El silencio que no le sirve a nadieDeportes 

El silencio que no le sirve a nadie

Con Lionel Messi en una altura estratosférica y jugando claramente en otras ligas desde hace bastante tiempo, no hay muchos argentinos que pelean en la elite del deporte mundial. De todos modos, claramente Juan Martín Del Potro es uno de ellos. Ser lo que fue (y es) y hacer lo que hizo (y pretende todavía hacer) el tandilense desde hace aproximadamente una década en un deporte súper competitivo como el tenis, lo eleva a un lugar trascendente. Además, ¿quién podría rebatir con argumentos sólidos que Del Potro no es uno de los mejores cinco deportistas argentinos de los últimos 10 años?

Mirá también

Newsletters Clarín

Lo que tenés que saber hoy | Las noticias más importantes del día para leer en diez minutos

De lunes a viernes por la mañana.

Recibir newsletter

El punto es que durante la carrera de Del Potro se habló de sus títulos, de su chance concreta que en algún momento tuvo de pelear por el número 1 del mundo y de la potencia descomunal de sus tiros tanto como de sus lesiones. Y, sobre todo, de sus muñecas (triste recuerdo) y de su rodilla derecha que hoy lo tiene encerrado en un gran signo de pregunta y en un estado de desconcierto fenomenal que lo afecta directamente.

Pero nadie sabe qué pasa con Del Potro. Y, peor aún, nadie sabe qué pasará con Del Potro…

Después de que su equipo de prensa distribuyera el sábado a través de las redes sociales una foto suya en la que se lo ve realizando un saque en una cancha rápida bajo techo con la leyenda “Este fin de semana @delpotrojuan sigue exigiendo su rodilla, con tenis y entrenamiento físico, para ver cómo responde y así decidir sus próximos pasos”, al día siguiente el propio tenista escribió: “Lamentablemente no podré jugar el @miamiopen este año por mi lesión de rodilla. Espero verlos el año próximo”. Hay algo seguro: Del Potro está en Miami donde tiene un departamento en Brickell. Viajó el lunes. Y mientras la propia organización del torneo había anunciado una conferencia de prensa para el miércoles, a Del Potro no se lo vio por el club. Los rumores (sólo rumores porque Del Potro no habla, no hay información y todos los integrantes de su equipo de trabajo tienen prohibido conversar sobre el tema con la prensa) cuentan que el viaje a la ciudad estadounidense tiene como objetivo hacer consultas que le permitan tomar la más importante de las decisiones: operarse o seguir con tratamientos alternativos para curar su rodilla fracturada hace ya cinco meses.

Mirá también

Es imposible conocer el futuro de Del Potro si Del Potro mantiene el silencio. Algunos pueden creer que su voz se escucha a través de las redes sociales. Pero ese método, en este caso, no sirve de nada. Una lástima teniendo en cuenta que se trata de uno de los mejores deportistas de nuestro país y la gente quiere saber de él. Del mejor atleta terrenal si se descuenta que Messi es de otra galaxia.

Podría interesarte