Pesimismo K con la economía: los pronósticos que le llevaron a Cristina Kirchner para 2019Política 

Pesimismo K con la economía: los pronósticos que le llevaron a Cristina Kirchner para 2019

El paper tiene ocho páginas y un título sin doble lectura: “Pronósticos 2019, una tendencia que no se revierte”. El informe, al que accedió Clarín, lo hizo “Proyecto Económico”, un grupo de especialistas que lidera la diputada y economista Fernanda Vallejos. Se lo llevaron a la Cristina Kirchner, su compañera de boleta en 2017 en provincia de Buenos Aires. 

Además de Vallejos, el documento lo firman los licenciados Genaro Grasso, Estanislao Malic, Horacio Rovelli, Federico Vaccarezza y Martín Garro. Lo hicieron bajo el subtítulo “Coyuntura & Proyecciones”.

Mirá también

Newsletters Clarín

Lo que tenés que saber hoy | Las noticias más importantes del día para leer en diez minutos

De lunes a viernes por la mañana.

Recibir newsletter

Estos son los puntos principales del resumen ejecutivo:

– “Transcurridos tres meses del año 2019, en términos generales, se observa una tendencia que no se revierte. No obstante, la información estadística actualizada nos llevó a realizar algunas correcciones en el margen”.

– “En primer lugar, observamos la continuidad del ajuste económico de la mano del recorte en el gasto público y la restricción a la expansión de la base monetaria, que le añaden un signo contractivo al arrastre negativo“.

– “Así, esperamos una recesión de 2% para 2019. La recesión, entre otras cosas, afectará la recaudación impidiendo el equilibrio fiscal primario, por lo que esperamos un resultado primario de -1,2% del PBI y un resultado financiero de -5,2%, similar al de 2015 pero con diferente composición”.

– “Tampoco está garantizada la estabilidad cambiaria. El ancho de banda, el escaso poder de fuego con el que cuenta el BCRA, en un contexto de severa fragilidad externa determinada por el propio modelo económico, donde mandan la fuga y los compromisos de la deuda, y la volatilidad típica de un año electoral, con un mercado desregulado, nos lleva a esperar un dólar a fin de año por encima de la banda superior“. Hoy ese techo para que intervenga el Banco Central en el mercado mayorista está en 51 pesos.

Mirá también

– “Los primeros meses mostraron una inflación sumamente elevada con empresas que intentan recomponer márgenes perdidos durante 2018. Aún restan ajustes en precios regulados que se profundizarán conforme avance la devaluación. De modo que prevemos una variación de precios minoristas del 43%, que redundará en una nueva caída del salario real (- 4,9%)”.

– “El combo recesivo repercutirá en las condiciones de vida de los argentinos. Muchos más se volcarán al mercado laboral para compensar la caída de sus ingresos, proyectando un desempleo de dos dígitos para el primer trimestre del año y de 12,9% en el cuarto. Además, más argentinos terminarán sumergidos por debajo de la línea de pobreza (36%) en el segundo semestre del año”.

Si bien aún le quedan algunos años como diputada, Vallejos aspira a formar parte de un eventual gabinete para un tercer mandato de Cristina. En línea con las críticas de la ex presidenta, la economista cuestiona duramente el acuerdo con el Fondo y, como otros colegas, incluso más cercanos al Gobierno, advierte sobre el riesgo de tener una banda tan amplia para el dólar. 

Lo dice así: “El BCRA ha fijado bandas cambiarias que determinan una zona de no intervención, donde el ancho de la brecha enciende una luz amarilla frente a los primeros indicios de una posible corrida. Con esa regla, el tipo de cambio podría sufrir un variación de 30% en una jornada, sin intervención de la autoridad monetaria. Además, el poder de fuego para el control del tipo de cambio por fuera de las bandas (U$S 150 millones diarios) no parece tener la potencia para contrarrestar una corrida cambiaria, amén de la ausencia de ‘factor sorpresa’ sobre potenciales intervenciones del Banco Central. El monto diario (U$S 60 millones) de operaciones a través del mecanismo de subastas, convenido con el FMI, desde el Ministerio de Hacienda, es aún menor.

Mirá también

Respecto al déficit cero, plantea que “por más empeño en el objetivo acordado con el Fondo Monetario Internacional, éste parece difícil de cumplir.Las principales razones que colisionan con este objetivo son que: más del 45% del gasto público (pago de jubilaciones y asignaciones) está indexado en un 70% a la inflación pasada; la recesión esperada para 2019 profundizará la merma en la recaudación; y los salarios públicos sufrieron fuertes pérdidas de poder adquisitivo durante 2018, por lo que será difícil otro recorte de iguales magnitudes en un año electoral”.

Como conclusión, cierra con un curioso pronóstico estadístico: en 2019, se rompería la “bendición de los años impares” en la Argentina, cuando la economía suele crecer.

Podría interesarte