Estefanía Banini, la capitana marginada por el entrenador: “No peleo por mí sino por el futuro de la Selección”Deportes 

Estefanía Banini, la capitana marginada por el entrenador: “No peleo por mí sino por el futuro de la Selección”

Estefanía Banini tiene el corazón roto.  Titular indiscutida después de jugar desde hace más de 10 años en la Selección de fútbol, se llevó una sorpresa cuando Carlos Borrello no la incluyó en la convocatoria para los Juegos Panamericanos de Lima. 

Después del Mundial de Francia, donde Argentina logró dos empates ante Japón y Escocia y una derrota ajustada ante Inglaterra, la “10” y capitana, que jugó en Colo Colo, Washington Spirits y Valencia, y ahora lo hace en Levante, fue marginada junto con la subcapitana Ruth Bravo y Belén Potassa, una de las más experimentadas.

Mirá también

Newsletters Clarín

Lo que tenés que saber hoy | Las noticias más importantes del día para leer en diez minutos

De lunes a viernes por la mañana.

Recibir newsletter

Banini y sus compañeras desataron una tormenta el lunes al anunciar en las redes sociales que el motivo real de sus exclusiones era que ellas habían sido las voceras de exigencias de cambios en el cuerpo técnico, un reclamo que dice que fue compartido por todas las jugadoras.

Sin embargo, la mayoría de las convocadas se presentó a entrenar, salvo Florencia Bonsegundo, goleadora contra Escocia, quien se solidarizó con sus reclamos, y Soledad Jaimes, quien no fue autorizada por Santos, su nuevo club.

Estefanía Banini rompió el silencio ante Clarín.
Foto: Roberto Candia

En una entrevista con Clarín, la jugadora de 29 años rompe el silencio, cuenta por primera vez los entretelones de esa polémica decisión y arremete contra el cuerpo técnico: “Tras haber vivido varios torneos con Borrello, veíamos que la calidad de los entrenamientos era mala y la preparación física, peor”. Agrega que las prácticas no tenían suficiente intensidad y eran improvisadas, y se ofrecían “pocas soluciones” durante los partidos.

En esta nueva etapa, Banini dice que en el Mundial hicieron un buen papel gracias al “hambre” de las jugadoras y que ahora exigen más. “Necesitamos en la Selección gente que esté actualizada y sepa cómo se entrena y qué es lo que se necesita para llegar a ser de primer nivel. Se requiere gente con experiencia internacional”, dice. Y aclara que no es una lucha individual: “No peleo por mí sino por el futuro de la Selección”.

Mirá también

-¿Por qué creés que Borrello no te convocó a vos y a otras titulares del Mundial para los Panamericanos?

-Quedamos afuera porque fuimos las voceras de un grupo. Todas creemos que él no tiene la capacidad como para llevar adelante a estas jugadores que están creciendo, muchas de las cuales juegan afuera. Todas las jugadoras queremos y pretendemos más. Para nosotras, él ha terminado un ciclo. Y él nos dejó afuera por expresarlo como voceras.

-¿Habló con ustedes? ¿Qué argumentos utilizó?

-Lo que dice es que le quiere dar minutos a las chicas que no han jugado. Pero en eso se contradice, porque convocó a Vanina Correa, Aldana Cometti, Agustina Barroso y Mariela Coronel. Y también quería llevar a Jaimes y a Bonsegundo, jugadoras de experiencia que dijeron que no. Es contradictorio su discurso.

-En las redes sociales mencionaste una reunión de todas las jugadoras al final del Mundial y que eso habría sido un desencadenante. ¿Qué pasó en esa reunión?

-Tras haber vivido varios torneos con Borrello, veíamos que la calidad de los entrenamientos era mala y la preparación física, peor. Ya la mayoría de las chicas tiene otra experiencia y vive otra realidad fuera del país, por lo que sabe lo que es un entrenamiento de calidad. Al ver eso, se dieron cuenta lo retrasadas que estábamos. Básicamente, en esa reunión se habló de lo que queríamos para la Selección. Coincidimos en que el cuerpo técnico no estaba a la altura de lo que nosotras pretendíamos. Ya no nos podía enseñar nada. Su ciclo ha terminado. Van más de 10 años en la Selección y el proyecto nunca se llevó a cabo, si es que alguna vez hubo alguno. Siguen con los mismos entrenamientos con los que yo empecé a los 17 años con él. Exigimos más. Exigimos algo mejor. Lleva diez años o más entrenando de la misma manera. No notamos que tenga conocimientos nuevos. Nosotras queremos personas capacitadas de las que podamos aprender, porque ahora no estamos aprendiendo.

-¿Qué cosas le critican de los entrenamientos o de los partidos?

-Los entrenamientos en general no tienen la intensidad suficiente y no están organizados. Y las jugadoras tenemos que ir al gimnasio por nuestra cuenta. Además, en los partidos nos encontramos con un cuerpo técnico que ofrece pocas soluciones.

-¿Cómo es su relación con las jugadoras?

-Tácticamente, cualquier sistema puede llegar a ser válido, pero él no te convencía de que eso iba a funcionar. No te daba confianza. La mayoría entrábamos a la cancha y hacíamos lo que creíamos. Para mí, es importante que un técnico, más allá de lo que sepa tácticamente, sepa controlar un grupo, con un buen manejo y buena llegada a las jugadoras. 

-Pese a este panorama, a la Argentina le fue muy bien en el Mundial con Borrello. ¿Por qué creés que eso pasó si supuestamente se trabaja mal?

