Cuáles fueron las posiciones de Boca y River en el TAS y cuándo puede conocerse el falloDeportes 

Cuáles fueron las posiciones de Boca y River en el TAS y cuándo puede conocerse el fallo

Ya está. Se terminaron las palabras. En forma de pruebas escritas o de testimonios orales. Ahora los que van a hablar son los árbitros del TAS. Tres jueces que entienden que su decisión tendrá una repercusión en el planeta como ninguna otra de las que hayan tomado.

Ellos ya saben para qué lado van. Ya tienen avanzado (o definido) el final de la Copa Libertadores más larga del mundo, aunque con mucho hermetismo obviamente. Solo lo van a hacer público si River o Boca se lo solicitan expresamente o si quieren desactivar rápido tanta expectativa. Caso contrario, el mundo de la pelota deberá esperar aproximadamente 90 días para que se produzca el laudo con todos los argumentos de un fallo que, sea cual fuere, sin dudas sentará jurisprudencia en materia de justicia deportiva.

Mirá también

Newsletters Clarín

Lo que tenés que saber hoy | Las noticias más importantes del día para leer en diez minutos

De lunes a viernes por la mañana.

Recibir newsletter

Las audiencias testimoniales ya son tan historia, como aquellas en las que se aportaron los informes requeridos a las partes. Entre martes y miércoles, los dos protagonistas de la recordada final del 9 de diciembre en el Santiago Bernabéu aportaron sus testigos intentando avalar sus posturas. La contraposición quedó expuesta en cada palabra, en cada gesto, en cada testimonio y en cada participación de los abogados que defendieron a uno (el estudio catalán Pinto, Ruis & Del Valle fue contratado por Boca) y a otro (el madrileño Senn Ferro trabajó al servicio de River). Los alegatos finales, de hecho, fueron la máxima expresión del antagonismo.

Así, River se plantó en que no es responsable de la agresión al micro de Boca ocurrida en Lidoro Quinteros y Libertador, que la responsabilidad es del Gobierno de la Ciudad y que la culpabilidad de éste fue asumida en la renuncia del ministro de Seguridad, Martín Ocampo y que el sábado 24 de noviembre, después del incidente, se firmó un acuerdo que Boca aceptó y después no respetó. Boca, a su turno, se mantuvo en que la responsabilidad objetiva ilimitada por lo que sucedió es de River como club organizador, que su rival debe responder por eso más allá de si los hechos ocurrieron fuera del perímetro que debía custodiar la seguridad interna, que por esa razón tiene que dársele ganado el partido (como ocurrió con su rival en la Copa del 2015 después del gas pimienta) y en consecuencia recibir los premios correspondientes (Libertadores 2018, Mundial de Clubes y Recopa Sudamericana).

Desde ambas partes creen que tienen razones para que el fallo les dé la derecha. La sensación de muchos es que a River no le sacarán la Copa porque los árbitros no ven con buenos ojos modificar el resultado de una serie que se completó en el campo de juego. Pero tampoco se puede bajar el martillo con esa teoría: el final es con suspenso. Habrá que ver si la decisión elegida representa una salida más salomónica, con algún dinero indemnizatorio para Boca, buscando el espacio legal para eso. ¿Quién la va a pagar? Muy pronto se sabrá.

Podría interesarte