El Gobierno emitirá un veto parcial técnico en la ley de financiamiento de las campañasPolítica 

El Gobierno emitirá un veto parcial técnico en la ley de financiamiento de las campañas


En la Casa Rosada señalan que la norma contiene un error respecto a los deudores fiscales Fuente: LA NACION – Crédito: Mauro V. Rizzi

El Gobierno firmará en las próximas horas un veto parcial a la nueva
ley de financiamiento de las campañas políticas, la norma que le permitirá a
las empresas donar fondos a los candidatos presidenciales de este año. La corrección oficial a la ley, de tipo técnico, buscará eliminar una de las restricciones que fijó la norma para los aportantes.

En el artículo quinto, el texto de la ley de

financiamiento

político marca -entre otras restricciones- que los partidos políticos no podrán aceptar aportes o donaciones de personas humanas o jurídicas que se encuentren “imputadas en un proceso penal en trámite por cualquiera de las conductas previstas en la ley penal tributaria vigente” o que “sean sujetos demandados de un proceso en trámite ante el Tribunal Fiscal de la Nación por reclamo de deuda impositiva”. El Gobierno vetará el tramo vinculado al Tribunal Fiscal de la Nación.

El argumento que esgrimieron en el

Gobierno

para emitir el veto parcial es de tipo técnico. “El Tribunal Fiscal de la Nación es un organismo que recibe reclamos de los contribuyentes contra resoluciones dictadas por la

AFIP

. El contribuyente no es el demandado sino el que demanda si cree que no le corresponde pagar un impuesto”, explicaron en la Dirección Nacional Electoral. Un funcionario de Casa Rosada que participó de la decisión oficial explicó: “Si el espíritu de la ley era prohibir que los evasores sean aportantes, fue un error apuntar al Tribunal Fiscal de la Nación”.

El párrafo de la ley ya había hecho ruido entre los funcionarios durante el trámite parlamentario. Pero en el Gobierno no quisieron empiojar aún más un debate que se dilató durante toda la primera parte del año por la negociación del articulado con el PJ y por
los reparos que había planteado la Coalición Cívica, socia de Cambiemos, que siempre rechazó la habilitación de los aportes empresarios.

Así, sin margen para repararlo a tiempo y cuando se cumplen diez días hábiles desde la sanción en el Congreso, se llegó a la instancia de la promulgación de la ley y en la Casa Rosada entendieron que la única salida es el veto parcial. Esta tarde se esperaba la firma del Presidente y de todos los ministros antes de remitir el veto al Congreso.

Reglamentación

La semana que viene, en tanto, el Gobierno procederá a la reglamentación de la ley de financiamiento político. La norma estipula que cada empresa puede donar hasta un 2% del total de gastos autorizados para la campaña, mismo límite que rige para los aportes personales. Además, se prohíben las donaciones en efectivo, por lo que todos los recursos deberán estar bancarizados. Permitirá sincerar una parte de los fondos que históricamente los recaudadores de los partidos políticos recolectaron en negro para financiar el proselitismo.

Según pudo conocer
LA NACIÓN, entre otros puntos a ser reglamentados, el Gobierno le pedirá al Banco Central que emita una resolución para que exista una “identificación fehaciente” de aquellos aportantes que realicen depósitos en efectivo en las cuentas bancarias de los partidos. Es porque esa modalidad de aporte no permite realizar una trazabilidad como si lo hace una transferencia bancaria.

Además, en el Gobierno esperan con la reglamentación agilizar los trámites y evitar pasos burocráticos para que los partidos puedan abrir sus cuentas bancarias en el corto plazo. Una vez que se inscriban los frentes electorales y las listas de candidatos, tanto en el oficialismo como en la oposición necesitarán apurarse para pasar la gorra entre los privados.

Podría interesarte