Daniel Scioli busca posicionarse como el “plan B del peronismo” si se baja Cristina KirchnerPolítica 

Daniel Scioli busca posicionarse como el “plan B del peronismo” si se baja Cristina Kirchner

Daniel Osvaldo Scioli es, sin duda, un hombre perseverante: vuelve a visitar a sus amigos de siempre con el merchandising que se hizo habitual durante sus tiempos de gobernador y candidato. El ex motonauta lo hace en las reuniones con sus colaboradores políticos hasta cuando visita el local de su peluquero Marcelo Cuggini: reparte remeras y gorritos con la leyenda “Hay otro camino, Daniel 2019”, bijouterie que tiene esta vez, más presencia del blanco que del histórico color naranja.

Allí, Scioli transmite lo que viene observando en los “focus group” que, desde hace un año y medio, le realiza su equipo de trabajo, donde siguen destacándose su ex jefe de Gabinete Alberto Pérez; sus ex ministros Silvina Batakis, Oscar Cuartango, Nora de Lucía y Alejandro Collia; así como hombres de confianza como Julián Colombo, David Kempner como jefe de prensa, y Carlos Gianella asesorando en temas de comunicación. A ellos se suma Daniel Santoro, el sociólogo y semiólogo con el que trabaja los discursos.

Gorras con el mensaje Scioli 2019

Newsletters Clarín

Lo que tenés que saber hoy | Las noticias más importantes del día para leer en diez minutos

De lunes a viernes por la mañana.

Recibir newsletter

En esos “focus” -según aseguran sus colaboradores-, el ex gobernador logra bajar la “imagen negativa” que Cristina Fernández de Kirchner tiene en todas las mediciones. Por eso, y atado avaluaciones que le acercaron en febrero, confía en ser “el plan B del peronismo” a la ex presidenta, en caso de que la jefa del kirchnerismo desista de encabezar la fórmula presidencial en la elección del 27 de octubre próximo.

Y en esa lectura, en el campamento sciolista ven que el nombre de otro postulante -Axel Kicillof- aparece muy emparentado a Cristina, por lo que no aporta demasiado para la discusión presidencial y sí para ir a discutir cartel con María Eugenia Vidal en la pelea por la gobernación bonaerense.

Mirá también

Así, Scioli vuelve a insistir con que reflotando lo que no pude discutir con Mauricio Macri en el debate presidencial de 2015 puede apuntar a ganar votos en un 7 a 8% que es pasible de interpelar, y que tanto CFK como Kicillof jamás podrían acceder. Muestra de eso es el discurso de la semana pasada en el Senado, cuando Cristina volvió al lenguaje duro, a señalar a periodistas -de Clarín, para variar- y a hablar de un complot en contra suyo gestado desde la Embajada de Estados Unidos.

Ese discurso, dirigido al electorado propio, elude la suma de cualquier voto independiente, incluso en los sectores más duros del kirchnerismo en los que se habla de que Estados Unidos haría con Cristina -en caso de vencer en las próximas elecciones presidenciales- lo mismo que la gestión Trump hace con el gobierno de Nicolás Maduro en Venezuela. Todo esto, a pedir de boca de Cambiemos.

Remeras y gorras de Scioli 2019

El diputado Scioli confía en que al próximo presidente se lo elegirá por “la mejor negativa”, o sea que vencerá el que logre más adhesiones entre los decepcionados, tanto de la corrupción K como de la performance macrista con la economía.

Por eso, el habitante de Villa La Ñata retomará la línea de que, en el debate presidencial pasado, no pudo instalar su propuesta de gobierno. Claro que olvida reconocer la influencia que la presencia de Carlos Zannini como compañero de fórmula tiñó de ultra kirchnerismo su postulación, que careció del tinte moderado que le hubiera gustado tener.

También para esto debe esperar que no influya en su imagen el “affaire Berger“, el que tomó volumen con el paso de la modelo Gisela Berger por los tribunales de La Plata, donde habló de los viajes conjuntos a Courcevel, Francia, y las fotos electorales que Scioli buscó con su hija Francesca en la Bristol de Mar del Plata.

Gisela Berger en los tribunales de La Plata. Foto Nievas

Atado ahora a su “propuesta positiva”, Scioli espera transformarse en el Plan B del peronismo pues encuestas que le acercaron lo muestran, asegura, ser quien mejor mide después de Fernández de Kirchner. En la primera quincena del mes de febrero, tanto la consultora DICEN como el GOP (Grupo de Opinión Pública de Raúl Timerman) lo muestran en carrera frente a una eventual disputa electoral con Mauricio Macri.

Tanto Scioli como sus colaboradores directos, a los que se sumaron el ex secretario de Seguridad Sergio Berni y el ex titular de Diputados Julián Domínguez, mantienen conversaciones con sectores del PJ nacional y bonaerense -desde José Luis Gioja hasta Gildo Insfrán y Rosana Bertone- así como con miembros de “Alternativa Federal”. Y arman para el próximo 14 de marzo una presentación del último libro del motonauta en el teatro ND Ateneo, que será un acto político con vistas a instalar su precandidatura.

Eso sí: si Cristina finalmente juega, todo esto será letra muerta.

Mirá también

PDL

Podría interesarte