Audios a los gritos y videos caseros, el eje de la campaña del oficialismoPolítica 

Audios a los gritos y videos caseros, el eje de la campaña del oficialismo

No más globos, ni lanzamientos al aire libre en lugares emblemáticos, ni actos con escenarios circulares, ni posteos en Facebook. La estrella de la campaña electoral del Gobierno será esta vez el audio de un camionero relatando a los gritos su alegría por haber cruzado la Ciudad “en cinco minutos” por la nueva autopista para camiones del Paseo del Bajo. “Es orgásmico”, exagera la voz de un hombre no identificado, rodeado de ruidos de resortes y un motor grande, para describir la sensación que se siente al manejar a 60 kilómetros por hora sin interrupciones por un tramo de siete kilómetros que antes, si se levantaba con suerte, le demandaba una hora a paso de tortuga. Mauricio Macri le puso el sello oficial y lo convirtió en un aviso electoral cuando lo subió a su cuenta de Instagram.

En rigor, la estrella de la campaña oficialista no será ese audio precisamente, sino el formato de alabanza espontánea e individual, sin marcas visibles de contaminación gubernamental. El equipo que encabeza Marcos Peña está embarcado desde hace semanas en la búsqueda de esas piezas publicitarias nacidas de la inspiración ciudadana, gemas virales con las que el Jefe de Gabinete espera adornar los grupos de Whatsapp de “padres y madres del colegio” y de vecinos de la cuadra preocupados por la seguridad urbana.

Newsletters Clarín

Lo que tenés que saber hoy | Las noticias más importantes del día para leer en diez minutos

De lunes a viernes por la mañana.

Recibir newsletter

A diferencia de la campaña de 2015, que se organizó en torno al perfil en Facebook de Macri, o la de 2017, en donde se agregaron videos en Instagram que mostraban a los candidatos conversando con la gente, Peña decidió esta vez apuntar a subirse a las conversaciones que ya existen en la sociedad con mensajes que defiendan las medidas del Gobierno. La clave es que en los mensajes no aparezca rastro de intervención de ninguna organización política. En la Casa Rosada admiten que parte del problema reside en que la palabra de Macri quedó devaluada por la crisis económica, aunque aseguran que el descrédito es una mancha que perjudicó a todos los dirigentes políticos del país.

La semana próxima, Peña y su equipo le mostrarán precisiones de ese plan a Macri. La estrategia tiene una pata floja. Como -a diferencia de Facebook, Twitter o Instagram- las interacciones entre usuarios de Whatsapp se hacen de un teléfono a otro, es imposible comprobar, por ejemplo, cuántas personas enviaron una foto o qué cantidad de usuarios vio un video de un vecino hablando de un arreglo en su vereda, el desempeño de la campaña no podrá ser monitoreado. El Presidente suele pedir a sus interlocutores estadísticas que demuestren que las ideas que se pondrán en práctica serán efectivas, y en este caso tendrá que conformarse con la intuición de Peña y con las encuestas que le llegarán más tarde.

El jefe de Gabinete ya explicó los fundamentos de su plan a los intendentes y dirigentes bonaerenses de Cambiemos la semana pasada en un encuentro que contó Guido Carelli Lynch en Clarín. “No se pueden subir a las redes videos hechos con drones. Tienen que ser videos caseros, sin producción y grabados con celulares”, fueron algunas de las consignas.

Para tratar de organizar a esa tropa de activistas preparados para hacer campaña a pulgar limpio, el Gobierno armó una plataforma web llamada Defensores del Cambio, que se replica en varias páginas de Facebook con el mismo nombre. Allí, miembros del equipo de campaña suben memes, imágenes, ediciones de programas de TV y videos en crudo, realizados por profesionales pero con impronta artesanal, con el objetivo de que los militantes los tomen y se los transmitan a sus contactos. La idea, más que se viralicen esos contenidos, es que sirvan de inspiración para que los partidarios del Gobierno hagan y transmitan sus propios mensajes, artesanales de verdad. “Los que hacen las personas comunes son más efectivos. Hay cosas que no se pueden hacer a propósito”, explica uno de los estrategas de la campaña oficialista.

Podría interesarte