María Eugenia Vidal organiza el tercer retiro espiritual con su gabinetePolítica 

María Eugenia Vidal organiza el tercer retiro espiritual con su gabinete

La gobernadora María Eugenia Vidal se va con su gabinete hasta Chapadmalal, aquel refugio veraniego dorado de chico pobre. Allí tratará de descifrar cómo ayuda a Mauricio Macri para ganar la presidencial de octubre y su propia permanencia en la Provincia.

Será en un encuentro de 48 horas con el equipo de gobierno. Una especie de Retiro Espiritual, sin carácter conventual, aún con la religiosidad de muchos de sus miembros. Tercera concentración de funcionariado oficialista en las viejas instalaciones de fines de los 40, donde antes sólo existía el “Corral pantanoso (Chapadmalal)”.

María Eugenia Vidal en una reunión de gabinete ampliado de 2018.

Newsletters Clarín

Lo que tenés que saber hoy | Las noticias más importantes del día para leer en diez minutos

De lunes a viernes por la mañana.

Recibir newsletter

En la formalidad transmiten: mesas de debate de gestión, objetivos y propuestas de cada ministerio. También, aclaran, esparcimiento. Si se quiere, un “team building”, muy utilizado como método de desarrollo dentro de empresas líderes. O charla motivacional, una síntesis más antigua.

En el trasfondo, la política de siempre. Con el rumbo electoral como referencia casi exclusiva, pero a puertas cerradas. El primer objetivo transmisible de Vidal será la retención de los distritos de Cambiemos. Son 69. Más de la mitad corresponden a la UCR, sus socios.

Después, el desafío de obtener alguna otra comuna. Hace tres días había convocado a un centenar de dirigentes, y estos mismos funcionarios, en el Foro del Cambio, en San Miguel del Monte, para incentivar esa posibilidad. Allí incorporó a los denominados “sin tierra”. Así llaman a los macristas que, desde el llano, intentan ganar municipios.

Mirá también

La gobernadora tiene crédito social para apuntalar el esquema más optimista. Del torrente de encuestas que cruzan especulaciones, datos, probabilidades y eventualidades varias, surge un dato unívoco: Vidal encabeza por largo la preferencia electoral. Tal certeza enfrenta otra, contrastante. Macri estaría diez puntos debajo de la ponderación de su gobernante estrella. De acuerdo con los mismos muestreos, además, en el Gran Buenos Aires, donde se resume el 67% del electorado provincial, el Presidente no logra ascender en el índice de valoración electoral.

En las cercanías de la Gobernación admiten que la reelección de Vidal “estará condicionada indefectiblemente a la performance de Mauricio y la posibilidad de subir al menos cuatro puntos en el crédito actual que le otorgan las encuestas”. ¿Por qué esa necesidad? No hay antecedente de un corte de 10 puntos o más en las boletas entre gobernador y Presidente. En 2015 Vidal obtuvo casi siete puntos de diferencia con Macri y en condiciones muy distintas a las actuales. La tracción deberá ser “entre dos”. Si uno se rezaga, pierde el otro.

Mirá también

Para Vidal con un agravante: en Buenos Aires, para el cargo de gobernador, se pierde por un voto. Podría darse la paradoja inesperada de pérdida exigua en la Gobernación y Macri, aún en caso de salir segundo, con posibilidades de reelección en un apretado ballotage.

Como sea, Vidal queda excedida por el esquema. Ella decidió obturar cualquier variante al mencionar, en la Asamblea Legislativa, que no utilizaría la Provincia “como un trampolín” político. Ese enunciado desmontó la especulación de un Plan V, reemplazando a Macri en el comicio presidencial. Por eso, ahora, debe ajustar tarea y discurso a tono con los acontecimientos. Es el objetivo de Chapadmalal.

Faltan dos meses para la presentación de listas. Es el verdadero momento. Con candidaturas expuestas o frustradas. Al parecer, hasta entonces, cada minuto cuenta en la campaña. Vidal había anticipado en la Apertura de las Ordinarias que “nunca me den por vencida”. Y este martes, Macri volvió a decir “estamos en el rumbo correcto”.

Mirá también

Fue en Olavarría, en la fábrica Loma Negra. Hizo otro intento adicional: “Estamos en lenta recuperación”, insistió. Usó como soporte estadístico la venta de 921.000 toneladas de cemento. “Desde noviembre (2018) crece todos los meses”, informó.

En épocas de escasez hasta con un trompo de albañil se empieza, “y Macri sabe mucho de eso” comentaron en la sierra después del discurso.

WS

Podría interesarte