Al ritmo de la crisis, el empleo registrado profundiza su sangríaEconomía 

Al ritmo de la crisis, el empleo registrado profundiza su sangría

En otra muestra sin brotes verdes, la estadística de empleo que ofreció el Ministerio de Trabajo de la Nación consignó para febrero una reducción de 252.500 puestos de trabajo registrados respecto al mismo mes de 2018. En relación a enero del corriente, en mensura desestionalizada, la merma negativa llegó al 0,1%. Entre los pocos contrastes a las cifras negativas, los funcionarios consignaron que el sector de casas particulares tuvo un incremento de 17.400 empleos.

Sin embargo, la situación de la industria sigue teniendo directa relación con la crisis que verifican analistas y sindicatos, sobre todo en metalurgia, automotrices, textiles, calzado y otras. A la fecha el 30% del empleo fabril se encuentra en el segmento de las alimenticias.

“Resulta por demás preocupante la velocidad de la caída del empleo registrado en el sector industrial, donde sólo en ese mes se perdieron casi 8.000 empleos y un acumulado interanual de 69.500 registrados”, le expresó el economista Germán Muiño ( CEPA) a este diario.

Respecto a los fabricantes de vehículos, BAE Negocios consultó a los funcionarios si la estadística o las percepciones verifican la política de suspensiones que viene desarrollando las terminales, sin excepción, lo cual en la cartera laboral la consideran como decisión de las empresas. La incorporación de empleados al sector público creció 0,1% y sólo experimentó alguna suba en las administraciones municipales, sin cambios apreciables tanto en las órbitas de provincias o nacional.

En cuanto al registro oficial, las luces de alerta se manifiestan en las remuneraciones. Muiño sostuvo que la mediana de salarios privados registrados fue en febrero de apenas $ 29.617 brutos, “lo que equivale a un salario de bolsillo de $ 24.582, no puede dejar de alarmarnos si tenemos en cuenta que para ese mismo período la canasta básica total ( CBT) medida por el Indec ascendía a $ 27.570″, teniendo un incremento interanual del 57%, contra un incremento de la mediana de salarios registrados de 36,2% en ese mismo período.

La ratificación del rumbo no da lugar a expectativas para Muiño “no hará otra cosa que profundizar la situación de vulnerabilidad en que se ha colocado al pueblo trabajador argentino”.

Podría interesarte