Cristina Kirchner: “Stiuso y su alter ego Nisman prepararon la denuncia para tirármela cuando dejara el gobierno”Política 

Cristina Kirchner: “Stiuso y su alter ego Nisman prepararon la denuncia para tirármela cuando dejara el gobierno”


Fuente: LA NACION – Crédito: Fabián Marelli
25 de abril de 2019  • 18:40

En uno de los últimos capítulos de su libro
Sinceramente, la expresidenta

Cristina Kirchner

se refiere a dos hechos que marcaron a fuego su segundo gobierno: la firma de un memorándum de entendimiento con Irán por el atentado a la

AMIA

y la

muerte

del fiscal federal

Alberto Nisman,

a quien califica como un “alter ego” del espía

Antonio Jaime Stiuso.


Cristina Kirchner

se encuentra bajo investigación de la Justicia por el pacto con Irán a raíz de la denuncia de Nisman, quien creía que la entonces presidenta buscaba la impunidad de los iraníes sospechados de volar la AMIA, a cambio de reanudar las relaciones comerciales.

En su libro, la actual senadora nacional considera que ese pacto, impulsado en 2014, por el que hoy se encuentra procesada, fue “una ingenuidad” de su parte y apunta que Nisman tenía estrechas relaciones con los servicios de inteligencia de Estados Unidos e Israel, pero sobre todo con Stiuso.

Bajo el subtítulo “Un fiscal y un agente”, repasa el rol de Nisman en la causa AMIA, se pregunta si una de las “tareas” del propio Nisman no era que la causa de encubrimiento del atentado “no avanzara” y asegura sobre la presentación judicial en su contra por supuesto encubrimiento: “Stiuso y Nisman tenían preparada la denuncia para ‘tirármela’ después de que yo dejara el gobierno”.

“[El día que murió Nisman], volví a sentir el peso del atentado terrorista más grande que se produjo en la Argentina y el rol que jugó y juega esa tragedia en el ajedrez de la política internacional y nacional”, dice Cristina Kirchner bajo el subtítulo “Cronología de una muerte”, donde realiza una sugestiva lectura sobre el fallecimiento de Nisman.

“Una persona [en referencia a Stiuso] que desde 1972 estaba en una oficina central del aparato de inteligencia argentino, como es el control operacional de la SIDE, es removida de su cago contra su voluntad por orden de la Presidenta a mediados de diciembre de 2014. 34 días más tarde, el único fiscal de la UFI-AMIA que era su alter ego en esa causa [por Nisman], aparece muerto en su departamento, inmediatamente después de denunciar a esa misma presidenta por encubrimiento del atentado a la AMIA”.


Fuente: Archivo

El pacto con Irán, una “ingenuidad”

Cristina defiende las medidas de su gobierno, como del expresidente

Néstor Kirchner,

para esclarecer el atentado y asegura que la idea de firmar un memorándum con Irán, en 2014, la “entusiasmó como pocas cosas” y que fue como “un sueño”. “Era la posibilidad histórica de destrabar una causa con la que estaba muy comprometida afectiva y políticamente”, describe sobre su parecer antes de que se efectuara.

Acto seguido, asegura que esa expectativa fue “una ingenuidad”. “Nos hizo olvidar los intereses geopolíticos en pugna […] El memorándum era necesario para avanzar con la investigación […] había que destrabar la situación […] Creo que esa voluntad mía y la omnipotencia de pensar que podíamos arreglarlo todo terminaron jugándonos en contra”, agrega.

Y desliza que cuando tomó la decisión de comenzar a negociar con Teherán, las autoridades de la AMIA y la DAIA mostraron acuerdo.


Crédito: Enrique Villegas

Bonadio, un “sicario”

En un pasaje, tras realizar un repaso por los vaivenes de la causa AMIA durante veinte años, se refiere brevemente al juez federal

Claudio Bonadio,

hoy a cargo de algunas de las causas más importantes en su contra, y lo llama “sicario”.

“La causa de encubrimiento, AMIA II, se inició en el año 2000, luego de la declaración de [Claudio] Lifschitz, y estuvo paralizada durante años, hasta que el juez a cargo, nada menos que el sicario Claudio Bonadio, fue apartado por su inacción manifiesta y denunciado por la propia Cámara Federal que decidió su apartamiento”, señala.

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Podría interesarte