Cuando los Premios Oscar hicieron un poco de justiciaEconomía 

Cuando los Premios Oscar hicieron un poco de justicia

Suplementos

A veces los Oscar hacen justicia. Pasó en 1993, cuando nominaron como mejor película -y en varios otros rubros importantes- El Fugitivo, la versión “para cine” de la célebre serie de los años sesenta. La dirigió el artesano Andrew Davies, que tiene muchas buenas películas en su haber (por ejemplo, Alerta Máxima o la casi perfecta Guardianes de alta mar) pero no es un “autor”. Acá hizo un relato tenso, lleno de buen suspenso y con dos personajes impresionantes. Uno, el injusto perseguido que interpreta Harrison Ford. El otro, el gigantesco, impresionante, humorístico y justo detective del FBI que creó Tommy Lee Jones en el papel de su vida, casi un cowboy que se llevó -otra vez decimos “justicia”- el Oscar al Mejor actor de reparto. Hoy, con mejores efectos especiales que entonces, algunas cosas se verían un poquito mejor. Pero la película la sostienen ellos dos y sigue funcionando tan bien como entonces. Netflix.

Podría interesarte