El vice bonaerense salió al cruce de Federico Storani y respaldó la reelección de Mauricio MacriPolítica 

El vice bonaerense salió al cruce de Federico Storani y respaldó la reelección de Mauricio Macri

Ya no es una discusión de superficie. La UCR está en estado deliberativo. Federico Storani reiteró, en menos de 24 horas, la posibilidad de “ruptura” radical con Cambiemos y el vicegobernador, Daniel Salvador, salió a ratificar la pertenencia al espacio e insistió con el respaldo a la reelección de Mauricio Macri.

Federico Storani. Foto: Guillermo Rodriguez Adami

Newsletters Clarín

Lo que tenés que saber hoy | Las noticias más importantes del día para leer en diez minutos

De lunes a viernes por la mañana.

Recibir newsletter

Salvador pondera los pronunciamientos “orgánicos”. Es el presidente del Comité Provincia y remite a ese orden partidario. Hasta ahora, administraba cada declaración. No había participado de escaramuzas discursivas. Aunque, este jueves, por apremio de la interna, alteró el método.

“El pensamiento que expresan las voces de los radicales sueltos es válido a título individual, pero no representa la decisión, la voluntad ni el accionar de las autoridades partidarias, ni del radicalismo de la Provincia”.

La definición confina a “Fredi” al poder de un llanero. Solitario. Lo ubica en Buenos Aires, fuera de la representación partidaria oficial. La pelea es en estos confines, donde vota el 40% del padrón nacional y se decide gran parte del comicio de octubre. No tan sólo. Storani está acompañado, esta vez, de Ricardo Alfonsín. ¿Hasta ahí llega esa ola crítica?

Mirá también

Según Salvador, no tiene entidad, más allá de las voluntades personales. Dice el vice de María Eugenia Vidal: “En el radicalismo de la Provincia, el Comité, los 36 intendentes (propios), la gran mayoría legisladores nacionales y provinciales, más el alto porcentaje de los convencionales enfatizaron en varias ocasiones su pertenencia a la alianza Cambiemos. También de continuar ejerciendo sus cargos electivos desde su apego a esa alianza”.

Como al pasar, el vice incorpora al listado a los convencionales. Buenos Aires tendrá gravitación en la Convención nacional, si se realiza, para determinar si el radicalismo sigue en Cambiemos o emigra a otros frentes electorales. Y el oficialismo mantiene la fidelidad de 60 sobre 70 de esos representantes.

“Como presidente de la Unión Cívica Radical reafirmo, una vez más, que el radicalismo de nuestra provincia expresa a través de sus órganos partidarios su pertenencia a la alianza Cambiemos, su decisión de continuar en ella, y su apoyo a la reelección del presidente de la República”, concluye el pronunciamiento. No es un suelto de hoja. El comunicado membretado califica la importancia de la discusión en marcha.

Mirá también

Justo en los días de homenaje a Raúl Alfonsín, el último liderazgo sin sombra en la UCR. En el fondo, unos y otros discuten eso. Representatividad.

Storani quiere construir sobre puente roto. Prueba. Dice no creer que Mauricio Macri sea el mejor candidato. “Por eso estoy pidiendo que nos abran las PASO”, sostiene como continuidad de esa aparente vacancia. “Públicamente, en otras oportunidades, dije que para la continuidad de esta agrupación (Cambiemos) que es puramente electoral, es necesario reformular reglas de juego, entre ellas que exista una mesa realmente institucionalizada permanente, que tenga la oportunidad de discutir las políticas públicas”.

Concluye el vicepresidente segundo de la UCR nacional que no sería “una locura”, entonces, que el radicalismo rompa con Cambiemos.

¿Adónde confluiría esa fuerza inercial, de magnitud todavía inestimable?. Admite que, al menos en la diáspora, podría terminar apoyando a Roberto Lavagna en un espacio con los socialistas, “aliados históricos” de la UCR. La partición se evitaría, según asume el tándem Storani-Alfonsín, con la habilitación de las PASO.

Mirá también

El porteño Enrique “Coti” Nosiglia arrimó el nombre de Martín Lousteau y el diputado tomó como propia esa aspiración al desafiar a Macri con la primaria. Fue en Vietnam, sin alegoría, y después el legislador se llamó a prudencial silencio. Coincidencias, es otro dirigente que visitó, dos veces, al ex ministro Lavagna.

Contra esas alquimias disputa Salvador en Buenos Aires. Reeditaría, casi con certeza, la fórmula con Vidal. Aparece como el más disciplinado con la estrategia resuelta en su momento en la Convención de Gualeguaychú. Concede, puertas adentro, que la crisis cambiaria y el largo receso productivo, más el agravamiento de la desocupación y los niveles de pobreza superiores al 30% condiciona el carácter asociativo dentro de Cambiemos. En otros términos, pura tensión.

Contribuye cierta cerrazón del Ejecutivo, atribuible de acuerdo con la percepción de Storani. “Tengo la sensación que el propio PRO está muy cerrado en sí mismo. Recordemos cuando, un hecho no menor, lo que ellos llaman ‘el as de espada’, que es Vidal en la Provincia intentó desdoblar la elección y no le permitieron”, fue la cuña final interesada.

WS

Podría interesarte