El doctor Violín denuncia un complot y dice que fue abusado por un cura cuando era chicoSociedad 

El doctor Violín denuncia un complot y dice que fue abusado por un cura cuando era chico

“Yo fui muy abusado“, sostiene Walter Zambón, el médico que está detenido desde fines de marzo, como resultado de cinco denuncias de delitos sexuales en su contra, dos de ellas presentadas por la hija de su mujer y una joven familiar que llegó desde su provincia a estudiar Medicina bajo su protección.

En un informe presentado por la psicóloga Cristina Bösenberg en el expediente judicial, el acusado precisa que el hecho ocurrió hace 35 años. “En un campamento vocacional, un sacerdote me tocó y me masturbó. Empezaba, me abrazaba, me hablaba al oído y me metía la mano debajo del pantalón corto. Mientras me hablaba de la vida, de que debía ser bueno y que hay que amar a Dios”, detalló.

Cuando la profesional lo interrogó acerca de qué sintió al respecto, Zambón sostuvo que no lo tomó traumáticamente que solo hubiera sido traumático si lo hubiese lastimado físicamente. Y aclaró: “En los pueblos ciertas cosas se tomaban de otra manera”. En cambio, hizo referencia al efecto doloroso y traumático provocado por los castigos a los que” lo sometían sus padres”.

En un campamento vocacional un sacerdote me tocó y me masturbó.

En la declaración indagatoria, la versión de Zambón difiere de la de las denunciantes que pertenecen a su círculo íntimo, su hijastra y la familiar que se alojaba en su casa mientras iba a la universidad.

En los pueblos ciertas cosas se tomaban de otra manera.

Según el médico y empresario, las jóvenes habrían inventado la acusación para perjudicarlo cuando él le advirtió a la huésped que si no aceptaba las normas de convivencia debería irse. Su hijastra se habría solidarizado con ella y lo habría amenazado con hacerle quitar incluso la tenencia de su hija menor, ahora de 12 años.

Según Zambón, el perjuicio que le causaron las denuncias incluye la pérdida de su “trabajo, empresas, dignidad, reputación y lugar donde vivir”. “En los últimos diez meses me he tenido que mudar seis veces “, se queja. En realidad, los vecinos de cada uno de los barrios que eligió para alquilar le comunicaron que no se sentían seguros con su presencia y le dieron un plazo para irse.

Además de las dos chicas integrantes de su familia que acusan a Zambón, también lo hacen un exempleado, una niñera y una alumna de secundario a la que acosó en la calle. En los alrededores de la clínica donde se desempeñaba como médico aparecieron pintadas donde se lo bautiza “Doctor Violín”, por lo que se presume que hubo episodios de agresión sexual que involucraron a trabajadoras o trabajadores del establecimiento.

Podría interesarte