercio online. Foto Bloomberg

Jóvenes y compras

Algunos estudios realizados muestran que dichas opciones de pagos son mayoritarias entre la población más joven y con menor renta. En Estados Unidos, se estima que el 80% de los consumidores que optan por un pago online diferido tiene entre 19 y 34 años.

La monetización pasa por el cobro de un porcentaje a los comercios que no suele ser muy elevado y es incluso conveniente en comparación con los gastos que propone el uso de tarjetas.

El mayor beneficio para los negocios es poder ampliar sus opciones de pago, atrayendo así a más cantidad de público.

Mientras que el beneficio de los clientes es, en primer lugar, poder acceder a una compra en cuotas incluso sin tener tarjetas de crédito o estar bancarizado y por otro lado, la posibilidad de pagar en cuotas sin costos extras.

El éxito de estas nuevas fintech está en la revalorización que supieron hacer del usuario, ya que lo colocan en el centro de la experiencia.

Captaron la idea de que los jóvenes estaban cansados de lidiar con comisiones ocultas y trámites engorrosos, mientras que notaron que lo que necesita es una experiencia de compra simple, rápida y sin fricciones.

“Hoy en día es muy caro para las empresas vender con tarjetas de crédito, pero al mismo tiempo los clientes necesitan una opción ya que hay productos o servicios que quizás son caros y se complican en un solo pago. Nosotros ofrecemos esa herramienta que facilita la concreción para ambas partes” explica Novaira.

La cultura financiera está cambiando y dependerá de la adaptación que logre tener el mercado, que realmente se dirija hacia un lugar de innovación que consiga una mayor inclusión financiera.

El lado B

Las críticas hacia este sistema no han tardado en llegar. Algunos expertos ya han manifestado que estas nuevas formas de concebir las compras podrían causar efectos muy negativos, especialmente entre los adolescentes, promoviendo el consumismo desmesurado.

Este concepto podría ser una manera de legitimar como consumidor al sector joven e incitar a que las personas se adeuden sin necesidad; un renovado “pan para hoy, hambre para mañana”.

Además, muchos señalan que se cobran intereses abusivos por retrasos en las cuotas y tampoco se verifica el historial crediticio de sus usuarios y que, sin embargo, se reserven el derecho de informar sobre la morosidad de sus clientes a las agencias crediticias.

SL

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Podría interesarte