El Gobierno subió al ring a Roberto Lavagna, pero no abandona la idea de polarizarPolítica 

El Gobierno subió al ring a Roberto Lavagna, pero no abandona la idea de polarizar

Como si se tratara casi de un movimiento orquestado, Mauricio Macri, Marcos Peña y Nicolás Dujovne cruzaron en los últimos días a Roberto Lavagna, que ya no oculta sus ganas de ser candidato presidencial.

En la Casa Rosada niegan una estrategia para subir o bajar del ring al ex ministro de Economía o para posicionarlo dentro en el campo opositor. Sin embargo, los dichos del Presidente, del jefe de Gabinete y del ministro de Hacienda representan un cambio en la estrategia comunicacional del Ejecutivo.

Mirá también

Newsletters Clarín

Lo que tenés que saber hoy | Las noticias más importantes del día para leer en diez minutos

De lunes a viernes por la mañana.

Recibir newsletter

En Cambiemos afirman que Lavagna (que pudo ser aliado del PRO en 2013) está sobredimensionado por los medios y el círculo rojo. “Es un hecho objetivo. En el Conurbano nadie habla de Lavagna”, sostuvo un intendente macrista del Gran Buenos Aires, más preocupado por la caída propia que por las chances del economista.

El primero en cruzar a Lavagna fue el Presidente, durante la entrevista del  con Luis Majul. “Su renegociación de la deuda fue malísima y puso las retenciones”, sostuvo el Jefe de Estado.

Mirá también

Lo siguió Peña, en una entrevista con Infobae, en la que delicadamente recordó su pasado como funcionario kirchnerista y lo asoció con “el pasado”, en clara oposición a la visión de futuro que el oficialismo pretende encarnar. “Cristina (Kirchner) y Lavagna representan propuestas antiguas, conservadoras y reaccionarias”, dijo el ministro coordinador.

Lavagna contestó con números también a través de los medios. “Cuando crezca 9% en un año, hablamos”, contragolpeó a propósito de los magros números de Macri en materia económica. Entonces llegó la respuesta de Dujovne. “Una cosa es crecer al 9% haciendo todo mal y otra cosa es crecer haciendo todo bien”, dijo el ministro, mientras el dólar volvía a repuntar al compás de la inflación.

Mirá también

En el Gobierno insistieron en que los tres funcionarios se limitaron a contestar las preguntas de los periodistas. “No hay una estrategia. Si contestamos con cassette, se quejan. Si contestamos de manera espontánea, también”, se lamentaron ante la insistencia periodística.

Este jueves, en la reunión de Gabinete ampliado (que se transmitió en vivo en Internet), Macri dejó una pregunta que parecía dirigida a Lavagna. “Dicen que esto se arregla creciendo, ¡¿y quién no quiere crecer?!”, bramó el Presidente.

Los asesores de Peña señalaron que el destinatario no era Lavagna. “Hay mucha gente que piensa así”, explicaban. Sí admiten que entre los seguidores y promotores de Lavagna hay muchos votantes desencantados de Cambiemos, que el Gobierno pretende recuperar. 

Quienes hablan con él, aseguran que a Jaime Durán Barba no le preocupa todavía la irrupción del candidato que se propone quebrar la grieta.

“Todavía no está preocupado por Lavagna. Cualquiera sea el candidato del peronismo alternativo hoy no mide más de 15 puntos. Eso dicen nuestras encuestas”, sostiene uno de los pocos dirigentes macristas que suele frecuentar al consultor preferido del Presidente. 

Por ahora, en el macrismo hay pleno convencimiento de que Lavagna no podrá quebrar la polarización entre el Presidente y su antecesora.

Los laderos de María Eugenia Vidal advierten que la cercanía de Marcelo Tinelli con el economista (y la posibilidad de que el animador sea su candidato en la Provincia) no representa una amenaza. Destacan que Tinelli no tiene buena imagen.

Las voces otrora poderosas que ya no tienen cabida en la mesa chica del macrismo advierten sobre el riesgo de que Lavagna sume radicales, macristas desencantados y conforme un “nuevo Cambiemos” potenciado por el peronismo no kirchnerista. Esos funcionarios admiten que si se instala podría desbancarlos del balotaje.

En el Balcarce 50 nadie da crédito a esas versiones. Cerca de un ministro de peso, inferían que la estrategia discursiva buscaba poner en evidencia el “oportunismo del ex ministro”, pero aseguraban que el oficialismo no seguirá escalando en los cruces “Ahora hay que dejar que se esmerilen entre ellos definiendo si Lavagna, (Sergio) Massa y (Juan) Urtubey van a una PASO o no”, analizaban.

Podría interesarte