El servicio de Justicia frente a la pandemia

29 de mayo de 2020  • 17:49

A raíz del

aislamiento social preventivo y obligatorio,

el Ministerio Público Fiscal de la Ciudad aprovechó al máximo sus herramientas tecnológicas y aseguró que todas sus dependencias pudieran prestar servicios a distancia. Desde el primer momento, facilitamos el acceso a los sistemas informáticos por parte de nuestros agentes y dejamos en claro que la

cuarentena

no significaría una feria judicial convencional. Paulatinamente, logramos perfeccionar la labor no presencial en cada una de las situaciones que demandan la intervención de las fiscalías y de las demás áreas de asistencia. El esfuerzo institucional dio sus frutos y quedó reflejado en el

número creciente de audiencias celebradas de forma remota

en cada una de las etapas del proceso penal.

La decisión de modernizar la gestión jurisdiccional de los asuntos penales que investigan los fiscales porteños requirió además ajustar el procedimiento a las características del entorno virtual. La modificación de nuestras prácticas exigía dar mayor certidumbre a nuestro personal y a los usuarios del servicio de justicia. Bajo esta premisa, elaboramos un protocolo de trabajo remoto que garantiza el acceso a la justicia de todos los ciudadanos, asegurando una persecución penal eficiente en el marco del debido proceso.

El protocolo que hemos aprobado regula y ordena la participación no presencial del Ministerio Público Fiscal en todas las etapas del proceso penal, contravencional y de faltas.

Las plataformas disponibles permiten la realización de todas las audiencias por videoconferencia.

Denuncias, entrevistas, intimaciones, mediaciones, notificaciones, peritajes, requerimientos de juicio, suspensiones del proceso a prueba, avenimientos, apelaciones: todas estas vicisitudes del proceso podrán concretarse ahora de manera virtual. Se propicia, en definitiva,

el uso de la tecnología en pos de una gestión judicial integral,

que reduzca al máximo la circulación de personas y optimice el tiempo de los magistrados y los abogados.

La nueva modalidad de trabajo contempla especialmente la participación y contención de las víctimas. La Oficina de Atención a la Víctima y al Testigo (OFAVyT) mantiene las entrevistas a distancia y define los pasos a seguir en función del nivel de riesgo que presenta el caso. La información obtenida se plasma en informes de asistencia circunstanciados, que describen de manera integral la situación en que se encuentra la persona víctima y resultan determinantes para adoptar eventuales medidas de urgentes de protección tales como la exclusión del hogar o la prohibición de acercamiento del agresor.

De esta manera, la organización del trabajo remoto nos ha permitido superar las dificultades operativas que perjudicaban la actuación de los fiscales durante el confinamiento. Sin embargo, estamos persuadidos de que

estas reformas trascienden la coyuntura de la emergencia sanitaria y representan un salto hacia el futuro.

La utilización permanente de canales informáticos y la introducción de mecanismos ágiles de interacción con los ciudadanos constituyen pilares de nuestra agenda institucional. Existen múltiples opciones de plataformas para realizar videoconferencias, y si bien ya han sido testeadas a nivel global, es importante reforzar sus niveles de seguridad. Para ello, nuestra Fiscalía Especializada en Delitos y Contravenciones Informáticas ha elaborado una guía pública con recomendaciones de uso seguro tales como la habilitación de la función “sala de espera”, para que quienes sean administradores acepten a cada contacto en particular o el acceso con una contraseña, compartida por canales privados, bloqueando la posibilidad de que el resto de los participantes pueda tener acceso libre a micrófonos y pantalla compartida, entre otras medidas.

En este sentido, aspiramos a reconciliar al sistema de justicia con los avances tecnológicos de la sociedad actual para asegurar a la ciudadanía un servicio cada vez más eficiente y transparente.

————————


Juan Bautista Mahíques es el fiscal general de la Ciudad de Buenos Aires

ADEMÁS

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Podría interesarte