McDonald’s cerró tres locales emblemáticos en CABA, Rosario y Mar del Plata

La cadena de comidas rápidas McDonald´s cerró tres locales insignias en las últimas horas. Después de 20 años, bajó las persianas de un local en Rosario y también cerró dos más uno en la esquina de Corrientes y Alem en la Ciudad de Buenos Aires y el tercero, en la avenida Constitución en Mar del Plata

Con más de 30 años en el país, Mc Donald’s atraviesa un momento complicado como todo el sector gastronómico. De sus 230 locales ubicados en Argentina, sólo pudo abrir 197 con la modalidad delivery y take away. “Los 37 que aún permanecen temporalmente cerrados es porque están ubicados en shoppings o paseos comerciales”, confirmó la compañía a BAE Negocios.

Se sabe que la facturación en tiempos de pandemia es mucho más baja que la que tienen los locales cuando están abiertos. “Hasta ahora sólo pudimos abrir los salones de tres locales uno en Salta y dos en Corrientes, los tres sólo están habilitados al 50%”, puntualizó la cadena a este medio.

A pocas horas del anuncio de reapertura de los locales gastronómicos en Rosario, Arcos Dorados cerró el local estratégico ubicado en Boulevard Oroño y Jorge Cura. La compañía señaló a BAE Negocios que “no se llegó un acuerdo de renovación del contrato de alquiler del inmueble. Ningún puesto de trabajo se vio afectado porque los trabajadores fueron reubicados”.

Lo curioso es que mientras McDonald’s da un paso al costado por no poder renovar el contrato de locación, todo parece indicar que la compañía argentina de comidas rápidas Mostaza ya tiene sus fichas puestas en esa codiciada ubicación. En Rosario, a la cadena estadounidense le quedan nueve locales abiertos y aseguró que:”la compañía se encuentra analizando nuevas oportunidades locativas en el mercado, este cierre nada tiene que ver con la pandemia”.

Al cierre de Rosario, se sumó este fin de semana otro en la concurrida calle Güemes de Mar del Plata. La compañía confirmó que los empleados fueron reubicados en otros locales cercanos que tiene en la misma ciudad. Aunque oficialmente no se hable de una crisis, vale recordar que la cadena de fast food de origen norteamericano tuvo un conflicto por el descuento de los sueldos de sus empleados de categoría más baja y  justamente el argumento para cerrar el acuerdo de rebajas de sueldos de un 30% fue la caída en ventas en el sector.

Pero no sólo bajaron persiana en históricos locales del interior, sino que también cerraron el local ubicado en la esquina de Avenida Leandro N. Alem y Paseo Colón, justo en frente del Correo Central. En esa sucursal trabajaban 90 empleados que la empresa se comprometió a reubicar.

A diferencia de otros años, la pandemia frenó todo el plan de aperturas planificado para el 2020, aunque la compañía que emplea a 15.000 trabajadores, espera seguir con inversiones el año próximo. 

La pandemia y el aislamiento social preventivo y obligatorio ponen a la gastronomía en crisis. Los cierres de la cadena de fast food se suman al de bares emblemáticos como La Flor de Barracas o La Ibérica.

Podría interesarte