el-metodo-pochettino:-armonizar-a-las-figuras-para-que-paris-saint-germain-elimine-a-gigantesDeportes 

El método Pochettino: armonizar a las figuras para que Paris Saint-Germain elimine a gigantes

Ni haber eliminado al que en lo previo al partido calificó como “el mejor equipo del mundo” modificó el discurso moderado de Mauricio Pochettino. Finalista hace dos temporadas de la Champions League con Tottenham, el entrenador argentino ahora no se deja arrastrar por la euforia tras llevar a Paris Saint-Germain a las semifinales. “No somos los favoritos; todos tendrán las mismas posibilidades en semifinales”, expresó con rostro circunspecto en la conferencia de prensa, cuando lo consultaron tras el partido en el que el defensor del título, Bayern, entregó su corona en el Parque de los Príncipes.

Con el triunfo por 3-2 en el Allianz Arena (dos goles de Kylian Mbappé), PSG neutralizó la derrota por 1-0 como local de este martes. “Merecimos pasar esta serie”, agregó Pochettino. Para el equipo francés fue un desquite de la final de Lisboa que perdió en agosto ante la aplanadora que era Bayern, que afrontó estos cuartos de final mermado por las bajas de los lesionados Robert Lewandowski, Serge Gnabry y Leon Goretzka. Aunque no lo exteriorice, Pochettino también vivió una revancha, ya que al mando de Tottenham sufrió en 2019 ante el conjunto alemán un doloroso 2-7, que a las pocas semanas desembocó en su despido.

La mesura del entrenador nacido en Murphy sobre las posibilidades de PSG no implica conformismo, actitud que tampoco podría permitirse en un club que lleva una década –desde que el fondo soberano Qatar Investment entró en la conducción con millonarias contrataciones en refuerzos– en busca del mayor título europeo.

Ganó Bayern, pasó PSG

PSG no puede competir con la historia de Real Madrid, Barcelona, Bayern, Milan y Liverpool, los jerarcas aristocráticos de la competencia, pero sí aspira a que su actualidad lo convierta en una nueva referencia. Parte de ese largo camino ya transitó al posicionarse en dos semifinales consecutivas por primera vez en su historia. Antes de dejar en la banquina al club alemán, se cargó en octavos a Barcelona, que llevaba 13 temporadas seguidas accediendo al menos a los cuartos de final. Bayern no era eliminado por un equipo francés en las etapas decisivas de la Copa de Europa desde que Saint-Etienne lo consiguió en 1969. Este PSG con más hueso parece que ya no deja lugar para sorpresas desagradables, como sí lo hizo cuando no supo defender en el Camp Nou el 4-0 de la ida y cuando fue eliminado como local por un Manchester United lleno de juveniles.

Neymar engancha ante Lucas Hernández, con David Alaba cerca; el brasileño tuvo un gran desempeño, y sólo le faltó el gol.FRANCK FIFE – AFP

Pochettino es consciente del peso que carga sobre sus espaldas: “Al final, si no ganamos la Champions, haber eliminado a Barcelona y Bayern habrá sido una anécdota”, dijo. Los antecedentes avalan la observación del director técnico. A su colega alemán Thomas Tuchel no le alcanzó para conservar su puesto perder ajustadamente la final ante Bayern ni obtener las últimas dos Ligue 1, de Francia. En diciembre último fue despedido, decisión también motivada en su desgastada relación con varios jugadores, entre ellos, Ángel Di María.

En tres meses de gestión, con sus modos amables y contemporizadores, Pochettino entró bien en el plantel. Sabe crear atmósferas positivas, de unión y compañerismo, tarea que no es sencilla en un lugar en el que conviven dos estrellas, Neymar y Mbappé, que se recelan para ver quién está más alto en las marquesinas. Pochettino puede sentirse satisfecho al ver cómo se buscaron este martes, de las asociaciones entre el brasileño y el francés que no terminaron en gol por milagro, porque dos definiciones de Neymar dieron en los postes y porque Manuel Neuer desplegó su mejor versión de arquero-líbero. Neymar y Mbappé, con Di María como lanzador, sintonizaron como dos amigos que llevan una vida jugando juntos.

Fue una gran serie, por entrega, intensidad y emociones, con la paradoja de que cada partido dejó un resultado inverso a lo que había sido el desarrollo. En Múnich, Bayern había sido muy superior (31 remates, 12 al arco, con un 63 por ciento de posesión), mientras que PSG resultó quirúrgico en sus contraataques, con dos goles de Mbappé y uno de Marquinhos. En París, Bayern fue tumultuoso en ataque, le faltó creatividad, mientras que PSG despachó réplicas, trenzadas entre Di María –de muy destacado rendimiento–, Neymar –figura del encuentro– y Mbappé, que podrían haberle dado no menos de tres goles. En la más clara, Neymar no llegó a empujar una pelota en la boca del arco tras un desborde y una asistencia de Di María.

Mbappé levanta los brazos tras obtener la clasificación; el delantero es el goleador del equipo en la Champions, con ocho tantosFRANCK FIFE – AFP

Bayern se puso en ventaja con un gol de cabeza de Eric Choupo-Moting e insistió con tozudez por un 2-0 que le habría dado la clasificación, pero PSG se agrupó bien (“defendimos mejor que en la ida”, dijo Pochettino) y sus contraataques eran puñales que no dejaban en paz a Benjamin Pavard, Jérôme Boateng, Lucas Hernández y Alphonso Davies.

Para los hinchas de Paris Saint-Germain fue una noche completa, porque Neymar disipó después del partido los renovados rumores de una posible vuelta a Barcelona: “Me quedo en PSG; la ampliación de mi contrato ya no es un tema. Me siento muy cómodo, es como si estuviera en casa, más feliz que antes”. Su vínculo vencerá en junio de 2022 e incluye un sueldo anual de 34 millones de euros netos, una cifra imposible de asumir para cualquier otro club en estos momentos de recesión a causa de la pandemia.

La clasificación para las semifinales fue bendecida por el presidente Nasser Al-Khelaïfi, que habló con la resonancia que sólo un dueño puede imprimir a sus palabras: “Estamos muy contentos. Tuvimos otro gran partido esta noche; podríamos haber ganado por tres goles. Estoy orgulloso de mis futbolistas. Jugaron como soldados, todos juntos. Y el entrenador también respondió tácticamente”.

Pochettino da una indicación, con su colega Hans-Dieter Flick de espaldas.FRANCK FIFE – AFP

.

PSG conocerá este miércoles a su rival de la semifinal, que será el ganador de la serie entre Borussia Dortmund (1) y Manchester City (2). De avanzar el equipo inglés, Pochettino volverá a cruzarse con Pep Guardiola, tras el dramático cuarto de final que los enfrentó en 2019, cuando Tottenham eliminó al City en los últimos minutos. Cualquiera sea el adversario, PSG avisa que con el método Pochettino viene de cerrarles el paso a dos gigantes que suman 11 copas de Europa (seis de Bayern y cinco de Barcelona).

Conocé The Trust Project

Podría interesarte