El mercado aprovecha la coyuntura política y quiere llevar el dólar a $51Economía 

El mercado aprovecha la coyuntura política y quiere llevar el dólar a $51

El tembladeral de la semana pasada, en la que el dólar se disparó 9,7% y tuvo su mayor suba desde septiembre, promete ser la antesala de futuros cimbronazos. La masiva salida de grandes fondos extranjeros del país, que también hizo saltar el riesgo país por encima de los 1.000 puntos, dejó en evidencia que el gobierno de Mauricio Macri perdió la gracia del círculo rojo financiero. Con ese panorama de creciente incertidumbre, los analistas esperan que las tensiones cambiarias sigan a la orden del día y auguran que la divisa llegue al techo de la banda, fijado en $51,45, durante las próximas semanas.

El “fuego amigo” generó estupor en las filas oficiales. Primero, la no renovación de u$s3.500 millones que el Tesoro pagó el lunes pasado por vencimientos de un set de bonos. Luego, la recomendación del banco de inversión estadounidense Morgan Stanley de no volver a entrar a activos argentinos. Y finalmente, los duros editoriales del Financial Times de Inglaterra y El País de España, que presentaron una Argentina “al borde del abismo”. Todas señales que están en la punta del iceberg de la masiva estampida de capitales especulativos del país. Las palabras del propio Mauricio Macri parecieron confirmarlo: “Los mercados tienen una visión de corto plazo y dudaron de Argentina”.

Jorge Carrera, exjefe de investigaciones económicas del BCRA, lo analizó así: “Lo que pasó era esperable: el acuerdo de precios a desgano fue interpretado en muchos círculos económicos como una señal de desesperación, nerviosismo y desorientación; el aplanamiento de la banda generó la impresión de que al Fondo no le molestaría que el dólar llegue a $51,45; y a eso se sumaron las encuestas. También hubo algunas operaciones para tratar de forzar a Macri a bajarse”.

Advierten que la venta de reservas para frenar el tipo de cambio podría retroalimentar la corrida

En ese contexto, el dólar acumuló en apenas cinco días un alza de $4,07, que lo dejó en la parte superior de la zona de no intervención. El tipo de cambio mayorista cerró la semana en $45,97, a apenas 12% del techo. El minorista, en tanto, terminó en $46,90 en el promedio de los bancos de la city y en algunos de ellos incluso superó los $47. La presión de la creciente demanda tumbó la artillería del BCRA, limitada por el FMI: la suba de la tasa al 72,6%, a un punto del pico de octubre; las subastas a cuenta del Tesoro; la intervención en el mercado de futuros; y las ventas de bancos públicos, no lograron aplacarla.

El exsecretario de Finanzas de Eduardo Duhalde y Néstor Kirchner, Guillermo Nielsen, fue categórico: “Hay un Gobierno paralizado que lo único que sabe hacer es subir la tasa de interés sin importarle las consecuencias recesivas. No terminan de tomar conciencia de la gravedad de lo que está pasando. Creo que vamos a andar a los saltos porque los dólares se van a escapar. Falta muchísimo tiempo para las elecciones; no pueden confiar en que no haciendo nada van a vencer a los mercados. Así, el dólar puede llegar muy pronto al techo de la banda”.

Un escenario similar trazó la consultora Economía y Regiones: “Al no creer en el éxito de las políticas, los agentes económicos adoptarán comportamientos defensivos procurando protegerse. Las presiones cambiarias resurgirían y la inflación no bajaría o (más adelante) se volvería a acelerar. El dólar se dirigirá a los $51,45 más pronto que tarde”.

Por su parte, Carrera, dijo que todo indica que “vamos a ir al techo en el próximo mes” dado que “al FMI ese nivel no le disgusta, hay una lenta liquidación de divisas producto del actual esquema de retenciones y las subastas de u$s60 millones no son útiles para controlar el tipo de cambio”.

Y agregó: “Ahí empieza otra historia porque es un techo de paja. Veremos cómo funcionan los u$s150 millones. Pero ojo: gastar las reservas es una pésima señal. Eso es lo que vieron los tenedores de bonos en los últimos días con el comienzo de las subastas. Dijeron: Esos son los dólares que tenían para cubrir los vencimientos en 2020 y se los están gastando”.

“Cuando ven que empiezan a bajar las reservas todo el mundo se pone muy nervioso, y eso puede alimentar mayores salidas de fondos de activos argentinos”, coincidió Nielsen.

Podría interesarte