La historia de Adolfo Gaich, el goleador que no quiso River y rompe redes en la Sub 20Deportes 

La historia de Adolfo Gaich, el goleador que no quiso River y rompe redes en la Sub 20

Ese gigante colorado nacido hace 20 años en Bengolea, un pequeño pueblo de 1200 habitantes ubicado en el Sur de Córdoba, es producto de su perseverancia. Porque nunca se dio por vencido ni aun vencido. Con espíritu de Almafuerte, dejó su zona de confort y se fue a probar a River. No quedó. Tampoco en Lanús. Lo veían sin porte para jugar arriba. Hasta que apareció San Lorenzo. Guillermo, su padre, chocho. A fin de cuentas, es hincha del Ciclón. Claudio Biaggio, con ojo de goleador, le dio la primera oportunidad en la Reserva y después, en Primera. Y Adolfo Gaich, de él se trata esta historia, no defraudó. Especialmente, con la camiseta de la Selección Argentina Sub 20.

El Tanque, el Fuhrer, el Genocida del gol… Apodos que circulan en las redes sociales porque su madre le puso el nombre de Hitler y el apellido alemán. Un alias poco feliz, aunque Gaich no le presta atención. Lo suyo es romper redes, ajeno al juego de los hinchas. Lo hizo en el primer tiempo ante Portugal con dos jugadas extraídas del manual del “9”: un anticipo de espaldas para bajar la pelota larga de Manuel Roffo y una definición el corazón del área tras una notable acción en la que combinaron Aníbal Moreno y Julián Alvarez.

Mirá también

Newsletters Clarín

Lo que tenés que saber hoy | Las noticias más importantes del día para leer en diez minutos

De lunes a viernes por la mañana.

Recibir newsletter

“Me voy muy contento con el gol. Cambiamos roles con Juli. Contra Sudáfrica, yo le había dado el pase para el suyo; hoy me lo devolvió”, dice Gaich con la sonrisa juvenil que le brota de un rostro muy parecido al de Mr. Increíble, el personaje de Disney. Así le dicen en la intimidad del grupo. Es un sobrenombre más simpático, claro.

Gaich fue clave para llegar a este Mundial en Polonia. En el Sudamericano Sub 20, que se le escapó ante Ecuador, se despachó con un hat-trick frente a Venezuela que acompañó a la clasificación. Se le abrió el arco justo cuando más lo necesitaba el equipo. Ya había demostrado sus credenciales en el torneo de L’Alcudia de la mano de Lionel Scaloni. Ocurrió mucho antes de que el pibe cordobés imaginara este momento y el propio técnico rosarino que iba a estar al frente de la Selección Mayor de Lionel Messi en la Copa América.

En acción. Gaich se lleva la pelota ante la marca de Vinagre. En el Sudamericano de Chile le hizo tres goles a Venezuela. (AP)

Tuvo dos chances claras, además del gol. Pero el atardecer en Bielsko-Biala no tuvo el mismo desenlace que en el estadio El Teniente de Rancagua. Primero, porque decidió rematar cruzado en lugar de asistir a Ezequiel Barco, quien venía entrando a la carrera por el sector opuesto. Tapó Virginia, el arquero portugués. Después, logró marcar con un enganche bárbaro, pero estaba en offside. El asistente levantó la bandera y le ahogó el grito.

“Me quedaron dos para definir el partido y no se pudo dar. Ojalá que en el próximo, contra Corea, entren”, afirmó el pibe nacido el 26 de febrero de 1999, quien tiene 3 goles en 15 partidos disputados en la Primera de San Lorenzo. El Tanque le marcó a Patronato, Estudiantes y Aldosivi. Debutó el 27 de agosto del año pasado ante Unión en Santa Fe. Reemplazó a Nicolás Blandi a los 17 minutos del segundo tiempo.

“Por este camino vamos a hacer un gran Mundial”, dice Gaich. Sus goles pueden allanar la ruta al éxito.

Podría interesarte