La actividad negativa de marzo estira la recesión y desanima la reactivaciónEconomía 

La actividad negativa de marzo estira la recesión y desanima la reactivación

Los primeros números de marzo rompen las ilusiones oficiales de que haya terminado la recesión. Abril también será contractivo y de esa forma las proyecciones continúan en franco deterioro. Por eso un informe privado destaca que durante los últimos tres años cambió la tendencia de largo plazo del PBI. Y es que las sucesivas caídas de 2016, 2018 y 2019 redondearán un hundimiento acumulado en torno al 4% en 2016-2019.

Datos negativos de marzo: la caída de 3,1% de las ventas de autos respecto a febrero; la contracción de 11,3% real interanual para el IVA Neto y de 17,3% para la seguridad social; el derrumbe de 53,3% de las importaciones desde Brasil, y el nuevo negativo de 11,3% del consumo minorista medido por CAME. El agro aportará lo suyo a favor, pero los analistas repiten que ese será el único sector con algún dinamismo. Así resuenan las recientes palabras del secretario de Política Económica, Miguel Braun, quien afirmó que “la recesión se terminó”.

La principal explicación del flojo marzo es el nuevo round de inestabilidad cambiaria, que se dio recién hacia fines de mes. Por eso abril promete también ser de contracción en la actividad económica. Los analistas no descartan que el primer trimestre del 2019 dé mejores números que el último del año pasado, por las mejoras intermensuales de enero y febrero, cuando el dólar se mantuvo estable y la tasa acumuló una baja sustancial. Pero afirman que marzo-abril mostrarán que el fin de la recesión está lejos.

Desde la consultora Analytica proyectan que el PBI caerá entre 2% y 3% durante el 2019

En esa línea, el consultor Hernán Hirsch afirmó: “Por ahora todos, los datos de actividad de marzo vinieron mal. Patentamientos, ventas minoristas y recaudación. No creo que el trimestre cierre abajo pero este marzo te muestra que la economía sigue en el piso, en terapia intensiva, y que aún cuando el campo ayude en el segundo trimestre es difícil que arranque”.

Coincidió el director ejecutivo de la consultora LCG, Guido Lorenzo: “Creo que, después de dos meses de mejora intermensual, en marzo podés tener un retroceso contra febrero. En enero y febrero la tasa bajaba y el dólar estaba estable. En marzo volvió la inestabilidad. Como fue hacia fin de mes, puede ser que en el EMAE no venga tan mal el dato pero sí mal. Y en ese caso se moverá al de abril. Agro, construcción, industria y comercio son el 60% del PBI. De ellos sólo el agro viene bien”.

Un informe reciente de la Fundación Germán Abdala (FGA) concluyó que “no se ven los brotes verdes y la economía continúa en recesión, el crecimiento de diciembre y enero no es suficiente para sugerir el inicio de una recuperación, como ocurrió en julio y agosto y más adelante en octubre del año pasado”.

El arrastre estadístico negativo que dejó el año pasado fue de 2,4%. Si la actividad terminara igual, esa sería la caída PBI en 2019. Ayer Analytica publicó que la contracción será de 2% pero que se puede estirar hasta 3% o incluso hasta 3,4%. Para PxQ será de entre 2,1% y 2,8%. Para Ecolatina de 1%. Si cae 1%, el período Cambiemos totalizará un desplome de 3% acumulado en la actividad. Si cae 2%, el derrumbe será de 4%. En cambio, si contrae 3%, será de 5%.

El informe de FGA afirma: “La pésima evolución de la economía en los últimos meses, todavía golpeada por la crisis cambiaria del año pasado, comienza a impactar de lleno en el crecimiento de mediano-largo plazo”. De hecho, la tendencia (ver gráfico) muestra que durante los 2000 el PBI iba hacia arriba, en los 2010 empataba y desde 2016 se dirigió hacia abajo.

Podría interesarte