-En una Selección que no tiene preparación alguna, evidentemente el hambre de las jugadoras fue mayor a lo que nos enfrentábamos en ese Mundial. Son años y años de trabajo de cada una.

-¿Sólo trabajo individual?

-Sí, claro, individualmente en nuestros equipos. Y un salto de la mayoría de las jugadoras, que desde hace un año se fueron al exterior. Pero este crecimiento no se refleja.

-¿Qué se habló en la reunión de las jugadoras con respecto a los Panamericanos?

-La idea era que todas peleáramos por lo mismo. Más allá de estar en esa lista, algunas sabíamos que íbamos a correr más riesgo que otras, porque siempre en un grupo la que habla es la culpable, ¿no? Cada una tiene que saber lo que dijo y hacerse cargo y tratar de ser consecuente. Yo lo fui: dije que no se podía seguir con gente así. Todas estaban de acuerdo en eso. Por mis valores, por lo que me han enseñado, yo no puedo estar con gente que no aspira a nada, gente que no sabe y por eso dije que si seguían ellos, yo no continuaría.

Mirá también

-¿Creés que no las convocó porque trascendió esa reunión?

-Varias fuimos testigos de que él se empezó a acercar una por una. Intentó convencerlas, a decir que iba a dar minutos de juego a otras. Muchas chicas, quizás por querer jugar y ponerse la camiseta, obviaron o dejaron pasar un poco lo que piensan de él.

-¿Entendés la actitud de tus compañeras que van a los Panamericanos?

-La entiendo porque sé que ponerse la celeste y blanca es lo más lindo, pero quizás no lo comparto.  Pero cada una tiene que luchar por lo que quiere desde el lugar que cree que está bien.

Estefanía Banini, en una entrevista con Clarín en Washington.
Foto: Roberto
Candia

-En el pasado, hubo otros casos de chicas que fueron desafectadas tras expresar algunas críticas, como Florencia Quiñones, Luana Muñoz y Laurina Oliveros, y no se salió a hablar públicamente. ¿Por qué ahora?

-Quizá la gente cree que ahora hablo porque no estoy. Pero en ese momento también se preguntó por qué no habían sido convocadas determinadas personas y el cuerpo técnico decía que era un tema de nivel futbolístico. En ese caso, una acepta lo que dice el entrenador. Pero lo llamativo también es que en este caso decide darles minutos a jugadoras que no han jugado. O sea que no es por un tema de capacidad.

-¿Hablaste con Chiqui Tapia? ¿Cuál creés que es su rol?

-Tuve la oportunidad de adelantarle algo, pero también sé que estuvo en la Copa América, ha tenido trabajo y no se ha dado todavía la oportunidad de hablar como se tienen que hablar este tipo de temas. Yo confío en que Tapia se va a empapar de este tema. Se ha involucrado muchísimo este último año y hemos notado un cambio. Confío en que se va a seguir involucrando y se va a dar cuenta de que necesitamos un proyecto a largo plazo y las niñas necesitan una buena base, una buena formación. Argentina necesita en las selecciones mayores a gente que esté actualizada y sepa cómo se entrena y qué es lo que se necesita para llegar a ser de primer nivel. Se necesita gente con experiencia internacional.

Mirá también

-Megan Rapinoe, la capitana de Estados Unidos, lucha por la igualdad de género y le dijo a Donald Trump que ni ella ni sus compañeras irían a la Casa Blanca. ¿Ves que en Estados Unidos la lucha es más fuerte y que hay más unidad que en el equipo argentino?

-Unidad y convicción de lo que se quiere y de lo que se puede llegar a dar. Nosotras sabemos que necesitamos un cambio, porque yo estoy segura de que todas las jugadoras van a volver a decir lo mismo. En Estados Unidos, se pelea porque se cree en ese cambio. Acá se tiene mucho miedo y eso hace que muchas cuiden su lugar y no piensen en un futuro y en todas las niñas que pueden llegar a presenciar esto. Yo me quedo con el mensaje que me llegó de una de las jugadoras más chicas de la Selección, diciendo que había sido su ejemplo y que entendía que esto era para ellas. Esto va más allá de nosotras: es para ellas y las que estamos peleamos lo hacemos desde afuera.

-¿Tenés esperanzas de que te convoquen de nuevo?

-Mi lucha va a seguir siendo la misma: que se pueda crecer y que nos pongan a gente capacitada, que es lo que quiere todo un grupo. Yo estoy peleando por el grupo. Voy a seguir haciendo mi trabajo y entrenándome para crecer como jugadora. Después, quien esté a cargo se tendrá que fijar si estoy en condiciones de estar o no en una Selección argentina.

Estefania Banini, contra Escocia, en el Mundial.
Foto: AP

-Si te vuelve a convocar Borrello, ¿irías?

-La verdad, no lo sé. Hoy mi cabeza está en que quiero una mejora y la lucha va a ser esa. No hay un punto intermedio. Queremos gente capacitada y hoy te diría que no. Pero no estoy renunciando a la Selección sino todo lo contrario: estoy peleando por la Selección.

-¿Pensás ponerte otra vez la camiseta argentina?

-Sí, claro. La Selección debería ser un premio para quien se merece estar ahí. Es lo más lindo que le puede llegar a pasar a una jugadora y por eso es una tristeza no estar. Después se verá si a una le falta entrenamiento, si las capacidades y las condiciones no están para estar en una Selección y hay que también saber aceptarlo. 

-¿Volverás a la Selección cuando las cosas cambien?

-Ojalá cambien. Yo pretendo que sí y estoy luchando por eso.

Podría interesarte