Por la calma cambiaria, los precios mayoristas se desaceleraron al 1,7%Economía 

Por la calma cambiaria, los precios mayoristas se desaceleraron al 1,7%

Por el impacto directo de la calma cambiaria, la inflación mayorista se desaceleró en junio. El índice de precios internos al por mayor (IPIM), que publicó ayer el Indec, subió 1,7% mensual y 60,8% interanual. Así, se ubicó por debajo del 4,9% y 68,5% que había marcado en mayo. El dato reflejó la gran sensibilidad de este indicador a los vaivenes del dólar y mostró que hacia adelante el alza de los costos dependerá de si el Gobierno logra contener la volatilidad.

El IPIM tuvo el mes pasado su registro más bajo desde el 0,6% de enero. En el primer semestre , el índice acumuló 20,7%, casi 2 puntos menos que el IPC, que sumó 22,4% empujado por la fuerte inercia desatada con la megadevaluación de 2018. De acuerdo al informe oficial, el aumento de junio fue consecuencia de la suba de 1,9% en los productos nacionales y de la caída de 1,1% en los productos importados. Entre los primeros, se destacaron los incrementos del 4,9% en los productos agropecuarios, del 4,6% en los pesqueros, 4,1% en los minerales no metalíferos y 3,3% en los textiles.

La desaceleración se correspondió con una baja del dólar de más de 5% a lo largo de junio. “Ante un dólar más equilibrado, los precios mayoristas dieron más bajos que los minoristas. Eso ayuda al objetivo de desacelerar la inflación general porque se achica la brecha y eso deja menos margen para remarcar por delante ya que hay un dólar planchado, una fuerte contracción monetaria y tarifas congeladas”, consideró Damián Di Pace, director de Focus Market.

Se achica la brecha con los minoristas, pero aún hay remarcaciones pendientes

En esa línea, la consultora LCG apuntó: “Desde febrero el índice mayorista venía acelerándose, comprometiendo asimismo al IPC, que también se mantiene en niveles altos. Sin embargo, esta fuerte desaceleración de junio permite confirmar la tendencia a la caída en también en el índice de precios minoristas. La evolución de ambos sigue dependiendo de que funcione el ancla cambiaria”.

Para Di Pace, más de lo que ocurra con el dólar, “la inflación de los próximos meses va a estar en el horizonte del 2% porque todavía en los minoristas hay terreno por indexar por la suba de costos que tuvieron y que aún no trasladaron, como los alquileres y los nuevos tramos paritarios. Entonces, seguramente el IPC corra más rápido que el IPIM”.

En definitiva, aun desacelerándose, el IPC tiene un piso elevado para los meses de campaña producto de la inercia. Para el director de Epyca, Martín Kalos, la inflación cederá algunas décimas más pero es difícil que perfore el 2%.

“Queda un margen que aún no se trasladó a góndolas, como se ve en los 5 puntos de diferencia entre la inflación interanual mayorista y minorista. Además, porque hay varios sectores que tienen los precios reprimidos a la espera de que haya demanda, sobre todo los sectores vinculados a bienes no tan necesarios para sobrevivir, como el esparcimiento, que con un poco de recuperación del consumo pudieron aumentar sus precios al consumidor”, explicó el economista.

Podría interesarte