Edenor escrachó a Ricky Sarkany por “colgarse de la luz” y el empresario se desligó de la denunciaEconomía 

Edenor escrachó a Ricky Sarkany por “colgarse de la luz” y el empresario se desligó de la denuncia


La ubicación del local textil que según Edenor se habría colgado de la luz Crédito: Google Maps
16 de mayo de 2019  • 12:04

La empresa de electricidad

Edenor

denunció esta semana que le retiró el medidor de luz a un depósito de textil y calzado del barrio porteño de

Saavedra

que tenía una conexión clandestina. El local en la mira es una fábrica que pertenece a la empresa de indumentaria de

Ricky Sarkany

. El empresario, por su parte, hizo su descargo que continuará por la vía judicial.

La noticia se difundió a través de un tuit que dio a conocer la prestataria de luz, en la que da cuenta de que “el robo de energía es equivalente a 123.000 kWh o $1.200.000”.

Detectamos un depósito de textil y calzado con una conexión clandestina en la calle Deheza 4752, CABA. Al cliente se le retiró el medidor. El robo de energía es equivalente a 123.000 kWh ó $1.200.000.
pic.twitter.com/siO3Bh9BoF&- Edenor Clientes (@EdenorClientes)
May 14, 2019

Ayer, a través de la misma red social, la cuenta oficial de Ricky Sarkany compartió el texto de la carta documento que hoy presentará ante la justicia para defenderse del mensaje difamatorio de Edenor y “demostrar su inocencia”.

El comunicado alega que la compañía de luz ha realizado una “irregular inspección” en la propiedad ubicada en Deheza 4752. A su vez, la intima a que “de manera inmediata cese con la publicación de toda información engañosa, falsa y maliciosa” por el “gravísimo prejuicio” ocasionado. Por todo ello, la empresa llevará adelante acciones legales por los daños generados.

Otros casos similares

A comienzos de este año, la cocinera y empresaria

Maru Botana

se vio involucrada en una denuncia similar por parte de la empresa
Edenor. En esa ocasión, la empresa de electricidad también publicó a través de Twitter haber retirado un medidor con conexión clandestina en un local gastronómico en San Isidro, perteneciente a la franquicia de su marca Dulce & salado. Enseguida,
ella desconoció la situación y aclaró no ser la dueña del comercio.

Recientemente, Botana
habló en una entrevista emitida por

LN+

sobre aquel episodio, que vivió como una última crisis profesional. Confesó que el conflicto le “frenó la expansión” ante sus deseos de crecer en la zona sur del Conurbano, pero también en otras provincias y el exterior.

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Podría interesarte